Historia de Cuba

El tiempo, o quizá un mecanismo piadoso de la memoria, hace que con los años se borren de los recuerdos los hechos más desagradables o dolorosos. Sin embargo, siempre hay cosas que no se olvidan, ni aun queriéndolo. La pregunta que le hiciera la periodista Carmen Lira de La Jornada, de México, a Fidel Castro sobre la persecución a los homosexuales en Cuba y la institución de los campos de concentración conocidos como UMAP (Unidades Militares de Ayuda a la Producción), que funcionaron de 1965 a 1968, ha vuelto a poner en primer plano ese episodio tenebroso de la historia cubana.

¿Qué es lo primero que recuerdo del inicio de tantos horrores? Quizá sea la noticia de que Cristóbal -- he olvidado su apellido -- había sido detenido en la zona de El Vedado y enviado a uno de esos campos terribles de trabajo forzado en la provincia de Camagüey.

Leer más: La persecución de los homosexuales en Cuba

  • Visto: 6898

El mal llamado Grito de Baire

El inicio, 120 años atrás, de la Guerra Necesaria, no ocurrió exclusivamente en la localidad santiaguera

El pasado 24 de febrero del 2015 se cumplieron 120 años del inicio de la "Guerra Necesaria" convocada por José Martí, fecha que todavía se recuerda con el nombre de "Grito de Baire", un título que desvirtúa el carácter simultáneo del levantamiento y distorsiona la verdad histórica.

En el libro titulado "Dos fechas históricas: 10 de octubre de 1868 y 24 de febrero de 1895", publicado por la editorial Ciencias Sociales en 1989, de los historiadores Fernando Portuondo y Hortensia Pichardo, esta última señaló: "Los dirigentes patrióticos de este lugar (se refiere a Baire) -que ha ganado merecido sitio imborrable en la historia de Cuba por haber sido escenario de uno de aquellos levantamientos dignificadores con que se acudió al llamado que Martí, con sobrada autoridad política y moral, hizo en nombre de la patria-no fueron los primeros en lanzarse al campo de combate, y tampoco fueron sus fuerzas las primeras en atacar al ejército del colonialismo español ni en derramar su sangre en la nueva contienda" (1).

Leer más: El Grito de Baire

  • Visto: 6879

Se llamaba Feliciano Barrena Galán y nació en Calamonte el 23 de noviembre de 1865. Hijo de Miguel Barrena Ruiz y de María de las Mercedes. Y según el estudio de dos vecinos de Calamonte interesados por personajes históricos locales, Francisco de la Fuente y Andrés Pérez, se sabe que alcanzó el grado de teniente por méritos de guerra. Por la información que maneja De la Fuente, debieron licenciarle en 1898 al enfermar cuando contaba con 32 años.

Feliciano Barrena obtuvo nueve recompensas, nueve condecoraciones. Fue un militar español laureado en la guerra de Cuba. Obtuvo ocho Cruces de Plata, tres de ellas pensionadas aunque no de modo vitalicio y alcanzó el grado de teniente por méritos de guerra, según han podido conocer estos aficionados a la historia del pueblo.

Leer más: Un héroe olvidado de la guerra de Cuba

  • Visto: 5941

Al ex comandante en jefe siempre le gustó fabular y mentir. Trasciende entre sus fabulaciones la anécdota de la Sierra Maestra, cuando ante la vista del periodista Herbert Mattews, hizo pasar a sus pocos hombres repetidamente y en distintas direcciones, y los contaba como pelotones.

En esta época en que se reimprimen sus viejos escritos, como forma de mantenerlo presente, la aparición en Granma de su versión de la muerte de Salvador Allende el 11 de septiembre de 1973 es otro ejemplo de su capacidad de fabular.

Según el diario, el testimonio fue escrito por Castro en 1974 y debe formar parte de un libro en preparación. El artículo apareció el 26 de junio, como parte de los homenajes por el centenario del nacimiento del político chileno, quien murió pocas horas después del golpe de estado que derribó su gobierno.

Leer más: El cuento de Fidel

  • Visto: 5957

Durante 1977, el ejército de ocupación cubano en Angola afrontó la guerra irregular impuesta por los patriotas. En un territorio de más de un millón de kilómetros cuadrados, cada día las acciones cobraban más fuerza y organización. El 27 de mayo de 1977, una facción pro soviética del Movimiento Popular para la Liberación de Angola (MPLA), intentó tomar el poder mediante un golpe de estado. Los soldados cubanos intervinieron una vez más, pero ahora por ignorancia.

Encabezaba la sedición contra el Presidente Agostino Neto, Nito Alves, la más influyente de las figuras del Gobierno. Le acompañaban otros líderes de las fuerzas armadas y el MPLA. Para los sediciosos, Alves era más radical y fue el principal conductor de la guerra anticolonialista. Además, expulsó y derrotó al FNLA de Luanda, antes de la proclamación de la independencia, y fue el ideólogo de la organización de comités populares.

Leer más: Golpe frustrado

  • Visto: 6600

© Copyright Conexión Cubana®  Desde 1998 . Todos los derechos reservados