Largando por mi boca, asere

Nos dejó el viejo veguero

Artículo publicado en Conexión Cubana en Mayo del 2010.

La llama que encendía los habanos se apagó para siempre, Alejandro Robaina ha muerto.

Decir u oír Robaina, es igual a todo sobre el tabaco habano. Y sin embargo ya no está, acaba de dejarnos.

El lunes me sorprendió la noticia mientras desayunaba y leyendo la prensa en su última página y por sorpresa al llegar a ella, con la foto del famoso veguero fumándose un puro, así rezaba el titular de la noticia- Robaina se apaga para siempre- y reconozco que sentí tristeza, por un momento sin llegar a soltar ni una lagrima, si se me aguaron los ojos recordando mis visitas a su finca de cuchillas en la provincia de Pinar del Río,( la primera con mi amigo Vicente) todo fue como repentino, me vinieron recuerdos de cómo oí sus primeras palabras al anunciarle unos de sus empleados que unos españoles querían conocerle¡ Españoles que pasen! El viejo veguero que nos recibió con su camisa azul de manga larga y sombrero de paja, mostraba una sonrisa como si nos conociera de toda la vida. Y desde ese momento todo fue un estar en Babia en mi estancia al lado del que todo lo sabía sobre el tabaco habano y que fue motivo de mi primer viaje a la isla de Cuba, el saber cuánto más mejor del tabaco habano. Era una promesa que me hice cuando me recuperaba de una operación quirúrgica repentina y que al salir de la misma supe que estuve a punto de partir de esta vida, que me libré por los pelos. Mi mirada estaba dirigida hacia cuba desde hacia tiempo, todos tenemos en mente esa meta de algo, ese sueño que queremos realizar, yo así lo entendí y así lo hice.

En esa primera visita a su finca, tras los saludos de rigor, en el porche de su casa tomamos café, nos ofreció un puro de su cosecha, lo fumamos junto a él con verdadera devoción, hasta nos firmó un puro con un boli que era especial para ello, de tinta blanca.

Don Alejandro Robaina hacía desde que el gobierno cubano le hizo una marca de puros con su nombre, era el que representaba al puro cubano fuera de la isla y como no, en esa mi primera visita a su finca, surgió una amistad que uno recuerda más por ser fumador de buen tabaco, los puros cubanos. Como recuerdo ahora cosas de las que él me contó, como los españoles vieron en Pinar del rio, tras muchas pruebas que allí se haría el mejor tabaco, como, aquella tierra era de agradecida como para dar dos cosechas de otros productos, como agradecía el detalle de llevarle algún turrón, y no ver gesto de cansancio alguno cuando los que le visitaban "lo cosían a preguntas"

Ahora en la distancia y con un sello con su cara ante mí y que él amablemente me dio y firmó, diciéndome - ¡ni Fidel lo tiene, solo el Che y yo!

Cuantos recuerdos de mis tres visitas a su finca, donde tuve la suerte de encontrarlo siempre tan locuaz, y con tanta gana de vivir a pesar de los años que tenía, ahora también recuerdo esa cara llena de surcos por el paso de los años, teñidos de esa sapiencia del viejo veguero que todo lo sabe y que hablaba al que tanto ignora sobre el tabaco y que el viejo maestro, esas clases ya no se las podrá dar.

Don Alejandro, al igual que las volutas de los buenos tabacos se alzan buscando alturas, espero que ellas te encuentren y te envuelvan, para que el buen sabor del tabaco que tanto amabas te tengan siempre con nosotros.

Mayo de 2010 - Toni.

0
0
0
s2sdefault

Escribir un comentario

NOTA IMPORTANTE SOBRE EL USO DE LOS COMENTARIOS:
Por favor, recuerde que los comentarios son comentarios no un consultorio, es decir, si usted tiene algún tipo de consulta que realizar, hágalo en nuestros foros, (http://www.conexioncubana.net/foro) allí siempre hay personas dispuestas a ayudar.
Gracias.


Código de seguridad
Refescar