Transporte

La tortura china

Abundan las bromas entre los clientes de la única línea de autobuses nacionales, la ASTRO, que a pesar de su nombre cada día pierde más brillo, porque las guaguas envejecen sin recibir mucho mantenimiento, los espaldares de los estrechos asientos, por ejemplo, adolecen de los bolsillos de malla para colocar pomos con agua o algún otro objeto que debamos llevar a la mano que otrora poseían. En muchos de los ómnibus las cortinas cuelgan con roturas o es imposible recogerlas acordonándolas con los broches destinados para ello, así que o viaja tomando el caliente sol cubano, si es de día, o se resfría con la luz de la luna que atraviesa  los cristales, si es de noche, o simplemente no puede ver el exterior durante todo el viaje, cuestión esta muy negativa para los claustrofóbicos. Si añadimos la pestilencia que se desprende del baño sumado a la monotonía de los viajes porque las pantallas para proyectar filmes o musicales cuelgan inservibles durante todo el trayecto. Pero lo más incómodo continúa siendo la estrechez entre los asientos.

Como decía las bromas y conjeturas son muchas: que si los chinos piensan que los cubanos tenemos extremidades tan cortas como las de ellos o que somos tan flacos o tan tiesos como ellos, que si las guaguas fueron fabricadas para viajes de tramos cortos, que si todavía llevo clavada la rodilla del tipo de atrás en la espalda, que si la gorda de al lado casi me echa al piso y la última que escuché: ¡Oyee, esta guagua es una condená tortura china!

En estos días recibimos la visita en casa de un grupo de amigos, las anécdotas llovían y a mí casi se me termina el tubo de bengay en los masajes que tuve que dar, imaginen que mis visitantes ocuparon nada más y nada menos que los asientos ubicados delante del baño y los antepenúltimos, los tiesos como se conocen, los que  no se reclinan hacia atrás. Si a alguien le queda dudas de lo torturante de estas guaguas, si es extranjero no venga a viajar por el país en autos rentados, ni en autobuses fletados, escoja a la nacional  Astro, siéntese en uno de los tiesos y  estoy segura que después de la experiencia nadie podrá hacerle un cuento de lo que es la verdadera realidad que vivimos día a día los cubanos.

*Profesora en el Seminario Teológico Bautista Luis Manuel González Peña .Licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad de la Habana y Máster en Teología por el Seminario Evangélico Los Pinos Nuevos y por la Facultad Latinoamericana de Estudios Teológicos (FLET, hoy Laurel University).Apoya el trabajo profético de su esposo el pastor Mario Félix Lleonart y ha publicado  en pagina webs como, Religión en Revolución y Conexión cubana.

0
0
0
s2sdefault

Escribir un comentario

NOTA IMPORTANTE SOBRE EL USO DE LOS COMENTARIOS:
Por favor, recuerde que los comentarios son comentarios no un consultorio, es decir, si usted tiene algún tipo de consulta que realizar, hágalo en nuestros foros, (http://www.conexioncubana.net/foro) allí siempre hay personas dispuestas a ayudar.
Gracias.


Código de seguridad
Refescar