Largando por mi boca, asere

Cubana a la carta

Llegó a Cuba con 64 años, aunque él presumía que no aparentaba los años que tenía. Casado y con las ilusiones propias de unas merecidas vacaciones. En su subconsciente se decía—Con la rutinaria vida que llevo en España, merezco la aventura de mi vida y “aguantando” a la parienta... Tengo la sensación que van a ser unas vacaciones de ensueño. Estos eran los pensamientos que le daban vueltas en su cabeza a uno de los muchos “gallegos” que van a la Isla en busca de lo que carecen en su país.

Una vez hechos los tramites aduaneros a su llegada al Aeropuerto José Martí de La Habana, tomó un taxi y…

—Buenas noches, dijo al primer taxi que vio en la puerta

Buenas, señor—  ¿Donde le llevo? contestó el taxista

– Al  Hotel Habana Libre, dijo el gallego.

En la carrera hacia el hotel el taxista rompió el hielo, he inició la conversación— ¿Señor...de vacaciones?

— ¡Sí! Decía contento el gallego.

— ¿De donde es usted? seguía preguntado el taxista.

 – ¡Soy vasco! Contestó el recién llegado.

¿Qué, a pasárselo bien eh? insistía el cubano dándole cuerda.

— ¡Si vengo a ver a las mulaticas! Jajaja, reía el yuma.

Diciendo el taxista con cómplice sonrisa— ¡aquí hay unas cuantas, ya verá!

El taxista tomó buena nota, vasco y buscando mulatitas.

En el trayecto hacía el hotel la conversación versó en todo lo que más o menos al taxista le interesaba saber del Yuma en cuestión. 

Así fue, el Yuma se alojó en el Hotel Habana Libre y al día siguiente bajo a la barra de la cafetería del hotel a tomarse una copa.

La mirada de una mulata de 24 años “taladraba la suya” , con un cuerpo de escándalo y con una piel brillante, como si estuviera bañada en aceite, parecía una diosa esculpida en Ébano  y... Surgió “el flechazo“

— ¿Usted parece vasco? Se adelantó ella dándole conversación.

¿Qué? ¿Sí, como lo has adivinado?— decía el gallego sorpresivamente

—Es que yo soy de descendencia vasca y hablo Euskera, dijo la mulata

— ¿No me digas? Contestó el yuma estupefacto.

— ¡Si señor y mis apellidos también lo son! Contaba ella animada

— ¡Arrea! El vasco no daba crédito a aquello, era una agradable alucinación, las bolitas de sus ojos despedían chispas por aquella interesante casualidad.

— ¡Coño!, con lo grande que es el Planeta Tierra y aquí en un momento lo que me acaba de pasar, pensaba él, si ya lo decía yo que este viaje... ¡Va ha ser la hostia! Así de eufórico decía el gallego.

El Yuma se lanzó como un toro de Mihura a por la mulata diciéndole— ¡Qué quieres tomar, te invito!

La mulata pidió un refresco y el Yuma todo eufórico con aires de don Juan no lo dudó ni por un momento, directamente fue a la “carga”— ¡Oye, sabes que eres muy guapa!

Ella sonrió...

Él puso en su boca lo siguiente— ¿Qué te parece si subimos a mi habitación? Traigo regalitos…

— ¡Oiga señor! ¿Usted que se ha creído? Dijo enfadada la mulata. Fue tal la reacción de la “señorita” que el yuma se puso rojo como un tomate.

— Excusándose el gallego decía perdona, perdóname yo creía que…

— ¡Señor usted me ha confundido con una jinetera! ¡Yo estoy aquí en este hotel esperando a una amiga! Decía la mulata con cara de enfado.

Y efectivamente al poco rato como si la amiga supiera cuando tenía que salir a escena apareció diciendo— ¡Mijita ya estoy aquí, cuando tú quieras nos vamos!

El yuma todo sofocado se deshacía en pedir disculpas a la mulata suplicándole—Mira, quisiera demostrarte que no soy así, me he dejado llevar por un impulso instintivo, lo siento de verdad. Para demostrarte mi arrepentimiento quisiera invitarte a cenar, o a lo que tú quieras.

La mulata se le quedó mirando fijamente y le contestó.

— ¡Mire señor, yo soy la que le va a invitar a cenar en mi casa!...Para que conozca a mi familia, ya que nuestros orígenes también son vascos.

“El Pavo” respiró diciendo— Me parece bien y de nuevo te pido disculpas.

Ella le dio su dirección y la hora que debería estar para la cena. Ya en la casa de la mulata, esta les presento a sus “padres” con saludos y algunas frases en Euskera y se dispusieron para la cena con gestos y detalles como si se conocieran de toda la vida, dada su “consaguinidad”

El yuma se decía— ¡Coño!, no están tan mal en Cuba vaya mesa y vaya cena. ¡Lechón asado, Congrí, Ensalada, Tostones, Fruta y Vino!, el Café y él Ron al final de la cena en la terraza de la casa donde debía continuar el orquestado guión.

El Pavo ante tanto cumplido estaba todo eufórico, sin darse cuenta, era el corderito entrando al matadero sin saberlo.

“El padre” de  la mulata entró en acción preguntando

— ¿Así que usted y nosotros llevamos la misma sangre? Que bien, lo que nos gustaría que nuestra hija algún día visitara España.

El Pavo al oír aquello balbuceando decía— Bueno... si yo puedo hacer algo…

Total, por la casa siguiendo el preparado guión, hubo un gran desfile, por allí pasaron “familiares” “vecinos” “amigos” todos fabricados para la ocasión.

Cuando se los presentaban al Pavo le decían, que buena chica es, que noble, pero aquí en Cuba estamos mal, ella se merece tener suerte, es muy buena.

El Pavo se tiró una semana a base de mulata, pa´rriba y pa´bajo. ... ¿Que no le haría la mulata ?...Desde el molinillo, remolinillo y... ¡Hasta el centrifugao!, que el pavo llamó a España para que preparara su abogado el divorcio, también llamó a su parienta delante de la mulata para que viera esta que estaba enamorado y le dijo— ¡No voy a seguir más contigo! Lo nuestro no funciona y ha tocado a su fin, mi abogado ya tiene instrucciones.

Cuando volvió para España para arreglar los papeles y demás,  el pensaba, si ya me lo decía yo que este iba a ser el viaje de mi vida, je,je,je, que suerte que he tenido.

Se casaron y la trajo a España, le hizo un hijo. Ella ya tenía lo que quería, un buen día la mulata desapareció sin dejar rastro.

“El esposo enamorado se volvió loco”. ¿Que le habrá pasado donde estará? ¡Seguro que la han secuestrado!

Por aquellas fechas había en Televisión Española programas de búsqueda de personas desaparecidas. El enamorado marido aparecido en un programa de estos en la televisión y con lágrimas en los ojos decía. —Cariño, aquí está tu papito, mi amor yo sé que te tienen secuestrada, por que con lo que nos queremos, no concibo tu desaparición, te espero, te quiero mi amor.

Al  poco tiempo el Pavo recibió una demanda de separación por malos tratos y “su amor”, la mulata, aún le sacó bastante plata con la excusa de su hijo.

Pero el enamorado seguía en sus trece, y una noche a los meses de la separación. En una sala de fiestas de una cuidad Española muy turística, fue a ver un espectáculo cubano (tenía el Mono de Cuba) y lo reconoció un cubano afincado en España que precisamente actuaba en el show del espectáculo cubano en la citada sala de fiestas.

El cubano lo reconoció, he inició la conversación con el pavo

— ¿Señor disculpe, creo que lo conozco?, su cara me es familiar....Sí ahora caigo, le vi en le tele.

— ¡Si claro, yo salí buscando a mi mujer que es cubana! Dijo el pavo con autoridad.

¡Que casualidad, yo también soy cubano! Dijo el cubano animado por la casualidad y por su buena fisonomía.

El enamorado pavo, le contó su historia de amor con la mulata con todo tipo de detalles. Este cubano habanero por más señas, al oírle contar su historia, cual mago inspirado por todos los dioses y santeros le leyó la letanía y le radiografió todo lo que le había sucedido, todos los acontecimientos paso a paso. Sentenciándole, que lo habían tramado todo desde el principio, desde que abrió la boca a su llegada.

Diciéndole el pavo aún dudoso— Aunque usted sea cubano... ¿Seguro que es como usted dice?

– ¡Claro que sí!, a usted  entre el taxista y la mulata idearon los supuestos padres, familiares y amigos. ¡Se los fabricaron  a la carta! Así de taxativo sentencio lo sucedido el cubano.

Y lo que es el amor, el pavo todavía dudaba, creía que el alejamiento de ella, se debía a las cosas que le habían metido en la cabeza en contra de él…

Moraleja: ¡Si no quieres llevar disgustos...No le digas a los taxistas tus gustos!

0
0
0
s2sdefault

Escribir un comentario

NOTA IMPORTANTE SOBRE EL USO DE LOS COMENTARIOS:
Por favor, recuerde que los comentarios son comentarios no un consultorio, es decir, si usted tiene algún tipo de consulta que realizar, hágalo en nuestros foros, (http://www.conexioncubana.net/foro) allí siempre hay personas dispuestas a ayudar.
Gracias.


Código de seguridad
Refescar