• Está aquí:
  • Inicio
  • Sexo y relaciones

Sexo y relaciones

Las relaciones personales y el sexo para los cubanos son algo diferente y el pasatiempo nacional, es como una obsesión. La infidelidad, normal. Muchos hijos con padres diferentes, normal. Relaciones sexuales a muy corta edad, normal. Ejercer la prostitución para ganarse la vida, normal y hasta bien visto. Engañar sentimentalmente a un extranjero para poder salir de Cuba, normal...


La Cuba marica

La muerte de Fidel puso los ojos de miles de jóvenes nuevamente en la isla. Mientras las conquistas de la Revolución aún encandilan, su deuda en materia de libertad sexual merece debate.

En el 2013 la Asamblea Nacional del Poder Popular en Cuba condenaba, por primera vez, la discriminación por orientación sexual en el país con la modificación del Código de Trabajo. Podría parecer paradójico que haya sucedido más de 50 años después de haber conquistado la expropiación a los empresarios en la isla, o también que un año antes en Argentina se haya conquistado la Ley de Identidad de Género más progresiva a nivel internacional. Sin embargo, detrás de esta supuesta paradoja son inocultables las primeras décadas de la Revolución, cuando el castrismo consideraba a los homosexuales contrarrevolucionarios y desviados.

0
0
0
s2smodern

Niñas prostitutas y mercaderes sexuales

Cuba no promueve oficialmente la prostitución en general, y mucho menos la infantil, sin embargo, su enfoque al respecto es hipócrita y mal intencionado

El hecho de que extranjeros mantienen relaciones sexuales con niñas cubanas no es una noticia nueva. Durante años se vienen señalando denuncias en este sentido, y el gobierno cubano ha hecho poco -por no decir nada- para evitar que ello ocurra.

Hace unos meses una investigación realizada por los diarios Toronto Star y El Nuevo Herad brindó una amplia información al respecto, y obligó a modificar esa caracterización del turismo canadiense como una práctica familiar y común entre matrimonios de edad avanzada o jóvenes idealistas, que viajaban a Cuba impulsados por el atractivo de playa y sol. Un destino relativamente barato y donde se viajaba con el objetivo de conocer una nación singular y alejada de la sociedad de consumo en que se han criado estos visitantes internacionales: un país con dificultades, pero también con ciudadanos sonrientes y con buena música.

0
0
0
s2smodern

El mercado del sexo

El mercado del sexo en Cuba, sólo se aceptan dólares y euros

La noche sigue siendo su mejor aliada. Se les ve por centros nocturnos, calles y otros sitios, aunque casi siempre terminan su jornada en casas privadas donde se hospedan los turistas extranjeros que llegan a la isla del Caribe.

Las jineteras, como suele llamarse en Cuba a las jóvenes que venden todo tipo de favor sexual al mejor postor, no han dejado de ejercer la prostitución siquiera en medio de una mayor vigilancia policial y social para evitarlo.

0
0
0
s2smodern

Sin condones

Mucho sexo y escasez de condones. Los cubanos conviven con la escasez. Destaca la BBC inglesa el jabón, papel higiénico y la cerveza nacional Cristal. Ahora, hay problemas con los profilácticos.

Las calles se llenan de rumores cada vez para hallar una explicación (la fábrica está contaminada, el Estado no podía pagar a sus proveedores) hasta que los productos vuelven a aparecer silenciosamente en las estanterías.

Pero una cosa que se podía estar bastante seguro de encontrar eran condones: hasta ahora.

"Están perdidos", comentan un grupo de mujeres mientras esperaban en un parque de La Habana el autobús para ir a sus casas.

0
0
0
s2smodern

La triste carne del dinero

Tati, La Fabulosa, se dedicó a la prostitución desde niña y murió con 19 años por las heridas sufridas en una riña callejera en el habanero Parque de la Fraternidad. El escritor Amir Valle la recuerda como una jovencita bellísima, envuelta en una aureola de inocencia que se hacía pedazos nada más de abrir la boca. Le contó su vida con un lenguaje tan grosero que el periodista tuvo que dedicar varias horas a la transcripción.

Los testimonios de Tati y otras prostitutas cubanas aparecen en Jineteras, el resultado final de nueve años de inmersión de Valle en el lado oculto de la sociedad cubana.

Aunque acaba de ser publicado por la editorial Planeta, el texto ya se había convertido en un best seller clandestino dentro y fuera de Cuba. Hace seis años, Valle presentó una versión inicial en el concurso literario Casa de las Américas -- en el cual fue ignorado -- y alguien lo sustrajo, lo escaneó y lo puso a circular en Internet sin su conocimiento.

0
0
0
s2smodern

La vida sexual en las escuelas al campo

Los estudios psicosociales realizados por los especialistas cubanos en temas educativos, sin lugar a dudas tenían muchas variantes no estudiadas. Es de suponer que un gobierno que se respete, como siempre se ha hecho llamar el de Fidel Castro Rúz, no mandaría a sus hijos a entregarse en manos de la prostitución, como una vía de escape a un proceso instaurado por el estado.

Nadie se ha decidido ha escribir sobre los Centros Educacionales en Campo en Cuba, esta trilogía pone un tanto al descubiertos algunos temas no tocados por la prensa revolucionaria, quizás por temor a la censura.

La prostitución infantil, se puede categorizar como una de las formas más abominables en todo el mundo, sin embargo, en las Becas en el Campo, ¿se pudiera decir que existía este tipo de prostitución? Les daremos la oportunidad como el eslogan del programa televisivo “Pasaje a lo Desconocido”,…saque usted sus propias conclusiones.

0
0
0
s2smodern

Pingas caribeñas

Cuba y el sexo: sobre pingas caribeñas, modas europeas y prejuicios sexistas.

En el imaginario europeo, Cuba se asocia inmediatamente al sexo. Buena parte de la población se ha creído el estereotipo. Al menos cuando hablan con las turistas: los hombres (tanto jineteros profesionales como jóvenes aspirantes) repiten como loritos el mito de que “nadie te va a follar mejor que un cubano”. Olivia, de Krudas Cubensi, habla mucho de las pingas mágicas de los cubanos; de que Cuba ha estado tan ligada tradicionalmente al turismo sexual, que los cubanos se han creído eso de que sus pingas son únicas y maravillosas, y eso influye en que la sociedad cubana sea especialmente falocéntrica. Puede ser. De las mujeres no puedo hablar; no sé si también susurran a los turistas que cuando prueben un “bollo” cubano no querrán otra cosa.

0
0
0
s2smodern

La pepa negra

¿Sexo en comprimidos?. Esta misteriosa pastilla está causando furor en el mercado negro cubano

De manera triunfal, haciendo olas y colas entre adolescentes rebosantes de testosterona, ansiosos por divertirse y extender el disfrute sexual a su acompañante a cualquier precio aparece en el mercado soterrado cubano, compitiendo con iPads e iPhones, "La pepa negra".

La tableta, rojinegra como la festiva bandera del 26, se vende a 2 CUC o "cuquitos", tal cual denomina el pueblo al doble rasero monetario del cubano?. Es decir, 50 pesos, o la cuarta parte del retiro promedio. Si algún adquiriente protesta en el acto por el precio, se le recuerda que eso mismo paga al emporio (in)comunicacional ETECSA por una horita en la Internet intermitente, y que en cambio este portento le durará mucho más y dará mejor servicio.

0
0
0
s2smodern

Conversaciones con una jinetera

Cada año miles de mujeres salen de Cuba en busca de una vida mejor. Yanet es una de ellas aunque su futuro, de momento, es un prostíbulo de Ecuador.

Después de hacer su baile erótico al futuro novio, Yanet no demoró en vestirse. Estaba sentada en una de las sillas del salón de convenciones del hotel que convertimos en un antro para despedir la soltería de un gran amigo. Cuando me acerqué a la mesa de tragos para rellenar mi vaso, ella, desde lejos, me pidió que le regalara agua. La sed de Yanet era evidente, porque apenas le entregué la botella grande de Güitig, bebió un largo sorbo chupando el pico del envase plástico que ya estaba maltrecho después de tanta manipulación de los que tomaron whisky. Tragó, me miró y me agradeció.

0
0
0
s2smodern

El puticlub de Diez de Octubre

De las jineteras de lujo a las 'matadoras de jugada', la oferta de sexo por dinero crece cada día en La Habana.

En una casa de portal amplio, en el municipio Diez de Octubre, funciona un modesto burdel. Las 24 horas. Varias chicas, entre 16 y 19 años, por 6 dólares, venden su sexo. Ejerce de matrona una exjinetera con muchas horas de vuelo en el oficio.

Se llama Lucrecia, tiene 51 años y procede de aquella primera camada de prostitutas, hijas de la revolución, a quienes les ilusionaban más los dólares, moneda ilegal hasta 1993, que el porvenir comunista y luminoso prometido por Fidel Castro.

0
0
0
s2smodern

El acoso sexual en Cuba

Acoso y favores sexuales, una moneda de cambio en Cuba.

Yailín sabe utilizar bien sus encantos femeninos.

No es jinetera. Pero vive sola con su hijo de 9 años y casi nunca tiene dinero. "El padre del niño se fue del país hace cinco años. Cuando se acuerda, me envía unos dólares.

Con lo que gano, vendiendo aromatizantes de limpiar baños, no me alcanza para comprar alimentos, mantener a mi hijo y reparar la casa", confesó Yailín en la sala de su apartamento. Entonces aprovecha su cuerpo. "Mis 'novios' no pueden ser unos "pelagatos".

0
0
0
s2smodern
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4