Largando por mi boca, asere

El coleccionista

Con que alegría marcho cuando voy a la Isla de Cuba. Siempre traigo algo relacionado con mi afición a los puros habanos. Y cualquier cosa que se relacione con ese amplio mundo.

Imagino lo que sería hace unos años encontrar por La Habana cosas, artículos de tabaco, libros, cajas de tabaco antiguas, vitolas, (anillas) así como cualquier cosa relacionada con el placer de fumar.

Todavía se encuentran cosas... Yo tengo por costumbre en la capital, visitar a los libreros de la Plaza de Armas y casi siempre compro algo, ya me conocen, y casi siempre me proponen algo relacionado con mi Hobbie.

En esta ocasión fueron dos letras de cambio originales de los años 1909 y 1915 dirigidas a los clientes XXX reclamándoles el pago. El nombre de los expendedores de tabaco habano es ni más ni menos de la firma H. Upman. Son letras de cambio giradas por segunda vez, reclamando las cantidades de 250 y 500 pesetas, respectivamente. ( se podían girar tres veces)

También tengo unas planchas de metal de marcas de casas de tabacos antiguas hoy inexistentes, que servían para marcar las cajas de los puros.

De lo que más poseo son libros de tabacos, sobre todo que hablen del habano. Tengo unos 60. Entre ellos tengo a los mejores autores en la materia. Contado como cubanos a D. Fernando Ortiz, ( de Ortiz se han publicado 4 ediciones de su libro. Contrapunteo del Tabaco y la Caña de Azúcar, tengo un ejemplar de cada edición) Gaspar García Gallo. Núñez Jiménez. Cabrera Infante. Reynaldo González. Orlando Quiroga. Adriano Martines Rius. E. Espino. G. Torrecilla. Y otros autores más antiguos como José E. Perdomo. J. F. Noviatur y Ángel González del Valle. Incluso el de una autora periodista Pinareña Sissi Arencibia Fuentes. Está escritora es con Jean Stubs una de las pocas mujeres que han escrito sobre el tabaco habano.

De algún libro de estos guardo la etiqueta y el sello de una especie de asociación de los libreros. RNBC. (Registro Nacional de bienes Culturales) Esto es una garantía para saber que los podía adquirir sin ningún tipo de problema.

A estos libros de expertos, añado el de Zino Davidoff. Por ser guía de sabiduría en el “savoir faire” en el universo del habano. Cuento con otros de lo que hoy en día es más fácil encontrar, mucha fotografía y poco texto.

Y cono no, abundando en mi afición por todo lo relacionado con el tabaco, sumo a estos libros los de fertilización, abonos y su tratamiento. Los de Tabaquismo o Peste Azul, Tabaco Rubio y Tabaco Lógica Universal.

Incluso otros libros relacionados en el Arte de fumar en Pipa. Además de pequeños libretos literarios, joyas de la época, riquísimos en datos y llenos de contenido sobre la materia, como son La Rebelión de los Vegueros de Jiménez Pastrana, o Los Usos Rituales del Tabaco.

Componen mi colección de objetos sobre el tabaco. Además, motivos imitando puros, entre ellos un frasco de cristal. FLOR DE HABANO RAJANE. TOILET WATER. Made in Cuba. Con forma de puro figurado, con tapón de madera envejecido imitando tan a la perfección al puro, que lleva anilla de papel, le calculo unos 70 años de antigüedad.

Poseo cajas de marcas de puros que han desaparecido en la actualidad, ya no se fabrican. Tengo varios humidores de cedro, así como cualquier utensilio de todo lo necesario para el encendido del puro. Contando con ceniceros de motivos y marcas de habanos y cajitas de cerillas antiguas.

Guardo como verdaderas reliquias las actas de las subastas públicas en las que participaba en mi ciudad, adjudicándome los puros habanos que decomisaban las aduanas del estado. ( Eran épocas de escasez) También guardo el diario La Verdad, que público mi foto en plena subasta, casi siempre era el mejor postor. En la prensa titularon la fotografía. ¡EL REY DEL COHÍBA!

De las cosas que conservo con más cariño, son dos puros firmados con una tinta de color blanco por Don Alejandro Robaina de su propia finca y cosecha, y un libro de tabacos habanos junto con una fotografía de ambos dedicada. Todo esto fue en su casa y en amenas charlas de dos “locos por el tabaco”

Y como no podía ser menos, recuerdo con emoción esos viajes por San Luis, San Juan y Martínez, en toda la zona llamada Vuelta Abajo. En la provincia de Pinar del Río. Con esas vegas de tabaco en meses de estar tan altas como personas, incitándote a retozarte con ellas para hacerte fotografías.

Esto me recuerda lo que se le hace al nuevo montero al cobrar su primera pieza de caza, que se le restriega la sangre del animal abatido, para que le entre la fiebre del montero.

Espero que el símil se entienda sin que tenga nada que ver la caza, con la afición del habano.

Miércoles, 18 de Octubre del 2006

0
0
0
s2sdefault

Escribir un comentario

NOTA IMPORTANTE SOBRE EL USO DE LOS COMENTARIOS:
Por favor, recuerde que los comentarios son comentarios no un consultorio, es decir, si usted tiene algún tipo de consulta que realizar, hágalo en nuestros foros, (http://www.conexioncubana.net/foro) allí siempre hay personas dispuestas a ayudar.
Gracias.


Código de seguridad
Refescar