Sexo y relaciones

Acoso y favores sexuales, una moneda de cambio en Cuba.

Yailín sabe utilizar bien sus encantos femeninos.

No es jinetera. Pero vive sola con su hijo de 9 años y casi nunca tiene dinero. "El padre del niño se fue del país hace cinco años. Cuando se acuerda, me envía unos dólares.

Con lo que gano, vendiendo aromatizantes de limpiar baños, no me alcanza para comprar alimentos, mantener a mi hijo y reparar la casa", confesó Yailín en la sala de su apartamento. Entonces aprovecha su cuerpo. "Mis 'novios' no pueden ser unos "pelagatos".

Leer más: El acoso sexual en Cuba

  • Visto: 9351

-¨La injusticia en todas sus partes es mala, pero cuando proviene de una madre sobre su hija es doblemente abominable¨, confiesa Dayana Chiu Fidalgo mientras acaricia su barriga de siete meses, sentada en la sala de mi casa donde acude ¨buscando la justicia que no ha hallado en otros lugares¨.

Tiene 20 años y es vecina de calle 5ta H número 24031, entre 240 y 240 A, callejón de Jaimanitas, y desde niña dice que ha sentido en carne propia los desprecios de su madre y los tratos más crueles e inhumanos de la persona que la trajo al mundo y que debía cuidar de ella.

¨Desde los ocho años, cuando mi madre se casó con el que es su actual esposo, me sometió a una verdadera vida de esclava. Ya había tenido que soportar desde pequeña su promiscuidad y el descuido de no educarme bien, tenía que hacer los mandados, limpiar la casa, atender a mis hermanitas cuando despertaban por la noche, todo como si fuera una adulta."

Leer más: Tuve que prostituirme

  • Visto: 6014

¿Manzana de la prostitución en paraíso cubano?

La prostitución en Cuba todavía resulta -tanto para quienes la ofrecen como para quienes la muerden- una tentación en apariencia demasiado fácil y seductora.

La primera vez que tropecé con el fenómeno de la prostitución en Cuba fue a mediados de la década del 90, durante unas vacaciones en el famoso balneario de Varadero, justo cuando la crisis económica que trajo la desaparición del campo socialista obligó a desarrollar el turismo y a despenalizar la circulación de divisas extranjeras.

Leer más: La manzana

  • Visto: 6065

Todavía hay libreta de racionamiento. Escasea la papa, el precio de las frutas anda por las nubes y tomarse un jugo natural de naranja es un lujo. Las íntimas o almohadillas sanitarias se distribuyen cada dos meses -un paquete con diez- a las mujeres que menstrúan. Y conectarse a internet sigue siendo una fábula de ciencia ficción para buena parte de la población.

Sin embargo, el sexo es liberado. Un deporte nacional. Según algunos, la infidelidad entre las parejas es un gen que portamos los seres humanos. Si esos versados se dan una vuelta por Cuba, puede que confirmen sus peregrinas teorías.

Y descubren que adolescentes de 12 y 13 años son ya ‘expertos’ en la materia. Desconocen que Australia es un continente o Henry Lee fue un independentista de la Revolución Norteamericana y no el creador de los jeans Lee. Pero a la hora del sexo, tienen innumerables historias que contar. A muchos varones, desde pequeños, los padres los educan que mientras más mujeres, mejores machos serán.

Leer más: Sexo para todo el que venga

  • Visto: 6381

Aun estando preso, si tienes dinero puedes tener una chica. A tu gusto. La familia se encarga de los detalles. Les cuento la historia. Raimundo, 48 años, fue condenado a 20 años por el delito de sacrificio de ganado. Lleva 6 años tras las rejas.

No había cumplido un año de su sanción, cuando recibió dos noticias. Después de doce años de matrimonio, su esposa y madre de sus dos hijos, le envió una carta de tres pliegos argumentando las razones por las cuales lo abandonaba.

"Era joven y bonita, no estaba para el ajetreo de tener que venir cada 45 días a la visita y la preocupación de llevarme una pesada jaba de comida y aseo. Además, no le dejé un centavo. Optó por el camino más fácil, dejarme. Mi primera reacción fue de matarla cuando estuviera en libertad. Hombres con muchos años tras los barrotes me calmaron y me dijeron que al 60 por ciento de los presos, las mujeres los dejan cuando caen en el talego (cárcel)", cuenta Raimundo durante una visita familiar.

Leer más: Jineteras de prisión

  • Visto: 6995

© Copyright Conexión Cubana®  Desde 1998 . Todos los derechos reservados