Largando por mi boca, asere

Animal de costumbres

Viaje a Viñales

Dicen que el hombre es un animal de costumbres...

Eso me debe de pasar a mí porque al único país que viajo siempre es al mismo, Cuba.

Desde hace tres años cuando el tiempo en mis asuntos de trabajo me lo permiten, ¡Hala pa la Isla! Suelo quedarme unos veinte días cada vez y como si llevara instalado un escáner en mi cabeza, casi siempre hago lo mismo, visito los mismos lugares y como casi lo mismo. Aunque fumo más.

Como empezaba diciendo, el hombre es el único animal que tropieza dos veces con la misma piedra. El refranero es sabio nunca se equivoca y eso me debe de pasar a mí, pues yo ya he “tropezado seis veces con la misma Isla”

Aunque he de decir que casi siempre descubro nuevas sensaciones, historias, etc. En esta ocasión fueron varias cosas entre ellas un local en la capital lleno de libros que se vendían con pesos cubanos, allí me dediqué a escarbar en sus estanterías y casi siempre encontraba algo “sabroso”

En este viaje volví al valle de Viñales, pasé todo el día en él, me quedé hasta que se ocultó el sol privándome en su ocaso involuntariamente de tanta belleza allí existente.

A lo largo del día fui desde la Cueva del Indio(impresionante) fui al pueblo de Viñales, una vez vista la plaza del pueblo y la iglesia, al Palenque, de allí al Mural de la Prehistoria, de allí al mirador. En esta ocasión lo aprecié mucho más “vi. Más cosas”, descubrí nuevos detalles y me digo... -¡No te arrepientas, no importa que hayas vuelto a verlo, esto es un privilegio para tu vista!

Desde el centro del Palenque me regocijé mirando los dos impresionantes Mogotes que lo custodian, como haciendo de centinelas. Mogotes uno frente al otro, en perfecta formación y tu abstraído del todo.

Llenos de una vegetación de matas y palmas “puestas una a una graciosamente por la naturaleza” Dejando volar la imaginación he imaginando cosas.

¡Señores que belleza!

Que caprichosa la naturaleza en el Mural de la Prehistoria en su circunferencia casi perfecta de mogotes “cercándote para que no puedas escapar” Sí, para que no escapes de lo que en ese Valle la naturaleza en día de suprema gracia instaló allí.

No me importó en esta ocasión tan bello tropiezo, creo que cada vez que viaje a Cuba “tropezaré con las mismas cosas”.

Sábado, 30 de Septiembre del 2006

0
0
0
s2sdefault

Escribir un comentario

NOTA IMPORTANTE SOBRE EL USO DE LOS COMENTARIOS:
Por favor, recuerde que los comentarios son comentarios no un consultorio, es decir, si usted tiene algún tipo de consulta que realizar, hágalo en nuestros foros, (http://www.conexioncubana.net/foro) allí siempre hay personas dispuestas a ayudar.
Gracias.


Código de seguridad
Refescar