Dramas

Candelaria

Al borde de la pobreza extrema en Camagüey

Candelaria Díaz Gómez es discapacitada, y se ve obligada a hacer sus necesidades fisiológicas en una cubeta a falta de servicio sanitario en su hogar

En el Reparto Beneficencia de la llamada "Ciudad de los tinajones", una cuartería lleva dos años en reparación capital constructiva, sin que sus moradores hayan logrado verla terminada.

Uno de ellos es la señora Candelaria Díaz Gómez, que lleva viviendo allí 12 años, en condiciones difíciles y no ve llegar la mejoría. Ella es además discapacitada, y se ve obligada a hacer sus necesidades fisiológicas en una cubeta a falta de servicio sanitario.

Leer más: Candelaria

  • Visto: 5328

La vida se le va apagando lentamente, entre miseria y soledad. Frente a ella, la indiferencia de quienes luego presumen ante el mundo de administrar un sistema de Seguridad Social eficiente.

Mientras dos ancianos, pertenecientes a una Casa de los Abuelos en el municipio Plaza de la Revolución, acapararon titulares en la prensa oficialista del pasado 13 de enero, y además sirvieron como exponentes de los logros alcanzados por el régimen, en materia de atención y protección a la tercera edad; existen otras personas de ese mismo grupo etario, desprotegidas y a merced de la caridad de los vecinos, enfrentando a diario una miseria aterradora y siendo cómplices de su verdadera tristeza, por la inhumana vida que llevan.

Leer más: Gloria también merece ser feliz

  • Visto: 4733

Creados para personas desvalidas, también sufren desfalco: aceite, carne, huevos, arroz se desvían al mercado negro. Parte de las raciones, a criaderos particulares de cerdos.

Poco se habla de Fidel Castro Ruz. En ocasiones los medios informativos se refieren a él como el "líder histórico de la revolución cubana".

Hoy en día han desaparecido los trabajadores sociales. También aquellas chequeras que recibían personas de bajos ingresos por un plan de asistencia social. Raúl Castro abolió, de golpe y porrazo, muchas de las presuntas dádivas de Fidel para el pueblo cubano.

Leer más: El comedor de los viejitos

  • Visto: 5290

Ancianos enfermos deben trabajar en condiciones precarias y a veces fuera de la ley, para cubrir gastos elementales.

El viejo Raúl era obrero de Servicios Comunales, pero una dolencia cervical irreductible, a la edad de 54 años, hizo a la Comisión Médica licenciarlo. Ahora tiene 74 años y una pensión de doscientos cuarenta y dos pesos, “pero sólo en los medicamentos de mi esposa se me van más de cuarenta”, dice. La mayor parte del tiempo permanece sentado en la acera, frente a un mercado de productos comestibles liberados, vendiendo especias y bolsas de confección casera para llevar los mandados.

Raúl se transporta en bicicleta, pero el viejo Gilberto debe luchar a pie, a pasitos cortos, para vender algún que otro sobre de comino de empaque casero. Era chófer de camión. Pasó cuarenta y un años detrás del timón: “Yo manejaba tirando cañas desde que tenía once o doce años”, aclara.

Leer más: Cuba no es país para viejos

  • Visto: 6100

Ex combatiente de Angola vive en una alcantarilla. "Con los miles que hay durmiendo en las calles: ¿qué ayuda me van a dar a mi?"

Dagoberto Blanco Ledesma, de 66 años, duerme en una alcantarilla. Asegura que lleva 6 años pernoctando en las calles, a pesar de ser combatiente internacionalista en la guerra de Angola, no pide ayuda a las instituciones oficiales por falta de confianza en ellas.

Cuenta que abandonó su domicilio en el caserío Santa Isabel, del municipio Mariel en la provincia Artemisa, porque “yo estaba viviendo con un hermano mío que cada vez que se emborracha, por gusto, me cae a golpes, al otro día se lo dices y me dice que no, que eso es mentira, por eso ando yo acá en la calle”.

Leer más: Angola y las alcantarillas

  • Visto: 6239

© Copyright Conexión Cubana®  Desde 1998 . Todos los derechos reservados