Sexo y relaciones

Con amor

Yuneisi puede ser cualquier adolescente cubana. Pobre, hambreada, hacinada en una casa en ruinas llena de familiares. Todos frustrados y sin esperanzas como ella.

Nació en Santa Clara, pero igual pudo nacer en La Habana o Santiago.

Con 14 años entregó su cuerpo, por un poco de dinero, ropa, por comer un poco mejor y en busca de diversiones, algo que su edad impone.

A los 15 ya había recorrido algunos hoteles y lugares turísticos que sus amistades no conocían. Para conocerlos, si no se hubiera prostituido, hubiera tenido que ocurrir un milagro o esperar pacientemente a que el gobierno cambie.

Hubo una noche que no olvidará jamás. Eran unos españoles, tres para ser exacto. En el hotel Cohíba, bailó y tomó hasta la madrugada.

Sintió un mareo no común, había aprendido a beber sin perder la cordura. Habilidades de su oficio. Fue al baño, deseaba irse pero estos españoles le darían buena paga. Vivía alquilada en La Habana. La pensión de sus padres y su forma de vida necesitaban ese dinero.

Al montar en el carro perdió la noción del tiempo, no recuerda casi nada. Unas luces, una cámara y tres hombres. Sólo eso. Por la mañana al despertar, no reconocía el lugar, mareada aún por las drogas, afirma: "Qué otra cosa podría ser", sus ojos se humedecen.

Miró hacia la mesita de al lado de la cama. Había un sobre. Lo abrió, el contenido era de 200 dólares y una nota.

Le sorprendió, al abrirla y leerla, el mundo cayó a sus pies, en un instante se destrozó. La nota decía: "puta barata, bienvenida al mundo del SIDA". "Para qué contar lo que hice después. Me sentí morir". Me dijo con la voz quebrada.

Yuneisi regresó a Las Villas. Deambula por las calles de su pueblo sin rumbo fijo. Los ojos perdidos en un horizonte de polvo y humo. No le gusta que le hablen del futuro. Tampoco del presente. Mucho menos si es el gobierno el que habla. Hace tiempo que no cree en promesas ni milagros.

Ella sabe que va a morir, la diferencia es cuánto antes. Sólo desea que todo cambie y que otras muchachas no sean víctimas de tanta miseria y desesperanza. Que puedan reír, pasear, conocer lugares bonitos y amar sin interés. Sólo amar.

Shelyn Rojas

0
0
0
s2sdefault

Escribir un comentario

NOTA IMPORTANTE SOBRE EL USO DE LOS COMENTARIOS:
Por favor, recuerde que los comentarios son comentarios no un consultorio, es decir, si usted tiene algún tipo de consulta que realizar, hágalo en nuestros foros, (http://www.conexioncubana.net/foro) allí siempre hay personas dispuestas a ayudar.
Gracias.


Código de seguridad
Refescar