Varios autores

Las frustraciones

El cubano Arsenio Rodríguez, el ciego maravilloso, apodado así por su incapacidad visual y su virtuosismo musical, escribió y musicalizo una bella letra en tiempo de bolero allá por el año1947. Popularizada unos años después en 1954 por dos grandes de la música latinoamericana: Pedro Vargas y Benny More. Su titulo es "La vida es un sueño" y en parte de su letra dice:

La vida es un sueño
y todo se va
la realidad es nacer y morir
por que llenarnos de tanta ansiedad
todo no es mas que un eterno sufrir
el mundo esta hecho
sin felicidad.

Hermosa manera de proyectarse y deliciosa música que aun hoy se escucha agradablemente, produciendo místicos recuerdos y haciéndonos meditar sobre nuestra realidad. Es que en el arte como en la vida lo bueno es eterno y lo malo aunque logre persistir un tiempo a la larga se disipa...se olvida totalmente.

Sin embargo con ese criterio y respetando el del autor me queda una rara sensación de perdedor, de que nada se disfruta a plenitud, de que ningún esfuerzo será recompensado, de que ciertamente no hay felicidad, no existe y si hay sobre todo mucha TRISTEZA de la cual no tenemos culpa. Coincidiría con el, si manifestara que hay un predominio de esta sobre la alegría porque realmente eso tiene su explicación.

Si damos por sentado que la suerte por ejemplo de "nacer en cuna de oro" o la fatal casualidad de nacer o adquirir una incapacidad importante [como le ocurrio a el], tiene una influencia decisiva para nuestras emociones en toda la vida, no es menos cierto que la frecuencia con que esto ocurre es bien limitada, obligándonos a revisar los motivos que con mayor frecuencia producen tales sensaciones y freno y de paso, de cuanta responsabilidad cargamos en ellos.

Cabe entonces la pregunta:

¿De que depende que estemos TRISTES y DEPRIMIDOS en mas del 90% de las ocasiones?

¿La respuesta?

  • De algo importante que hemos perdido conscientes o no y que nos parece, o estamos seguros, que nunca podremos recuperar
  • De algo que nos fue arrebatado, dejándonos con esa impotencia y minusvalía características.
  • De algo que intentamos pero no alcanzamos por falta de capacidad, voluntad y fuerza.
  • De algo que queriendo o sin querer hicimos mal, con todas sus consecuencias, propias y ajenas.
  • De algo que dejamos pasar, que desaprovechamos, con el reproche constante que requiere, rondando nuestras vidas.
  • Dos aspectos o circunstancias que se suman a estas razones bien establecidas.
  • Que hayamos dejado de ser útiles, o que nunca lo fuimos, comportándonos como autómatas.
  • Que hemos dejado de incorporar conocimientos, o que nunca lo hemos hecho, comportándonos como ignorantes.

Hasta aquí se nota fácilmente el grado de responsabilidad individual que portamos, en las cosas que nos ocurren y ocurrirán y que dependen de la toma de la decisión escogida,dejándonos como común denominador como resultado LA FRUSTRACIÓN, capaz de generar en su momento la suficiente TRISTEZA y posteriormente con su persistencia, LA DEPRESIÓN, cuya intensidad dependerá de la magnitud del hecho y del tiempo que transcurre desde que nos acompaña hasta que no podemos justificarla mas.

Los factores que determinan las conductas que nos llevan a tan confuso e inapropiado destino están en relación con:

El miedo ante determinadas situaciones que requieren o necesitan, audacia y valentía para imponerse.

La posposición de acciones que deben ser inmediatas en espera de tal vez no tener que hacerlas.

El facilismo, que de manera tramposa nos induce a evitar el camino difícil, pero seguro y exitoso.

La duda, siempre presente y que de no eliminarla con la suficiente rapidez, dejara que otros tomen la iniciativa y obtengan la victoria, en nuestras propias narices.

La inconstancia y falta de convicción,que no permite que aguantemos el embate de lo opuesto,con la consiguiente debilidad en la conducta y la derrota.

Evidentemente,siendo mas jóvenes hay mas probabilidades de superar la FRUSTRACIÓN o compensarla, con algún otro necesitado logro y con mas edad, se hace prácticamente imposible teniendo mas efectos por lo debilitado del carácter y la característica relación de la edad, con la mediocridad.

Vivimos hoy en un mundo cada vez mas triste, en el que las guerras, los desastres, la pobreza y la ignorancia, predominan, lo cual incrementa la TRISTEZA individual de la gran mayoría, incluido por supuesto los cubanos, que a diario somos literalmente bombardeados con este tipo de noticia luctuosa. Por otro lado, nacimos en un país, que ha sufrido serias y profundas transformaciones destructoras y poco a poco hemos ido perdiendo nuestra natural y característica alegría haciéndose mas frecuente y profunda aun la TRISTEZA, por el aumento cotidiano de las innumerables FRUSTRACIONES que acumulamos. Sin dudas, no hay país en el mundo que exhiba mas alto nivel que el nuestro en este negativo renglón. Aspectos mínimos, realizables o conseguibles para otros en otras latitudes se nos hace increíblemente difíciles o imposibles de adquirir con un modelo que tiene que administrarlo todo y para todos ¨¨por igual¨¨ sin recursos y con un ¨¨enemigo¨¨, el bloqueo, el imperialismo, que no nos permite salir del atolladero. Es seguramente por esto, que exhibimos uno de los mas altos índice de suicidios y de divorcios del mundo.

Esta sostenida, infinita, increíble FRUSTRACIÓN, en parte explica porque tantas personas emigran separándose definitivamente de sus seres queridos y de su país, desterrados y buscan la salida por cualquier vía, algunas fatales de antemano, por tal de huir de la TRISTEZA y la DEPRESIÓN generada a su vez, por la imposición sostenida de un sistema autocrático en el que estos aspectos son obligados, incluidos en su estilo y sus intenciones por su necesidad de absoluto y dominante poder. Casi todos los que emigran con la sola y mínima acción de abandonar este totalitarismo modifican ya su frustración y la eliminan definitivamente cuando se establecen en cualquier otro lugar.

Las posibles soluciones que oferta el estado solo consiguen entretener al pueblo, ganar tiempo, mantener en todos los engañados las esperanzas de disminuir alguna vez, LAS FRUSTRACIONES acumuladas por mas de 50 años, en los que jamás han dejado de crecer. Las soluciones estatales las escuchamos claramente en el discurso de fin de año mientras como siempre esperábamos otra cosa. Mas trabajo, mas esfuerzo, mas sacrificio. Resistir. Es todo cuanto pueden prometernos para alimentar las FRUSTRACIONES, después de medio siglo de estarlo haciendo.Nunca escucharemos otra cosa.

La verdadera solución que tiene en sus manos el pueblo, no es preguntarse el por que de las ya establecidas FRUSTRACIONES, ni por cual camino eliminarlas. Estas ya no tiene solución y solo consiguen perpetuarse y mantenerse en el pensamiento de todos en el intento inútil por superarlas, estimulados constantemente por el gobierno con el ya gastado¨¨Si se puede¨. Absolutamente falso desde antes de decirlo y con cuyo nuevo fracaso se incrementaran mas. Sin cambio de modelo no habrá expulsión de las FRUSTRACIONES, sino un imparable aumento.

Solo borrando de nuestras mentes los fracasos y utilizando la inteligencia, la audacia, la fuerza, la voluntad y la anteposición, podríamos producir las variaciones que harán resurgir la alegría con los triunfos. El primero de ellos, obligar al cambio de modelo económico y político. Con lo primero, la desobediencia política que no es ningun delito, sino un derecho, aquel que perdiste y puedes al menos una vez recuperar. Ahí están las inapropiadas e ilógicas ¨¨elecciones¨¨, ahí esta tu oportunidad.

Si volvemos a preguntarnos ahora. De que depende la tristeza cubana? Podríamos agregarle la respuesta mas completa.

De la FRUSTRACIÓN, por algo que hemos perdido: La libertad
De la FRUSTRACIÓN, por algo que nos fue arrebatado: La libertad
De la FRUSTRACIÓN, por algo que nunca alcanzamos: La libertad
De la FRUSTRACIÓN,por algo que hicimos mal: Regalar la libertad.
De la FRUSTRACIÓN, por algo que dejamos pasar: La libertad.
Por eso estoy en desacuerdo con el ciego maravilloso pues para los cubanos:

La vida ha sido una pesadilla
que a muchos ya se nos fue
la realidad en Cuba, no ha sido solo nacer y morir
ha sido dimitir, admitir, aceptar
por eso, estamos llenos de tanta ansiedad
todo es mucho mas que un eterno sufrir
y Cuba ha perdido, FRUSTRADA, su felicidad.

Sinue Escolarte - Ciudad Habana, 24 de Enero de 2008

0
0
0
s2sdefault

Escribir un comentario

NOTA IMPORTANTE SOBRE EL USO DE LOS COMENTARIOS:
Por favor, recuerde que los comentarios son comentarios no un consultorio, es decir, si usted tiene algún tipo de consulta que realizar, hágalo en nuestros foros, (http://www.conexioncubana.net/foro) allí siempre hay personas dispuestas a ayudar.
Gracias.


Código de seguridad
Refescar