Jinetero,... ¿y qué?

…fíjate si el tipo es maricón que pidió fresa habiendo chocolate…
(frase de la película Fresa y Chocolate)

Caminando por las calles de cualquier ciudad europea no es difícil ver parejas homosexuales pasearse cogidos de la mano. Juro que al principio me costó trabajo y muy dentro de mí no me gusta, lo confieso (es que aprender a usar el ordenador consumió todas mis canas). Pero lo acepto, bajo aquello de que cada cual hace de su culo un tambor para que se lo toque quien él decida.

Ayer hablaba con un guajiro venido de lo más profundo de nuestros campos. El nagüe se estrena en esto de la libertad, en todos sus aspectos, incluida la libertad sexual. ¡Crudo! Trabajo le costó encuerarse por primera vez en una sauna. Por más que le advertí como era la cosa aquí, meterle esa idea entre tarro y tarro al guajiro fue en vano hasta que… bueno hasta que le pasó una rubia de 1,80 desnuda por delante. Arrancó tras ella sin siquiera coger toalla.

Leer más: La libertad sexual y el guajiro

  • Visto: 6693

- ¡¡Coño asere te vas a tener que buscar un cake más grande o un compresor pa´ soplar tantas velitas!!

Celebró sus 40 cumpleaños hace varios días.

Pedro y yo no nos habíamos visto en Cuba a pesar de vivir cerca. Nos conocimos aquí, en la lucha por abrirnos paso en tierra extraña. Nos contábamos las penas y las glorias, hicimos planes que casi siempre fracasaron… desde entonces Pello es mi socio.

Aunque ha llegado a los 40, su piel oscura conserva la lozanía de los 20. No fuma, no bebe. Rematan su figura sus tremendos ojos claros, voz de trueno y 190 cms de puro músculo. Nunca se casó, pocas novias tuvo. Fue en “sus mejores años” cuando aquello se descojonó y lo dejó como a todos los cubanos: pidiendo agua por señas, en desventaja total frente a los “Pepes” que llegaban en oleadas

Leer más: Un jinetero de éxito

  • Visto: 6170

Hace un cojón de años que no salgo a una fiesta, lo menos veinte. Quiero decir una fiesta donde se vaya a fiestar y no a cambiar el mundo con un trago en la mano, llena de tipos aburridos que te preguntan a cada minuto ¿Qué va a pasar en Cuba cuando muera Castro? y mujeres que repiten una y otra vez con mirada extraviada en el alcohol, que los cubanos hacemos niños tan lindos.

Yo hablo de aquellas fiestas, las del Vedado de los ochenta. La de las ruedas de casino, las fiestas de la luz apagada, bailando la música romántica apretaos, la de “Amantes a la antigua” ¿se acuerdan? Las de la crema de Vié o lechita para decirlo en cubano y menta pa´ las muchachitas. Ayer buscando entre mis papeles encontré un CD que me hizo recordar un güiro antológico en el piso 19 de una de las torres de la calle Línea. La noche pasó sin apenas notarlo y cuando el día comenzaba a clarear detrás del morro, estábamos todos aún como nuevos, pasándonos de una mano a la otra un Long Play que había traído alguien de la Comunidad. Ese amanecer cantamos una canción decenas de veces, sin saber que mucho tiempo después, esa canción se convertiría en himno para cada uno de los que allí estábamos, que la cantaríamos cada uno sólo desde un lugar diferente del mundo y peor aún que quizás esa fuera la última vez que la cantaríamos a coro…

Leer más: The logical song

  • Visto: 5685

Una vez un piquete de amigos decidimos ir a Berlín a la celebración de una especie de carnaval a la que ellos llaman “Love Parade”. Es muy conocido pues la ciudad recibe de un tirón un millón de visitantes en un día.

Habíamos llegado un grupo de chicos y chicas en tren nocturno desde Ámsterdam hasta la estación de trenes Zoologischer Garten en Berlín.

No habíamos venido a dormir así que a las 6 de la mañana sin preguntar donde se comía o se bebía, nos tiramos a la calle. A esa hora ya había tremendo movimiento en las calles de Berlín. ¡Que manera de haber niñas buenas dios mío!.

Dicho en cubano, aquello es el acabóse, el toca toca, pero a lo bestia. Yo te toco… y ¿tú? Bueno tú me tocas, me aprietas, me subes y me trepas…

Leer más: Yo te toco... y ¿tú?

  • Visto: 5991

Desde que tengo uso de razón ha sido siempre así:

Mi papá empieza en las guaguas a las 5 de la mañana. Mamá corre pa´la escuela primaria a fajarse con las “fieras” de cuarto grado. Me toca a mí por ser el mayor llevar a mis hermanos de la mano y entregarlos a su maestra. ¡Toda la cabrona semana pa´la escuela!

- ¡Yoyo ya tú estás grande y debes llevar a tus hermanos a la escuela!

Eso me han dicho en la reunión familiar. Y al yoyo que quería ser grande le han encasquetado los chamas por la cabeza. Así que a partir de hoy tengo que salir más temprano y llevarlos a ellos primero. ¡Ay de mí si llegan tarde!

Eso es entre semana, los sábados son algo distintos. Papá se va a sus guaguas y mamá se arregla muy bien. Se perfuma como para ir un a un baile y se pierde Dios sabe donde hasta más allá del mediodía.

Leer más: Mamá engaña a Papá

  • Visto: 6826

© Copyright Conexión Cubana®  Desde 1998 . Todos los derechos reservados