Conflictos sociales

“Si quieren comer que coman moringa, que el pescado no alcanza para todos”, me dijo en tono jocoso el director del semanario Primavera Digital, Juan González Febles, tratando de meterse en la mente de Fidel Castro, pescador submarino él mismo en su juventud, pero que decretó a fines de los años 90 una absurda prohibición a los cubanos de pescar en las aguas del extenso litoral de la isla.

No es sólo el pescado: en un país que tiene que importar hasta el 80 por ciento de los alimentos, a los cubanos de a pie el gobierno “les pone en China” el consumo de la necesaria proteína animal: desde el alto precio de la legal --y por temporadas incapturable-- carne de cerdo, hasta la persecución contra la venta ilegal de carne de res (la venta legal no existe); y para rematar, la prohibición de pescar en las costas, que se encargan de hacer cumplir las Tropas Guardafronteras.

Ese cuerpo militar acaba de informar los resultados de su gestión represiva en lo que va de año, y la cifra de los que se rebelan contra la absurda medida va en aumento: mil 94 ciudadanos fueron reprimidos desde el primero de enero al 31 de agosto de 2012, de ellos, 282 pescadores submarinos ilegales. Más –precisa el informe-- que en el mismo período del año pasado.

Leer más: La isla de los pescadores furtivos

  • Visto: 8970

Dicen que la ketamina es capaz de tumbar a un caballo. Y es cierto: los veterinarios la utilizan como anestésico. Aseguran que no crea adicción, que te pone eufórico enseguida. Pero a algunos les causa estados de pánico o ansiedad. De cualquier modo, lo peor viene después, cuando pasa la euforia inicial y empieza el dolor de cabeza, los vómitos y los mareos. A veces, la sobredosis puede resultar letal.

Pero la coca no está al alcance de todos los junkies. En Cuba, las diferencias sociales también se sienten entre los adictos a las drogas. "Halar polvo" es un lujo que solo se pueden dar algunos pudientes: macetas, jineteras, músicos, hijos de papá. El resto se tiene que conformar con las anfetaminas o la marihuana.

En los últimos años, la ketamina -o kit-kat, como también la llaman- compite con la amitriptilina y el parkisonil ("el paco"), que se venden de 15 a 20 pesos la pastilla en el mercado negro (en las farmacias sólo se venden por prescripción médica).

Leer más: Las drogas, otro problema

  • Visto: 7892

Nunca la Policía Nacional Revolucionaria ha tenido tanto trabajo. Pero cada vez lo hace peor. Será porque se siente rechazada o porque está tan podrida como el sistema. Su disciplina de multas, tonfa y spray pimienta no logra garantizar la tranquilidad ciudadana, sino todo lo contrario. Y no es sólo que la delincuencia crezca en proporción directa a las carencias, sino que los agentes del orden están forzados a hacer cumplir prohibiciones absurdas e impopulares y leyes injustas que son de estricto cumplimiento solo para los de abajo.

Prestos a reprimir sin ton ni son y a poner, en vez de orden, todo bien malo, está la Policía Nacional Revolucionaria, cuyo accionar, por abusivo y arbitrario, parece cada día más desatinado. Hace años que la PNR se comporta como un ejército de ocupación. Parece moverse en territorio enemigo. Paranoica, a la defensiva. Como si no reconocieran las calles, los barrios y sus pobladores. La policía no es respetada, sino temida. Y lo que es peor: cada vez más odiada. Uno se asombra cuando da con un policía correcto y decente, que se comporte como una persona. Por suerte todavía quedan. Pero son los menos. No debemos asombrarnos. En definitiva, en esta sociedad, los canallas ya casi son la norma y la mayoría.

Leer más: Abusos en territorio enemigo

  • Visto: 6914

Ladrones enmascarados asaltaron a una mujer al amanecer del pasado viernes cuando transitaba por la avenida Mártires de la Herradura, a escasos metros del Instituto Pre-Universitario de aquí.

El robo con violencia se produjo cuando la mujer caminaba hacia la terminal de ómnibus y dos sujetos con los rostros cubiertos la arrastraron hasta la acera opuesta para despojarla de sus pertenencias. La mujer resultó lesionada. Los malhechores lograron escapar y hasta el momento no han sido identificados.

Un robo con fuerza también fue denunciado en la estación de policía de aquí, en la mañana del viernes 18. Mientras un agricultor se encontraba ausente de su finca, ladrones hasta ahora sin identificar entraron en la propiedad, sustrayendo un arado de discos, un arado subsolador y una rastra de discos, empleada para desmenuzar y alisar el terreno una vez rotulado.

Leer más: Robar para vivir

  • Visto: 7623

El campesino Elpidio Menéndez confiesa que no duerme, y no es porque padezca de ningún trastorno del sueño. La necesidad lo obliga a permanecer en vela cada noche. Desde el sitio menos pensado, vigila agazapado sin que nadie lo detecte. Su objetivo son los cuatreros que continúan diezmando el ganado, principalmente el vacuno y el equino, para saciar la demanda de consumidores y revendedores.

Los campesinos cubanos que crían estos tipos de animales, corren el riesgo continuo de ser despojados de uno o varios ejemplares, incluso en una misma noche. Basta cualquier fallo en la vigilancia para que se produzcan el hurto y el sacrificio.

La incidencia de este delito se mantiene alta, no obstante haber disminuido en algunas zonas del país gracias a las medidas preventivas tomadas de forma individual o colectiva. Ni las altas penas de cárcel para los ladrones han sido suficientes para impedir la escalada que cada mes afecta a decenas de campesinos en todo el país.

Leer más: Dormir o no dormir: El dilema de un campesino

  • Visto: 7996

© Copyright Conexión Cubana®  Desde 1998 . Todos los derechos reservados