Vivienda y medio ambiente

Así va el mercado de la vivienda en Cuba

Florece mercado de viviendas en provincias de Cuba

Cientos de carteles escritos a mano pegados en las puertas y ventanas de las casas anuncian "se vende" en las ciudades y pueblos de toda Cuba en un naciente mercado inmobiliario que comienza a florecer.

Los compradores caminan por las calles buscando las casas en oferta y trasmitiendo de boca en boca su mensaje fuera de La Habana, donde los cubanos tienen un limitado acceso a Internet u otros medios de publicidad para promover sus negocios.

Hay cabañas y espléndidos lugares pequeños poco conocidos entre los edificios ruinosos. Hay casas de dos plantas con necesidad de reparación y algunas en perfecto estado. Y en algunos lugares van por el equivalente de unos pocos miles de dólares, en otros los compradores buscan mucho más.

La compra-venta de viviendas estuvo prohibida por décadas en Cuba. Lo mejor legalmente que se podía hacer era conocido como "permuta", un intercambio para ampliar o reducir el tamaño de una habitación de las casas de familias.

Pero todo eso cambió cuando se levantó la prohibición en noviembre y se dio luz verde a la compra-venta de viviendas, junto a la simplificación de trámites burocráticos y la excesiva documentación que solicitaban las autoridades.

No obstante, los cubanos sólo pueden ser propietarios de una casa en la isla y tener otra en zonas de descanso o veraneo como las playas o en el campo y los extranjeros están excluidos del mercado.

La medida parece ser la más popular emprendida por el mandatario cubano, Raúl Castro, quien reemplazó en la presidencia del país a su convaleciente hermano Fidel en febrero del 2008.

Castro trabaja para reformar el modelo económico de estilo soviético y levantar gradualmente algunas restricciones que pesan sobre la vida cotidiana de las personas.

La realización de una "permuta" era toda una pesadilla que podría tomar meses e incluso años en el antiguo sistema de intercambio de viviendas, y los sobornos eran frecuentes, además, de los pagos por debajo de la mesa.

El nuevo sistema de compra-venta de casas requiere de los servicios de un notario y el pago a través del banco, y parece estar funcionando bastante bien de acuerdo con más de una decena de personas que han vendido sus casas de un extremo a otro de la isla.

"La nueva ley (compra-venta de casas) es muy buena para que la gente tenga desenvolvimiento. Por ejemplo, si están divorciados pueden comprar otra casa. El que quiere una casa grande puede comprarla, si quieres una más pequeña también. La ley satisface las necesidades con mucha más facilidad", dijo Tania Vigaroa, una cubana en proceso para vender su casa en Holguín, a 670 kilómetros al este de La Habana.

La mayoría de los vendedores dicen que les gustaría mudarse a una casa más pequeña y sostienen que efectuar "permutas" con dinero son ahora más difíciles de encontrar porque las personas prefieren comprar o vender.

En la provincia de Santiago de Cuba, a unos 900 kilómetros al este de La Habana, una recepcionista dijo que sólo había tres notarios que trabajaban allí y no tuvieron tiempo de hablar ante una oficina con gran número de público en el distrito de San Pedro.

"Este lugar se ha desbordado, ya que cambió la ley, y todos los días es lo mismo", dijo Milady, añadiendo que existían otras tres oficinas para gestionar la compra-venta de casas en la ciudad.

La mayoría de los vendedores se han acostumbrado a mostrar sus casas a los no residentes de la ciudad.

"Estoy pidiendo 55.000 dólares. La casa tiene tres habitaciones, dos baños, un patio grande, cocina, comedor, sala, es un lugar muy céntrico", dijo José Ramírez, en Ciego de Avila, en el centro del país.

A unos 100 kilómetros al este de Ciego de Avila, en Camagüey, Roberto Sosa, el conductor de un bicitaxi, aceptó mostrar en un tour por la ciudad para ver las ofertas de casas en venta.

INTERES EN EL EXTRANJERO

Cinco casas más adelante luego de una hora de viaje por la ciudad se ve una vivienda de una planta recién rehabilitada con pisos brillantes en la calle Virgen, donde sus arterias y viviendas están necesitadas de pavimentación y pintura.

"Queremos 35.000 dólares y tiene un posible comprador, pero debe consultar con su familia en Miami", dijo Santiago, el hijo del propietario de la vivienda.

Sosa no se sorprendió.

"La mayoría de las casas que se están vendiendo es con la ayuda de los familiares que tienen en el extranjero. Si no, no sería posible porque las casas han tomado mucho valor ahora", dijo Sosa, al señalar que los residentes locales ganan sólo el equivalente de 20 a 30 dólares mensualmente.

Emilio Morales, un ex experto comercial residente en Miami, no se sorprendió tampoco.

"Un número de firmas de abogados, sobre todo en Estados Unidos y España, ya han llamado preguntando por la nueva ley. Los clientes quieren saber cómo se puede comprar una propiedad en Cuba", dijo por teléfono Morales, quien trabajó para CIMEX, una de las mayores empresas del Estado cubano que se enfoca en el comercio minorista.

Morales, ahora director general de "The Havana Consulting Group", una compañía de nueva creación experta en potencial de los mercados de Cuba, incluyendo el inmobiliario, dijo que hay mucho interés.

"Aquí en Miami hay una gran cantidad de personas interesadas en comprar una propiedad en Cuba por diversas razones, algunos para empezar con restaurantes, cafeterías, y otros negocios para tener un lugar para retirarse y vivir su vejez", dijo.

(Reporte de Marc Frank. Traducido por Nelson Acosta en La Habana)

0
0
0
s2sdefault

Escribir un comentario

NOTA IMPORTANTE SOBRE EL USO DE LOS COMENTARIOS:
Por favor, recuerde que los comentarios son comentarios no un consultorio, es decir, si usted tiene algún tipo de consulta que realizar, hágalo en nuestros foros, (http://www.conexioncubana.net/foro) allí siempre hay personas dispuestas a ayudar.
Gracias.


Código de seguridad
Refescar