Historia de Cuba

El nombre de Luis Pérez Perdomo está detrás de los fusilamientos de los primeros años del castrismo.

Luis Pérez Perdomo se llamaba. Tenía una impresionante personalidad y apariencia de haber sido guerrillero, por la barba —aunque demasiado corta— y su uniforme verde olivo.

Lo conocí en casa de unos amigos, los primeros días de 1959, recién llegado a La Habana para participar, como abogado, en los juicios que se celebraban en la fortaleza de La Cabaña contra los criminales de guerra.

Leer más: Capitán Luis Pérez Perdomo

  • Visto: 7579

Poco tiempo después de que Fidel Castro dijera que William Morgan era un "verdadero cubano" en una intervención televisada, el estadounidense, héroe de la revolución de Cuba, fue acusado de ser espía de la CIA y fusilado el 11 de marzo de 1961.

El hombre, originario de Toledo, Ohio, había llegado a Cuba en 1957 para atrincherarse en las montañas de la isla junto a las tropas de Eloy Gutiérrez Menoyo, fundador del Segundo Frente Nacional del Escambray (SFNE), con el objetivo de apoyar el derrocamiento del dictador Fulgencio Batista.

La experiencia militar de Morgan tras su convulsionado paso por el ejército de Estados Unidos, lo convirtió en una de las cabezas militares de la revolución de la isla.

Leer más: William Morgan, el "Comandante Yanqui"

  • Visto: 6303

Los tres protagonistas de aquella inolvidable Crisis cometieron errores, antes, durante y después de la misma

El ucraniano Nikita, curtido entre leones, tenía a JFK por pusilánime, a partir de su falta de determinación durante el episodio de Bahía de Cochinos. Él había resuelto la situación de Hungría en 1956, incluso frente a un tigre como Eisenhower. Su primer encuentro personal en Viena, cuando sostuvieron la llamada Conversación en la cocina, le había confirmado su impresión: JFK era un gatico sin garras. No te preocupes, yo voy a coger a Kennedy por los testículos, respondió, rebosante de autosuficiencia, a una duda de Raúl Castro.

Leer más: Preludios de aquella crisis

  • Visto: 5358

La Cuba de Fidel han sido muchos países distintos. La que le tocó vivir a la autora fue una Cuba desalentada y hambrienta, a la deriva, en que la generación de sus padres se quedó sin paradigmas.

“¡Pioneros, por el comunismo… Seremos como el Ché!”. El reto estaba duro y el futuro, cuando menos, comprometido. Al recibir la pañoleta roja de la organización pioneril, a los diez años de edad, se entraba en esa fase en que el paradigma ya estaba definido de antemano y tenía rostro de guerrillero, aunque en el fondo, todos sabíamos un poco que bastaba con decirlo, corearlo por las mañanas saludando a la bandera, con la palma de la mano abierta y los cinco dedos apretados sobrepasando levemente la frente, como muestra de que los intereses de todos estaban por encima de nuestras individualidades.

Leer más: Crecer con Fidel

  • Visto: 6206

Nadie quiere molestar al presidente de los Estados Unidos discutiendo en su presencia el asesinato de presidentes extranjeros, se hacía de forma que se saltara la cadena y que tal decisión no pudiera explotarle en la cara haciéndole responsable”. El escándalo nunca le “explotaría” en la cara a John F. Kennedy porque una bala en Dallas que le voló la cabeza en 1963 lo impidió. El “presidente extranjero”, según las palabras del director de operaciones de la CIA, Richard Helms, era el dictador cubano Fidel Castro, y los intentos de asesinarlo se referían al periodo de 1960-1963. Kennedy había autorizado la operación Mangosta de subversión y sabotaje en Cuba y la CIA se desbocó.

Leer más: El hombre que pudo matar a Castro

  • Visto: 7142

© Copyright Conexión Cubana®  Desde 1998 . Todos los derechos reservados