Vivienda y medio ambiente

Para permutar en Cuba

En Cuba, permutar significa intercambiar viviendas. Permutar es la manera "legal" de buscar -individualmente- una solución transitoria a la acuciante necesidad de vivienda.

El déficit de viviendas en Cuba se acrecienta -como un fenómeno popular generacional- en proporción a la agresividad con que el Estado ha restringido o eliminado las posibilidades tradicionales para construir o adquirir un hogar propio (comprar, vender, alquilar, heredar, ceder una casa). En Cuba la compra-venta de casas está prohibida en la actualidad.

Una de las causas que exacerban la crisis habitacional es la depauperación de la infraestructura arquitectónica, como consecuencia de una ineficiente política del Estado respecto al mantenimiento de las edificaciones que existían al triunfo de la revolución.

Concertar una permuta es un proceso complejo, tanto en la teoría como en la práctica. En las permutas pueden participar hasta tres núcleos familiares -más de tres es ilegal- interesados uno en la vivienda del otro. Cuando son tres los involucrados se le llama triple permuta.

Tampoco se permite hacer permutas en las cuales las viviendas sean desproporcionadas en cuanto al tamaño o al número de habitantes.

Las permutas se consuman, en la mayoría de los casos, con intervención de personas que informan y coordinan este negocio -al margen de la ley- a quienes se conoce popularmente como corredores.

Las permutas se rigen por estrictas medidas que emanan de las instituciones estatales: el Instituto de Planificación Física (IPF), la Dirección Nacional de la Vivienda (DNV) y las Direcciones Provinciales y Municipales de la Vivienda (DPV y DMV); dentro de las cuales engranan, en mayor o menor grado, los vicios de la inoperancia y la corrupción.

Cualquier ciudadano que aquí pretenda tener una casa más amplia, en una mejor posición geográfica o, en cambio, perder condiciones domésticas a cambio de dinero, o simplemente quien quiera mudarse, sabe que el camino más corto para resolver el problema es el soborno y la dádiva.

Para tramitar una solicitud de permuta hay que presentar los siguientes documentos.

  • 1- Escrito de solicitud (original y copia).
  • 2- Documento de propiedad de la vivienda que se pretende permutar.
  • 3- Croquis y tasación del arquitecto de la comunidad, para los propietarios o arrendatarios, debidamente certificados por el departamento de control de fondos.
  • 4- Dictamen técnico en los casos de usufructuarios gratuitos.
  • 5- Carta de CDR (Comité de Defensa de la Revolución) que dice quiénes residen en la vivienda según registro de dirección y físicamente.
  • 6- Sellos de diez pesos en caso de permuta entre propietarios.
  • 7- En caso que intervenga en la permuta un arrendatario y/o un usufructuario gratuito, deben presentar cinco pesos en sello si intervienen dos viviendas, y si son tres siete pesos.
  • 8- Traer una carpeta de cartón, muy escasas por estos tiempos.
  • 9- Libreta de abastecimiento.
  • 10- Presentar carnet de identidad de cada propietario.
  • 11- Acreditar estado civil de los titulares. Certificación de matrimonio en caso de que sea casado. Sentencia de divorcio si es divorciado. Fe de soltería, si se es soltero, o certificación de defunción del consorte en caso de ser viudo.

¡Y hacernos creer que uno va prosperando!

cnet/07 (www.cubanet.org)- Martes, 04 de Mayo del 2004

0
0
0
s2sdefault

Escribir un comentario

NOTA IMPORTANTE SOBRE EL USO DE LOS COMENTARIOS:
Por favor, recuerde que los comentarios son comentarios no un consultorio, es decir, si usted tiene algún tipo de consulta que realizar, hágalo en nuestros foros, (http://www.conexioncubana.net/foro) allí siempre hay personas dispuestas a ayudar.
Gracias.


Código de seguridad
Refescar