Inventando

En una sociedad que sobrevive por la trampa, la pillería y el alejarse todo lo posible del Estado, los agentes del orden no son la excepción. Son los primeros a la hora de buscarse "lo suyo"

La televisión nacional repitió recientemente, la escena donde Fidel Castro celebraba los 60 años de su ingreso a la Universidad y decía: ¨Esta Revolución no la destruye nadie… solo nosotros mismos…¨.

En la 5ta Avenida, hace poco, un bicicletero llamado Richard fue golpeado por un turista distraído que salía del Club Habana, frente a una garita de las que custodian Punto Cero (residencia de la familia Castro-Soto del Valle) . El golpe no fue grande, pero Richard se las ingenió para dimensionarlo, rodando aparatosamente por el pavimento. Al incorporarse fingió sentirse mal y el policía de la garita acudió a la escena:

Leer más: Policías corruptos

  • Visto: 5333

La libreta garantiza algo de proteína para siete días al mes, el resto, ingeniársela casi por arte magia

Se habla mucho de lo difícil que es vivir en Cuba con el salario que paga el Estado, y de las mil y una maneras en que las personas "resuelven" para llegar a fin de mes… Están los que tienen un pariente fuera que les manda dinero de vez en cuando; están los que roban del centro de trabajo en perfecta coordinación con el resto del personal, están los que tienen un segundo trabajo por la "izquierda", están los que cobran un "regalito" por acelerar una gestión, están los que se prostituyen, están los que trabajan para embajadas y ganan su sueldo en divisa, están los que se dedican a actividades delictivas…

Sin embargo hay muchas familias cubanas que, por convicción o por falta de oportunidades, no tienen medios para suplementar sus salarios. ¿Cómo vive una familia que depende únicamente de un sueldo estatal? Recientemente conocí a Ana Fernández, profesora de una escuela primaria en Centro Habana y madre soltera de dos hijas, una de siete y otra de ocho años. Ana no recibe remesas ni tiene otra entrada de dinero que no sea su salario estatal: 439 pesos cubanos al mes (aproximadamente 18 dólares).

Leer más: Sobrevivir en Cuba con 18 dólares al mes

  • Visto: 6068

Carne podrida

Los carniceros nunca pierden. Agentes del orden dan la espalda. Clientes en fila no tendrán más remedio que llevarse la carne podrida

Ocurrió en Pinar del Río. Un grupo de personas protestaba en el parque del mercado, porque les estaban vendiendo carne podrida. El policía que pasaba se detuvo, quizás con la intención de esperar el desarrollo de los acontecimientos. Un señor de mediana edad que vestía una bata blanca salió para dar una explicación. La bata estaba manchada de sangre y algo mugrienta. Por el aspecto, el tipo parecía un cirujano en campo de batalla.

-Señores, eso es lo que vino, y eso es lo que yo vendo- dijo.

Hubo un murmullo de desacuerdo entre la muchedumbre.

Leer más: Carne podrida

  • Visto: 6681

Antes de la revolución Cuba contaba con más de seis millones de cabezas de ganado vacuno, una vaca por habitante. Hoy, con el doble de habitantes, tenemos 3.6 millones de cabezas

Al llegar Castro al poder, Cuba contaba con más de seis millones de cabezas de ganado vacuno, una vaca por habitante, el triple del promedio mundial de 0.32 bovino per cápita. Hoy, con el doble de habitantes, el país tiene 3.6 millones de cabezas. En 1958 se produjeron 2.6 millones de litros de leche diarios, casi medio litro por habitante. Pero en 2013, según la ONEI, se produjo solo un millón de litros diarios, la onceava parte de un litro per cápita.

Leer más: Mamá, ¿qué es un bistec?

  • Visto: 6298

Huevos de oro

Se supo: "Van a traer huevos al Serrucho". En la madrugada tremenda cola en la bodega La 24 de Febrero. Todos esperaban "los huevos de oro". Cuando la tienda abrió fue la locura. En la tarde, ya no quedaba un solo huevo.

La bodega pertenece a la cadena conocida como El Serrucho (realmente se llama Ideal). Vende comestibles liberados, a precios altos. En El Serrucho un huevo cuesta 1.10 CUP (pesos cubanos). Y aunque la administración racionó la venta a dos cartones (sesenta huevos) por persona, los demorados se fueron con las manos vacías.¨Esta es la tremenda necesidad que estamos pasando los cubanos", exclamó un desesperado que llegó por "los huevos salvadidas, y le dijeron que ya no había. "Hambre, no hay aquí -protestó otro- estrecheces sí, y muchas, porque los precios de los alimentos están altísimos, y en ocasiones, ni con dinero uno consigue lo que necesita".

Leer más: Huevos de oro

  • Visto: 5372

© Copyright Conexión Cubana®  Desde 1998 . Todos los derechos reservados