Cuba es un cuento, compay

El imperio de Remigio Aras Jinalte

Me enrolaron en su barco cuando se impuso la orden del partido para arrancarme la cabeza, todo parece indicar que mi estela de problemas nunca tendría fin. Por suerte, ya había sido alertado de aquella meta partidista y me encontraba preparado para enfrentarla. Iniciaba así una campaña o desafío por tratar de sobrevivir y Remigio sería el primer verdugo.

Cuando me enrolaban en cualquier barco, tenía la costumbre de buscar información antes de poner un pie en su escala real. Las que obtuve con los conocidos a los que acudí no eran nada halagadoras, la peor de todas, me enfrentaría a un ambiente dominado en su totalidad por tripulantes "negros" que lo adoraban como a cualquier Emperador. Si piensan no existía racismo a bordo de nuestras naves, se equivocaron. No lo practicaban en todas y se aplicaba de una manera muy silenciosa. Hubo racismo de ambos colores, navegué en buques donde los capitanes preferían mantener alejado a los negros y viceversa. Acciones en las que por supuesto, estaba involucrado el partido del buque.

Leer más: El imperio de Remigio Aras Jinalte

  • Visto: 4447

Clarke y Krasovsky

Si un día me preguntaran cuál es la profesión más hermosa, respondería sin temor a equivocarme que la de marino. Yo estoy consciente de que existen infinidad de profesiones muy bellas, pero la mejor para cada persona debe ser la que uno ama y eso me sucede a mí, no hay ninguna que la supere entonces. Sin embargo, andando por esa larguísima trayectoria que ha sido mi vida, me ha tocado hacer tantas cosas para vivir, que en oportunidades mis hijos me dicen en son de bromas que debo tener más de cien años.

Así, andando y andando sin parar hasta hoy, tuve un día la agradable sorpresa de chocar con una profesión verdaderamente cautivadora, me refiero a la del educador. Para muchas personas podrá ser considerada sin importancia, pero ellos no saben el indiscutible papel que juegan no solo en la formación de nuevos seres, sino también en el rol que desempeñan forjando a la sociedad. En innumerables casos son los educadores quienes gastan más tiempo con los futuros hombres y mujeres que el empleado por los propios padres. Llegan ellos a ejercer una fuerte influencia no solamente en el desarrollo cultural del ser, muchos muchachos llegan a confiarle a sus mejores profesores los problemas íntimos que los afectan, algo que por variadas razones no lo hacen con sus padres. Sea por falta de tiempo o por esa atención que aquellos no tienen tiempo de ofrecerles en ese torbellino de contratiempos que es la vida en sí.

Leer más: Clarke y Krasovsky

  • Visto: 4001

Imagine all the people
Living life in peace
You may say I'm a dreamer
But I'm not the only one…

John Lennon

Alberto se asustó al verme frente a él en el sitio y momento equivocado, inadecuado, inoportuno. Yo doblaba la esquina de La Sola y Santa Catalina llevando a mi hijo de paseo en su cochecito, el viejo salía en esos instantes de la iglesia. Me conocía y se puso muy nervioso, tartamudeaba tratando de explicarme algo que no le había solicitado. Lo comprendí y le di una palmada en el hombro. - ¡Mira qué casualidad! Asistes a la misma iglesia de mi madre. Fue una mentira piadosa, mi vieja no vivía en ese barrio. Tenía sus motivos para preocuparse, corrían tiempos donde Dios era ilegal, un fugitivo, un proscrito buscado por la ley, un contrarrevolucionario, estaba prohibido. Hoy todo el mundo cree en Dios, Alá, Babalú Ayé, todos creen en algo, yo no creo en ellos. Nos despedimos luego de cortas palabras y lo vi partir con esa lentitud angustiosa de los viejos.

Leer más: Navegación Mambisa, los Caballeros de la retaguardia

  • Visto: 5612

Emilio Garro in memoriam

El camarote era pequeño y estaba en el centro de la superestructura a la altura de la cubierta principal. No puedo recordar exactamente si contaba con literas o camitas personales individuales. Esa mañana me aparecí con la escasa ropa que llevaba a bordo y la fui colgando en la taquilla que me correspondía, nos conocíamos de viajes anteriores. Ese viaje yo iría ocupando la plaza de pañolero y por caprichos de la distribución de camarotes realizada, lo compartiría con una persona que no guardaba relación alguna con mi trabajo. No me molestó aquel cambio, todo lo contrario, conocía al negro Garro de viajes pasados y manteníamos muy buenas relaciones, así las tenía el negro con toda la tripulación, era muy querido por todos.

Leer más: Emilio Garro in memoriam

  • Visto: 3878

Cruzando el Canal de Suez

Era la tercera vez que lo pasaba y resulta algo curioso cuando se trata de una cifra impar. Es lógico pensar así, siempre que se entra o pasa por algún lugar, se sale o regresa por el mismo camino, así nos viene a la mente de inmediato. Sus dos entradas o salidas se encuentran localizadas en Por Said, ubicada en la costa mediterránea. La otra es Suez, situada donde nace el golfo con el mismo nombre. La primera vez que lo crucé, lo hice a bordo de la motonave "Topaz Islands". Nos dirigíamos al puerto jordano de Aqaba, donde descargaríamos alambrones y acero vendido por Cuba. No quiere esto decir que la isla fuera un gran productor de acero, Cuba se lo compraba a la antigua Unión Soviética. El cargamento era llevado hasta las instalaciones de Cubana de Acero y allí le sustituían la chapilla del fabricante por una cubana. Navegamos a lo largo del Golfo de Suez arrimado a la costa oriental, luego doblamos en la punta sur de la península del Sinaí y nos adentramos en el angosto y algo profundo Golfo de Aqaba. Este golfo termina en una playa donde con el uso de los binoculares, se observaba claramente una playa dividida por una alambrada fronteriza, una parte correspondía a Israel y la otra a Jordania.

Leer más: Cruzando el Canal de Suez

  • Visto: 3906

© Copyright Conexión Cubana®  Desde 1998 . Todos los derechos reservados