Largando por mi boca, asere

Edeylis y sus compraderas

No puedo evitar embelesarme oyendo a esta guajira cubana de nombre Edeylis como cuenta lo que pasó en su primer trabajo cuando acabó la carrera de medicina y entró trabajar en un hospital de La Habana.

Edeylis es muy presumida y cuando entraba a las tiendas de La Habana se probaba todos los zapatos que le gustaban y cuando la dependienta le preguntaba. ¿Cuál par tú te vas a llevar? Ella sin cortarse un pelo decía. ¡Ninguno!

Eso si. Para talco, jabón, colonia y desodorante si compraba. ¡-Y más na¡ La ropa y zapatos como podía. Así lo contaba Edeylis.

Edeylis en la actualidad está casada con un español y estando con ella en La Habana el esposo me contaba lo siguiente. -¡Con razón la veía yo que se echaba colonia de la mía! Y… ¡Oye!... ¡Esa es de caballero! edeylis

A lo que ella contestaba. ¿Y qué? ¡El caso es no echar peste a sicote! (que aún no se, que es sicote) Ella seguía diciendo. ¡Y si me tengo que poner un pulóver de macho me lo pongo! El caso es ir limpia. Esas eran sus conclusiones.

No puede evitar entrar a las tiendas a probarse todo lo que le llama la atención, dice que esto lo arrastra de Cuba.

Me cuenta que cuando le salio su primer trabajo en uno de los mejores hospitales de La Habana y ver como vestía la gente allí, se puso para eso… ¡Mima ayúdame ¡ y en una tienda de ropa reciclada se pudo aligenciar lo mejor que encontró para no desentonar con el resto de las compañeras. También le compró a una prima suya ropa que recibía de USA. Y que la vendía fiada por haber parido y habérsele quedado pequeña. Y como pudo se la pagó, fue en cuatro veces.

Edeylis desde que está en España, por no desentonar he ir siempre conjuntada con su ropa, zapatos, bolsos etc. Dedica muchas horas a ir de escaparates. Cada día sale con un modelito diferente y tiene que ir toda conjuntada, como mujer coqueta que lo es y sin parar de pedir opinión… ¿Voy bien así, como me queda esto?

Lleva en España unos meses, llegó tras arduo papeleo y todavía no se ha quitado muchas cosas de las que hacen que al ir de escaparates al esposo lo torre de tanta tienda y de tanto probarse zapatos, ropa, y que no se compre casi nada.

Lleva un lío del carajo de tanto perfume que se echa en los grandes almacenes, de esos que hay para probar. ¡Este esta bueno!, ¡este no me gusta! Y las horas van pasando y el esposo to quemaito, en candela.

El caso es que no quiere ir sola a los grandes almacenes, y demás tiendas, cosa que al esposo le aburre ir de compras teniendo que disimular su enfado.

Por lo que al darse cuenta Edeylis exclama. ¡Mijo no seas sangripesao, es por no gastar, que allá atrás vi esta mismitica saya a dos pesos menos! Así suma y sigue durante horas.

Y lo que son las cosas… Hoy Edeylis que puede comprarse lo que quiera lo sigue haciendo, sigue con las ahorraderas.

Miércoles, 14 de Noviembre del 2007

0
0
0
s2sdefault

Escribir un comentario

NOTA IMPORTANTE SOBRE EL USO DE LOS COMENTARIOS:
Por favor, recuerde que los comentarios son comentarios no un consultorio, es decir, si usted tiene algún tipo de consulta que realizar, hágalo en nuestros foros, (http://www.conexioncubana.net/foro) allí siempre hay personas dispuestas a ayudar.
Gracias.


Código de seguridad
Refescar