Trabajo y economía

Agricultores bajo amenaza

Amenaza el gobierno con quitar las tierras a usufructuarios. Si no cumplen con un mínimo de producción para el Estado, se quedarán sin tierras. La medida es ilegal

Todo indica que la provincia de Grama es el territorio donde peor les ha ido a los gobernantes cubanos durante los últimos meses. Ello se desprende de los resultados de la asamblea provincial del Partido Comunista celebrada en días pasados. Fue Grama la única provincia donde se sustituyó al primer secretario de esa organización política.

Uno de los asuntos más debatidos en la reunión fue la producción de alimentos, en especial los provenientes de la agricultura. Aun cuando se trata de un territorio eminentemente agrícola, los presentes coincidieron en que esa actividad no alcanza la estabilidad requerida.

El segundo hombre en la nomenklatura raulista, José Ramón Machado Ventura, quien presidió la reunión, la emprendió contra los campesinos que han adquirido tierras en usufructo. Según la información aparecida en el periódico Granma , Machado declaró que a partir del próximo mes de enero comenzará un análisis del trabajo realizado por cada usufructuario, y que a aquellos que hayan desaprovechado las tierras y no contribuyan a la economía, se les retirarán las parcelas entregadas.

De materializarse la amenaza estaríamos en presencia de una violación de lo establecido en el Decreto Ley 300 del 9 de octubre de 2012. De acuerdo con ese texto legal, las situaciones por las que podría extinguirse un usufructo son las siguientes: cuando expire el tiempo del usufructo pactado en el contrato, por el fallecimiento del usufructuario, también por su incapacidad física o mental, y si se determinara que el terreno entregado es de utilidad pública o interés social.

Ninguna de las cláusulas contempla que, por una estimación de las autoridades en el sentido de que no estén produciendo lo suficiente, les sean retiradas las tierras a los usufructuarios antes de que expire el período fijado en el contrato.

Lo anterior confirma la no existencia de un Estado de Derecho en Cuba. Porque aquí la ley no es un ente que respeten por igual todos los actores de la sociedad, lo mismo gobernantes que gobernados. Los gobernantes cubanos habitualmente incumplen o modifican según su conveniencia las mismas leyes que han dictado, en aras de conservar los resortes del poder. Por eso, es más que comprensible que los cubanos no confiemos en las "aperturas y reformas" auspiciadas por el gobierno. Lo que hoy es una realidad, mañana puede desvanecerse de un plumazo. Y si alguien necesita evidencias, podemos citar la reciente revocación de la libertad para viajar a los médicos concedida en enero de 2013.

A pesar de las dificultades que afrontan los usufructuarios de la tierra para desarrollar su labor -les entregan tierras infestadas de marabú, con escaso acceso a los insumos, y con la obligación de vender buena parte de sus producciones al Estado y a los precios que este fije-, ellos tienen una presencia nada despreciable en el actual panorama agrícola de la isla.

Según cifras aportadas por la Oficina Nacional de Estadísticas, en el apartado "Superficie agrícola y cultivada por formas de tenencia", en el año 2014 los usufructuarios cultivaban algo más del 20% de las tierras del país. En ese indicador superaban a las entidades agropecuarias estatales, a las cooperativas de producción agropecuaria y de créditos y servicios, y a los propietarios privados de tierras.

Aunque Machado Ventura lanzó su amenaza en la provincia de Granma, al referirse específicamente a los usufructuarios de ese territorio, es casi seguro que el proceso que comenzará en enero se extienda a todo el país.

CubaNet

0
0
0
s2sdefault

Escribir un comentario

NOTA IMPORTANTE SOBRE EL USO DE LOS COMENTARIOS:
Por favor, recuerde que los comentarios son comentarios no un consultorio, es decir, si usted tiene algún tipo de consulta que realizar, hágalo en nuestros foros, (http://www.conexioncubana.net/foro) allí siempre hay personas dispuestas a ayudar.
Gracias.


Código de seguridad
Refescar