Jinetero,... ¿y qué?

¿Salimos adelante?

Yo no creo que Europa signifique automáticamente más posibilidades para los cubanos. Somos inmigrantes, los últimos que llegamos. Este continente tiene ya bastantes problemas, incluidos una pila de millones (creo que más de 40) de desempleados repartidos entre todos sus países. Los cubanos en USA tienen oportunidades miles puestos que están respaldados por una comunidad poderosísima y leyes que en cierta medida les allanan el camino. Eso es otro problema.

Pero del otro lado del Atléntico la cosa cambia. La “comunidad cubana” no es sino una más, sin ventajas políticas, ni carismáticas. La salsa y el mojito hacen algo por individualizarnos, pero hay vida también fuera de las Discos. Somos uno más del pelotón conformado por africanos, asiáticos y suramericanos. Dicho en cubano: A jamar soga como el que más.

Con muchos cubanos hablo cada día. Procuro acercarme a ellos en cada ciudad que visito. ¿Qué he encontrado? Mucha gente trabajando para compañías de trabajo temporal o servicio doméstico. Con contratos por un par de meses y después 6 meses en el aire. La mayoría haciendo multi-empleo, saltando de aquí para allá, trabajando más de 18 horas diarias, cuidan a un viejo aquí, limpian un baño allá. Sacando lo mínimo para mal sobrevivir. Igualito que en Cuba, ni más ni menos. Así y todo me hablan de lo bien que se sienten en esta atmósfera de libertad, donde nadie cuestiona si entras o sales de un lugar. La libertad es un gran paso de avance. Pero ese clima de triunfalismo se va diluyendo a medida que se mezcla con otra y otra cerveza. Al final lloran y los más osados dicen claramente: - Si yo hubiera sabido antes no me hubiera embarcado en esta mierda. Y seguirá limpiando baños mientras tenga fuerzas.

¿Se vive tan mal en la isla? Indudablemente que sí. No lo dudo. Lo que no está muy claro para mí es que los cubanos aquí vivan mejor.

Nos hemos acostumbrado a sobre valorarnos. Desde la isla nos meten en la cabeza que somos una superpotencia en deportes, en medicina, en estudios. Llegamos a acá con los humos subidos y no queremos oir más que loas a nuestro ego. Las historias de superéxitos de nuestros compatriotas nos deslumbran, sirven para edulcorar nuestra propia realidad y olvidarnos que estamos con el agua al cuello. Con ellas en la mirilla seguimos adelante.

Para los que salimos de la isla con 30 cumplidos la cosa es aún más complicada. Por primera vez nos dicen en la cara que estamos viejos. ¡¿Cómo viejos con 31 añitos?! Una vez le pregunté a un cubano con 45 años cumplidos (había llegado con 40), cómo imaginaba su vejez. - Cuando se tienen tres empleos no hay tiempo de anticiparse 20 años. Hay que trabajar, trabajar, trabajar para sacar para comer, pagar la parte que le toca de un apartamento compartido... Él no paga seguro de retiro, no había pensado en eso nunca, pero aunque lo hubiera hecho, no le alcanza. Matemáticamente es hombre muerto al llegar a los 60. - ¿Y qué te vas a hacer cuando tengas 60? ¿Coger un avión de vuelta a Cuba?

Un gallego al que aprecio mucho me dijo en Cuba que los cubanos no están preparados para salir adelante en Europa y me ofendí. Hoy si lo veo nuevamente le doy la razón.

A estas alturas, después de varios años metido en el monstruo, ya no creo en fórmulas mágicas, ni en la lotería, ni en los casinos, ni en oportunidades que te hacen millonario. Son muchos los cubanos que andan dando tumbos años sin encontrar trabajo largos meses. Y muchos más que andan doblando turno para sacar exactamente lo que tenían en Cuba. Y aquellos pobres que se quedan ilegales a los que por no tener derecho los timan una y otra vez! Son duros los tiempos de la ilegalidad, donde no hay derecho a nada, ni siquiera a reclamar la paga de este mes.

Confieso que el poco o mucho éxito que he tenido no lo debo a mi inteligencia, o a mi currículo, ni siquiera a mi esfuerzo. Lo debo única y exclusivamente al amor de mi esposa que echó pié a tierra conmigo. A su paciencia infinita, a su comprensión increible. Porque confió en mejor futuro a pesar de que al principio de los números emanaban sólo desaliento. Los que podemos decir que hemos sobrevivido y salido adelante lo debemos en gran medida al infinito amor de nuestras parejas, de un amigo, de alguien que de alguna u otra manera nos tiró tremendo cabo y no a las “oportunidades o la preparación o la inteligencia o habilidad de los cubanos”.

Esa es la verdad, la cruda verdad para los cubanos que venimos a dar con nuestros huesos a Europa desarrollada, de los que estudiamos y formamos en la isla y salimos de ella mayorcitos. Salimos del hambre y la falta de libertad, pero también del amor de nuestras familias y nuestra nacionalidad por el mismo hambre, un poco más de libertad, mucha zozobra y la lejanía de la tierra que nos vió nacer. No estamos preparados para esto, pertenecemos a otro mundo.

¿Oportunidades? ¿Triunfo? Esa es la paja mental que se hace cada noche el cubano emigrado a Europa.

0
0
0
s2sdefault

Escribir un comentario

NOTA IMPORTANTE SOBRE EL USO DE LOS COMENTARIOS:
Por favor, recuerde que los comentarios son comentarios no un consultorio, es decir, si usted tiene algún tipo de consulta que realizar, hágalo en nuestros foros, (http://www.conexioncubana.net/foro) allí siempre hay personas dispuestas a ayudar.
Gracias.


Código de seguridad
Refescar