Jinetero,... ¿y qué?

Presentación de "Jinetero,... ¿y qué?"

El yoyo no existe, él es todo lo que siempre quise ser y nunca pude. Por eso no les digo mi nombre, pa´que no se desilusionen.

El yoyo no es rico, al menos en dinero. Las únicas cosas que ha logrado acumular en su vida son amigos y experiencias. En cada uno de los disímiles empleos que he tenido fuera de Cuba he aprendido algo. ¡Coño! ¡No vean cómo se aprende desde un cibercafé, calentado viejas en una línea erótica o de sobrecargo en una línea aérea! Cada uno llenó con creces mis entrañas con historias. Historias que andan dando vueltas por allá dentro y trataré de sacarlas como sea para compartirlas con ustedes.

Leer más: Mirando atrás (Presentación)

  • Visto: 5915

Vivíamos en una burbuja. En un aislamiento único. A pesar de las maravillas de la técnica, en Cuba seguíamos parados en seco. Ni pa’ trás ni pa’ alante…

Pero ¿qué pasa cuando abrimos los ojos, o mejor dicho cuando nos abren los ojos la dura y distinta realidad de los países que nos acogen? Na´ nos adaptamos a las mil maravillas, porque como se dice en Cuba: ¡A lo bueno no hay que acostumbrarse!

Pero no es menos cierto que arrastramos algo que nos retiene en el pasado, en el pasado del que siempre quisimos huir y que ahora hacemos presente mediante costumbres que extrapolamos al nuevo medio… y que a veces son vistas aquí como malas o insanas costumbres traídas de un país bárbaro llamado Cuba. ¿No me creen? Ahí les pongo unos ejemplos:

Leer más: Las malas costumbres

  • Visto: 6793

Dado el número creciente de admiradores del sistema cubano en todo el mundo y la ceguera política de aquellos malos cubanos que dentro de su país no alcanzan a ver la gran crisis de valores en que vive el mundo occidental, se me ha ocurrido la solución perfecta para una y otra parte. Propongo crear una sociedad intercambiadora de sueños.

Bajo este principio, cambiaríamos cada cubano descontento dentro de la isla (uno por uno) por aquellos que viven en España descontentos por no tener las ventajas de vivir en el Caribe. (No es que discrimine otras nacionalidades, pero así nos quitamos de arriba los problemas del aprendizaje de nuevos idiomas que tan difícil puede ser pasado los 30).

Leer más: El intercambiador de sueños

  • Visto: 5732

Fuera de Cuba he descubierto que, gracias a Dios, a muchos cubanos les has dado por escribir acerca de la isla en que nacimos y ayudar con su visión a lograr una imagen más nítida de este período que vivimos. Unos bien otros no tan bien, pero todos contribuyen a llenar la ausencia innecesaria.

Con la literatura cubana actual pasa como con su música que muchos la reducen a Compay Segundo y su Chanchán, títulos como “Trilogía Sucia de La Habana” o “Jineteras” ocultan un universo rico e inagotable de letras cubanas. ¿No hay otros imprescindibles en la actualidad? Por supuesto, es por eso que me propongo comenzar una sección en este Blog, donde tendrán espacios nombres de esas lecturas imprescindibles sobre Cuba que no han sido alcanzadas por la máquina publicitaria.

Y si alguien conoce a otros pues que me los mande y que aquí cabe to´ el mundo.

Leer más: Posesas de La Habana de Teresa Dovalpage

  • Visto: 6503

Un gallego, al que estimo mucho, me ha preguntado lo siguiente: ¿Por qué los cubanos cuando reciben una remesas desde el extranjero, no la administran como es debido y se compran una camisa o algo para “especular”? ¿No sería ahorrar y gastar sólo en comida?

El personaje de un cuento infantil que todos conocemos duda que comprar con una única moneda que llega a su bolsillo. ¡Una caja de polvos faciales!

Cada uno de nosotros lleva dentro de sí un capricho no cumplido, un sueño que acariciamos desde niños. En Europa hay quien sueña con conducir un Ferrari al menos una vez. ¡Y ahorrando logra pagar 5000 euros por conducirlo un fin de semana! Otros se van a Thailandia o construyen una casa con el ahorro de sus vidas.

Leer más: Comprar para especular

  • Visto: 6446

© Copyright Conexión Cubana®  Desde 1998 . Todos los derechos reservados