Varios autores

¡Cubanos, no vivan el Lord!

Vivir el Lord podría ser una frase inventada por un alcohólico profesional que me explica a altas horas de la madrugada el significado de la misma. Vivir el Lord incluso podría ser la unión de varias palabras por boca de un cubano que harto de ver como otros compatriotas viven el Lord se desengancha de ese tren para que su vagón vaya por libre, tomando otras vías diferentes a las convencionales, a las establecidas por una sociedad que en apariencia marca las pautas para mantenerse, según sus cánones, dentro de la mecánica de lo que es vivir o sobrevivir.

Pero vivir el Lord es mucho más que eso. Ya Fidel lo llevo a cabo en sus tiempos jóvenes. El quiso vivir el Lord. Sentirse todopoderoso como Presidente de los EE.UU si no fuera porque estos estados se le resistieron representándose en las faldas de unas que siendo adineradas no quisieron dejarse llevar por sus arrebatos de pasión cubana quedándole grande su objetivo y tomando, sin más remedio, otro, la Isla de Cuba. He ahí un claro ejemplo de lo que es vivir el Lord o al menos intentarlo.

Vivir el Lord tiene mucho que ver con el alcohol. Una copa de Jack Daniel´s, según Paco, este cubano alcohólico profesional, sabedor de varias artes entre ellas el estudio de la mujer a través de las diferentes aventuras vividas, habidas y por haber, huele a acetona. Tomemos una copa de la sustancia en seco, servida en un vaso largo de whisky y acerquémosla a la nariz, su olor, un olor fuerte, nos echa para atrás, la copa no puede vivir el Lord, hay que rebajarla con un simple cubito de hielo para que ese olor insoportable pase desapercibido. Ya a Jack le llego su momento de gloria y se siente rey por un día. Ya la garganta que ingiera esa bebida no sentirá que la acetona pasa por su garganta y Daniel´s quedará como un lord ingles, apuesto y autosuficiente en las manos de cualquier fémina que se sienta orgullosa de portarle hacia su boca.

Tomemos como ejemplo a un cubano. Entreguemos a este unos millones de euros. Veamos su reacción inglesa. Se aparta, se desplaza y no se quiere relacionar con otros de su misma estirpe. De aquella que inicialmente también quiso ser un Lord. Ahora se siente todopoderoso. Esta viviendo el Lord. O vayamos más allá. Tomemos a un músico de la misma nacionalidad. Toquemos con nuestra barita mágica en forma de cubito de hielo su boca. Propongámosle la majestuosa idea de grabar un disco, seamos los padres del mismo y posteriormente dejemos que el hielo venga de otra fábrica en apariencia más fría, más consistente, mucho más elaborada. Observemos al cubano creyente en su talento. Grita entusiasmado y ensimismado ¡¡quiero de ese hielo!!, ¡¡ este hielo me enfriará mejor!!, ¡¡estoy seguro de que con esto acabo compadre!! y se olvida de la idea inicial, se deja embaucar por la norteamericana posibilidad de creerse exento de acetona y se deja mojar. Esta viviendo el lord.

Ya se ha creído cosas. Véalo pasear. Como bien dice Paco ¡¡creyéndose cosas por gusto uno vive el Lord!!. En España hay muchos cubanos que están viviendo el Lord, ignorantes de que ese mismo titulo pasa de unas manos a otras de un día para otro. Pero no, ellos siguen metidos en su maraña particular, en esa que les hace creerse que por creerse artistas todo vale y todo sirve. Cuando uno vive el Lord olvida la educación, aparentemente se es cortes con el contrario, pero no se dejen engañar, uno es cortes mientras esta en proceso de Lord, basta con que escriban de ti varios artículos, con que te alaben varias veces, con que te digan que lo tuyo es bueno, para creerte que eres un Lord. ¡¡Grave equivocación compañerito!! para ser un Lord uno no debe olvidar sus inicios, para ser un Lord de los de verdad uno debe mantener su identidad y sobre todo para ser un lord uno no tiene que creer serlo. La categoría de Lord se le brinda a quien realmente lo merece.

El mercado varía, hoy seguramente puedas ser un movimiento musical innovador dentro de un país como Cuba que te admite de nuevo, manteniéndote en dos aguas peligrosas, allí y aquí para después cortarte el chorro y decidir que sólo puedes estar allí por esa maniática obsesión que tiene el Lord Superior de ser el dueño de todo, incluso, de lo que él no hace. Mañana puedes estar comiendo mierda en cualquier bar de esta ciudad, con un disco que ya no suena y que no se volvió a reeditar, con una fantasía extravagante en el cerebro venida de años de supuesta gloria y la banal idea de que todavía eres un Lord que se merece todo.

Cubanos no vivan el Lord. Escupir para el cielo implica que tarde o temprano este dé una respuesta y en muchas ocasiones suele ser a la medida de la escupida. Sacando el hielo de sus bocas, todo huele a acetona.

Miércoles, 05 de Julio del 2006

0
0
0
s2sdefault

Escribir un comentario

NOTA IMPORTANTE SOBRE EL USO DE LOS COMENTARIOS:
Por favor, recuerde que los comentarios son comentarios no un consultorio, es decir, si usted tiene algún tipo de consulta que realizar, hágalo en nuestros foros, (http://www.conexioncubana.net/foro) allí siempre hay personas dispuestas a ayudar.
Gracias.


Código de seguridad
Refescar