Varios autores

Alguna vez hice, en la ficción, que un hombre se sentara en un inodoro. El infeliz sufría por los retortijones y por las infinitas y pestilentes inmundicias que escapaban de su cuerpo. Sentado y evacuando sufría, pero también pensaba. Comparaba sus deposiciones con las de grandes personajes de la historia en extraordinarias circunstancias. Por su cabeza pasaban el general Kutúsov y Napoleón Bonaparte, y Martín Lutero, quien deponía, en mi quimera, pensando en grandes templos góticos y renacentistas.

Leer más: ¡Si yo tuviera un bidé!

  • Visto: 4710

Había terminado el curso correspondiente al tercer año de la carrera de Medicina. Esto en el Hospital Universitario Calixto García, en la Sala Clínicas Altos. Fue y sigue siendo un año del cual no se han apartado mis recuerdos.

En el curso entre los años 1969-1970, la Revolución llegaba a su décimo aniversario y este tiempo que ocupa mi memoria fue para aquella sociedad, en permanente conmoción y asombro, el año del Esfuerzo Decisivo (1969) y el Año de los Diez Millones (1970). La Zafra de los 10 millones marcó aquel tiempo, pero no fue solo eso. La sociedad en su conjunto, la dirigencia de la Revolución, todos, fueron convocados a un empeño que consolidaría el proyecto revolucionario y nos sacaría de las nuevas miserias y privaciones que ya nos había dado el ensayo aquel de socialismo real, con sus ventajas según mostraba y sus carencias.

Leer más: Con Audrey Hepburn en el Central Dos Ríos

  • Visto: 5014

Este articulo se basa en los sentimientos que se pueden sentir cuando estas lejos de Cuba. Cuando la nostalgia te recorre el cuerpo de arriba abajo y te rindes al llanto y la desesperación de no poder cambiar tu vida.

Abrí la ventanilla del coche y se coló ese viento frío y azul. Se coló en mi coche el viento del norte refrescando el ambiente y helándome repentinamente el corazón.

Seguidamente sentí miedo de que por alguna causa algún día pudiera olvidar los días que había pasado en la isla o de que alguien me pudiera arrebatar mis sentimientos o me intentara convencer de lo bueno o lo malo sin saber qué es cada concepto y me aferré a mis recuerdos intentándolos encarcelar en mi memoria para siempre.

Leer más: La mitad de la mitad

  • Visto: 4688

Otro septiembre, otro curso escolar con nuevas ilusiones y dos historias muy distintas en un mismo lugar: Cuba.

Mauro.

Suena el despertador digital de su mesilla de noche y la luz del sol se asoma entre las perfectas cortinas de su habitación. Su madre, ama de casa y fotógrafa por afición le pone el nutritivo desayuno en la mesa: cereales, leche, tostadas y mantequillas acompañaran a Mauro en su ajetreado primer día de escuela. El uniforme nuevo, mochila y tenis de marca están preparados para emprender la marcha junto al niño que juega entretenido con su celular mientras espera que su padre saque el carro del garaje. La escuela reluce y aguarda con impaciencia que los estudiantes lleguen. Los maestros esperan en sus aulas para recibir y dar la bienvenida a todos. Así es el primer día de escuela en el reparto residencial de Miramar. Lleno de embajadas, extranjeros y cubanos afortunados.

Leer más: Otro septiembre

  • Visto: 4334

Este relato que les mando, es dedicado a una persona que hace un año pasó a mejor vida, una persona excepcional y también a todas esas personas que tantas veces nos hacen entender que no se puede vivir ni cerrado, ni enfadado con el mundo. Me decía mi querido amigo, la vida se debe enfrentar, pero no a piñazos.
Para ti, este humilde homenaje con todo el corazón.
Besos, Mirtha.

“…Menos mal que en Cuba todo es gratis, pecado que nada funciona, pregunto a veces si es mejor vivir así ò percibir un salario ecuo y pagar las tasas, a lo mejor esto haría que la gente se diera cuenta de cuanto vale su misma vida, y empezara de una vez por toda a desenfatar esta imagen tan endiosada que tiene de este sistema tan aberrante.

Leer más: Mi amigo Bernald

  • Visto: 4643

© Copyright Conexión Cubana®  Desde 1998 . Todos los derechos reservados