Largando por mi boca, asere

Miday y sus zapatos

Tengo la suerte de tener unas amistades cubanas que gracias a la rapidez de esta modernidad de los correos, e-mails Internet etc. Sé de sus “inventos diarios” pa´ tirar pa´lante. Y como no paro de sorprenderme, (aunque cada vez menos) me da por hacer de esas simpáticas adversidades  el aderezarlas con algo de mi propia imaginación, (lo suelo hacer) pero pensándolo detenidamente  no puedo, no debo romper la  autentica magia de estas perlas escritas tan simpáticas, al menos para mi. Por lo que tal cual me envía esta amiga su “odisea Zapatil”  aquí la plasmo tal cual la recibí.

Por lo que les digo: ¡pasen, siéntense y lean!

 “En esa isla dejé enterrado mi corazón”. Existen letras de canciones que nos lo recuerdan constantemente, recuerdo una de Luis Aguilé y otra de Orishas que hablan de ello. Y algo de eso me pasa a mí, que cualquier cosa por natural que para los cubanos pasa,  yo veo suficiente guión para un libro, o como mínimo para una película.  Pues bien, tengo una amiga cubana que me cuenta sus cosas con la naturalidad  que se lo cantaría por teléfono a su amiga, vecina etc. Y para mí son “joyas de la espontaneidad”   esta amiga me contó todo lo que pasó el día de su boda  y fue tal el  desastre que cada vez que lo recuerdo me meo to, eso si,  los cubanos están acostumbrados y no les pilla de susto nada de eso,  pero para los que no lo somos, nos hace sonreír imaginando tales situaciones, y aunque esta amiga termine su “historia zapatera”  disgustada, estoy seguro que estos percances son muy cortos, les duran poco. Aunque a ella le gustaría tener tantos zapatos como Imelda Marcos (la viuda del ex presidente de filipinas)

Conociéndola estoy convencido que al poco de salir de su examen para la graduación, brindaría con sus amigos por el existo conseguido y la risa por lo acontecido le duraría, como se dice allá ¡una pila días!  Yo desde la distancia que nos separa la felicito por haber conseguido ser Especialista, a pesar de los zapatos….

Bss de toni y cía.

Aquí  les dejo su correo.

A ver mijito, tu sabes que mi mayor trauma son los zapatos y que el dia que yo tenga dinero me comprare no menos de 365 pares de zapatos, uno para cada dia del a;o.

Pues bien, mi mal tenia que ser tan grande que mi vida ha sido critica con respecto a este asunto, pues mi mama siempre me dice que yo tengo candela en los pies y que ni los hierros de la carcel me duran en los pies como zapatos.

Para mi boda, yo me compre dos pares de zpatos, uno blanco para el traje y otro negro para el torna bodas. Pues sabes que ese es mi mal y no tuve oprtunidad de comprarme un par nuevo para mi garduación como especialista que fue un a;o despues. Pero que paso el dia de mi gran graduación, cuando te digo graduacion, te hablo del examen estatal teorico y practico y la defensa de la tesis seguido esto de un peque;o brindis que hicimos los graduados con los profesores. Pues bien, la seguna puesta de mis zapatos negros fue el dia del examen, no caminamos mas que del edificio de la beca a la calle donde me staba esperando el carro que nos llevaria para la escuela, y que paso, cuando me fui a montar en el carro se me habia roto un zapato. Fue un amigo mio corriendo a su cuarto y me pego el zapato con silicona, Ahhhhhhhh paso el susto. Eso crees tu, pues cuando me bajo del carro que me monto en el ascensor y llego al 6to piso, que paso, los dos zapatos estabn despegados. Y si ves mi obra de arte, para entrar al examen practico cpji una presilladora y llene los zapatos de presillas, pero estas eran muy peque;as y no resulto, sali del examen descalza. Ese dia me pasie por toda esa escuela gigante desclaza, con los zapatos en las manos y los libros en la otra, en puntilla de pies para disimular el fiasco. En el momento de mi defensa de la tesis, lo hice magistralmente en puntillas, pero ya los profesores sabian de mi desastre, no obstante, por suerte nadie se burlo de mi desgracia.

Yo tengo el pie extragarnde por lo tanto nadie me podia prestar ni siquiera un par de chancletas. Hasta al ba;o tuve que ir descalza, yo la unica guajira que no sabe caminar sin algo en estos pies. Yo que tengo el pie grande y no presisamente por anadar descalza cuando ni;a, porque eso nunca me paso. Pues bien, en el momento en que me preparaba para el exane teorico, el novio de mi amiga llego y lo mande a arreglarme los zapatos pues el anadaba en moto. Que felcicidad cuando sali del examen y ahi me estaban esperando mis zapatos arregladitos. me los puse y entre con trmenda alegria a recibir mis notas del dia, muy feliz por mis resultados satisfactorios y porque al fin el tribunal pudo verme como Dios manad, bien vestidita y con mis zapaticos altos en los pies y no en las manos. El prefe mayor hasta me dijo en jarana, oye, yo se que tu hiciste iuna promesa de hacer el examen descalza para obtener buenas notas e hiciste todo lo posible por tener los zapatos rotos todo el tiempo que duro el examen. Todos nos reimos. Pero como si fuera poco, vino nuevamente el carro a recogernos en esta escuela para llevarnos a la beca donde ibamaos a armar tremendo chanchullo y gozadera por habernos graduado, y que paso, que cuando me baje del carro,estab lloviendo y otra vez se rompieron los zapatos. Y volvi a bajarme descalza del carro y caminar por todo ese piso sucio desde la carretera hasta el cuarto descalza nuevamente. tengo aun tal indignacion que lejos de botar los zapatos, los gurado de reliquia para saber siempre el mal rato que me hicieron pasar. pero por suerte y gracias a Dios, desde ese dia ya soy Especialista

Sábado, 16 de Agosto del 2008

0
0
0
s2sdefault

Escribir un comentario

NOTA IMPORTANTE SOBRE EL USO DE LOS COMENTARIOS:
Por favor, recuerde que los comentarios son comentarios no un consultorio, es decir, si usted tiene algún tipo de consulta que realizar, hágalo en nuestros foros, (http://www.conexioncubana.net/foro) allí siempre hay personas dispuestas a ayudar.
Gracias.


Código de seguridad
Refescar