Vivienda y medio ambiente

El encargado

Ya casi nadie recuerda al encargado en esta época. Aquel personaje, era como el cacique del edificio o la ciudadela, asignado en ese cargo por el propietario, favoreciéndolo con un cuarto o apartamento estratégico y gratuito, como pago a sus servicios. El dueño le otorgaba el suficiente poder para romper grupos evitando estancias en la puerta de entrada, de personas que entorpecían el paso. O disolver juegos de muchachos o jóvenes que molestaran a los vecinos en los pasillos y áreas comunes, además de cobrar el alquiler mensual.

En los casos que controlaba la luz, hacia un guiño con ella usando el interruptor general, anunciando que suspendería el servicio a determinada hora y después de las 10.30 PM no aceptaba ruidos, escándalos, ni fiestas que interrumpieran el descanso del resto de los inquilinos. Se ocupaba también de la limpieza de escaleras, azoteas y del mantenimiento del inmueble. Nadie tenia que arreglar un salidero, una filtración, ni una tupición y en los casos que había motor de agua y cisterna, era su responsabilidad ponerlo en marcha a una hora conveniente y conservarlo en buen estado de funcionamiento. El encargado, era una persona que sabían hacerse respetar y tenían la autoridad suficientes para restablecer el orden cuando por alguna razón se alteraba. Los niños lo tratábamos de usted y la queja al dueño sobre personas con una conducta inapropiada recurrente, podía ser suficiente para que le devolvieran el dinero de fondo a quien no se ajustaba a las reglas, ofertándole un breve tiempo para abandonar el lugar.

Al desaparecer la propiedad privada muere con ella, el encargado, quien defendía los intereses del propietario y mantenía el equilibrio y la seguridad, que garantizaban tranquilidad para los que pagaban por el alquiler de su transitorio hogar. Muchas personas vivian años rentados, pues sabido es que tener una casa o apartamento propio en aquellos momentos, era privilegio de la minoría. Hoy, gracias a la revolución, somos propietarios limitados, discapacitados y dueños de nada, si tenemos en cuenta que el concepto de propiedad incluye: la posesión, el uso, el disfrute, la disposición y la titularidad. ¨¨Tu casa¨¨, la posees pero no la puedes regalar ni a un hijo. La usas pero no la puedes modificar sin autorización estatal. La disfrutas con las limitaciones que te impone el estado. No puedes disponer de ella con total libertad y menos venderla ni poseer mas de una. El titulo está en tus manos, pero el uso, disfrute, la posesión y la disposición, no. Es este el concepto socialista de propiedad que junto a el, priva al ciudadano de sus derechos y por ende, de su libertad.

Cumplido si acaso un tercio de lo que se prometió con respecto a las casas en el programa del Moncada por El Hombre Mas Bueno Del Mundo en 1953, y que se esgrimió como una de las razones por la cual era importante modificar la constitución cubana, la salida que apareció para resolver los trastornos que origina la convivencia grupal y el deterioro progresivo de lo que no se repara, fue la creación del consejo de vecinos. Una solución socialista que suena capaz y asienta sus valores en la conciencia colectiva y, las cualidades políticas que acompañan a los elegidos, asumiendo entre el deber ciudadano no gratificado y el estado [?], aquellas funciones que tenia el encargado, agregándole la infinita cantidad de viviendas del país, con la concentración de las dificultades y sin la presencia directa del interesado. El propietario.

Con esta inventiva, la imposibilidad de cubrir económicamente las labores de mantenimiento y restauración de lo que se va dañando en toda la infraestructura nacional se hizo evidente en el entorno, pero la esperanza de conseguirlo y la promesa de que ¨¨si se puede¨¨ fueron conduciendo lentamente a la actual destrucción de entidades estatales, viales, parques, paradas de ómnibus, fuentes luminosas, centros deportivos etc, que resultan una redundancia, debido a que todo en el país es propiedad estatal, incluida, la palabra incumplida de mantenerla en perfectas condiciones.

Hoy tenemos el mayor numero de ruinas habitadas del mundo, con una proyección artística superior al Coliseo de Roma que a pesar de ser visitado por miles de personas, se exhibe inhabitado. Mas de 1 millón de compañeros malviven en ¨¨albergues¨¨ en condiciones de hacinamiento, insalubridad, sin privacidad, ni seguridad, esperando algunos, mas de 20 años a que les construyan sus apartamentos con el plan quinquenal de viviendas según su propia información, incumplido a menos del 50% con respecto al año anterior. Contamos con 108 barrios marginales, miles de ciudadelas, muchas inhabitables, casas de madera y techos de cartón, e infinidad de parias que duermen a la intemperie. Con solo visitar el puente de La Lisa es posible comprobarlo. La cantidad de chozas que arrasaron los huracanes completan un panorama deprimente, desolador y sin posible solución, mientras en la televisión se deja ver en este mismo momento, como, en la fabrica de cemento de Holguín, se echan a perder toneladas del producto por indolencia, negligencia e incapacidad estatal y el presupuesto que asigna el régimen descenderá en un 6% mas.

Son parte de las consecuencias que acompaña a lo que pidieron los presidentes en la cumbre del sur de las Americas, para mejorar las condiciones de vida de los ciudadanos de su país y arrasar con la miseria. La desprivatización como salida de la pobreza, es el humano clamor de Chávez, Evo, Correa y los demás incendiarios enemigos impenitentes del imperialismo yanqui, que claman por el mejoramiento de los latinoamericanos. !Tamaña imbecilidad¡

Con el paso del tiempo, el poco apoyo que recibían los que aceptaban formar parte del consejo de vecinos, o se veían obligados a coger el cargo por pertenecer al partido, la juventud comunista o ser militar, unido a la no existencia de adecuadas leyes o su incumplimiento, junto a la poca motivación, se fueron disolviendo estos grupos, para dar paso a la mezcla entre el arquitecto de la comunidad, que defecta el problema entre dos apartamentos y la oficina que atiende la vivienda, que decide la responsabilidad e impone la multa, o conduce a juicio al que no hace caso.

En ambas situaciones deben acudir los responsables a comprobar el hecho, sin la existencia de un transporte que los lleve, por su cuenta en la extensa área correspondiente a un municipio, justificándose la demora, la ausencia y la continuidad del problema. Esta cantidad de tramites en diferentes lugares, oficinas, personas y su lejanía, complejiza la respuesta y alarga su tiempo de esclarecimiento que finalmente casi nunca llega, optando por asumir el afectado, aunque tenga su derecho, la obra y los gastos, si quiere alcanzar el poco de la tranquilidad que antes, cuando pagaba una renta y existía un dueño, garantizaba sin ninguna otra ayuda, el encargado.

Lo poco que devengan, lo cara que está la vida, el deterioro moral de la sociedad y las situaciones tan disímiles e irresolvibles que se les presentan a estos funcionarios, los incluye a la fuerza en la corrupción, favoreciendo entonces al que les paga y afectando al que tiene la razón sin escrúpulos, con el lógico resultado para el demandante de la bronca, las agresiones, la vida en constante tensión y hasta la cárcel o la muerte.

Cabe la pregunta. ?como se resuelven estos problemas en el edificio de los generales, en las residencias del reparto Koly de los ministros y en Puntocero, desde donde holgadamente y con todas las comodidades, el presidente de la republica le pide mas sacrificio y trabajo al pueblo y su hermano, escribe sus continuas reflexiones?. Hay que ser demasiado ciego o estar fuera del potaje o de la ley, para no preferir al encargado.

0
0
0
s2sdefault

Escribir un comentario

NOTA IMPORTANTE SOBRE EL USO DE LOS COMENTARIOS:
Por favor, recuerde que los comentarios son comentarios no un consultorio, es decir, si usted tiene algún tipo de consulta que realizar, hágalo en nuestros foros, (http://www.conexioncubana.net/foro) allí siempre hay personas dispuestas a ayudar.
Gracias.


Código de seguridad
Refescar