Transporte

Transporte urbano

Aun cuando el Estado cubano propicia más caballerías de tierras en usufructo a campesinos y cooperativistas, la producción agrícola languidece en medio de la burocracia y los impagos. Similar suerte corre el arrendamiento de barberías y expendios de alimentos estatales, en su desfasada pretensión de competir con el comercio por cuenta propia.

Ahora, para desgracia de muchos y beneficio de unos pocos, el Estado tiene además sobre el tapete las cooperativas de transportistas, principalmente en La Habana.

En un reportaje transmitido en la segunda edición del Noticiero Nacional de la Televisión Cubana, el pasado 22 de febrero, el viceministro del Transporte dijo: "Hay que aplicar nuevas formas de gestión, hay que transformar la gestión del transporte, de manera que exista una mayor motivación de los trabajadores, y un mayor compromiso de éstos con la calidad del servicio que se presta a la población…"

Leer más: Transporte urbano

  • Visto: 7726

Un coronel retirado que vive enfrente de mi casa tiene un Buick del año 1951. Dicen que quiere a su viejo auto más que a cualquier otra cosa material. Cualquiera lo comprende, porque el vetusto armatoste es su medio de vida. Cada mañana, se levanta muy temprano a botear, que en Cuba significa ser taxista particular; algo que hacen muchos de los pocos cubanos que tienen auto, para resolver el diario problema de la comida.

En ocasiones veo al coronel todo embarrado de grasa con cara de pocos amigos y en compañía del yerno, tratando entre ambos de arreglar alguna nueva rotura del Buick. Ese día seguramente será negro para él. Sobre todo si la esposa le avisa que se acabó el aceite de cocinar, los nietos le piden un peso convertible para una pizza y un refresco, porque la merienda escolar está muy mala, o la hija divorciada quiere ir a la peluquería, porque ya se le ven las canas.

Cuando se encuentra en esa situación, si alguien conocido le pasa por el lado, el malhumorado coronel ni siquiera le sonríe. Hace un rápido gesto con la mano y le aclara que tiene el cacharro roto.

Leer más: El coronel tiene un Buick

  • Visto: 7539

Seis muertos y 30 lesionados fue el saldo del choque entre un ómnibus y un camión, en Camagüey, al oriente de Cuba. Tenían documentos falsos. "El ómnibus tenía mucho desgaste del sistema de dirección, que, unido a las adaptaciones, lo convirtieron en un peligro en la carretera", reveló la investigación.

Otro choque, en Holguín, originó más de cuarenta lesionados, muchos de gravedad. Uno más, en Santiago de Cuba, causó sesenta heridos y un fallecido.

En febrero pasado, cinco vehículos quedaron parcial o totalmente destruidos, con un número no revelado de heridos y fallecidos, por una colisión en la intersección de la Autopista Nacional y Alamar, en La Habana. Los vehículos involucrados tenían problemas mecánicos.

Los medios oficiales (únicos) publican escasas noticias sobre el asunto, solo en casos de inocultables accidentes masivos, pero existe una preocupante situación de peligro en las vías.

Leer más: Carreteras peligrosas

  • Visto: 8403

Abundan las bromas entre los clientes de la única línea de autobuses nacionales, la ASTRO, que a pesar de su nombre cada día pierde más brillo, porque las guaguas envejecen sin recibir mucho mantenimiento, los espaldares de los estrechos asientos, por ejemplo, adolecen de los bolsillos de malla para colocar pomos con agua o algún otro objeto que debamos llevar a la mano que otrora poseían. En muchos de los ómnibus las cortinas cuelgan con roturas o es imposible recogerlas acordonándolas con los broches destinados para ello, así que o viaja tomando el caliente sol cubano, si es de día, o se resfría con la luz de la luna que atraviesa  los cristales, si es de noche, o simplemente no puede ver el exterior durante todo el viaje, cuestión esta muy negativa para los claustrofóbicos. Si añadimos la pestilencia que se desprende del baño sumado a la monotonía de los viajes porque las pantallas para proyectar filmes o musicales cuelgan inservibles durante todo el trayecto. Pero lo más incómodo continúa siendo la estrechez entre los asientos.

Leer más: La tortura china

  • Visto: 8586

Yolanda es una camagüeyana que estudió Ingeniería Civil en el Instituto Superior Politécnico José Antonio Echevarría, en La Habana. Allí conoció a Julio, con quien se casó, y vivieron varios años con los padres del marido.

Cuando la madre de Yolanda enfermó de la rodilla, Yolanda la trajo al hospital ortopédico Frank País, en La Habana. Allí la operaron, pero regresó a Camagüey sin poder volver a caminar, por lo que Yolanda y Julio se mudaron con los padres de ella, para cuidarlos.

Leer más: Un viaje a la cubana

  • Visto: 8765

© Copyright Conexión Cubana®  Desde 1998 . Todos los derechos reservados