Jinetero,... ¿y qué?

Un buen final de telenovela

Vamos a ver "Pepes" primero deben entender de qué se habla aquí: ¿De dinero o de sentimientos?

No es que escribamos una telenovela, es que lo que se escribe es un problema tan ajeno al tuyo que no lo puedes entender. Es que la vida de cada uno de ellos da para escribir un telenovelón de los buenos.

Yo sé como se vive en Cuba, como viven los de abajo porque era uno de ellos, no creo que ningún cubano lo pueda olvidar porque lo llevas impreso en la memoria para que jamás se te olvide.

Si hablamos en términos monetarios no hay duda alguna. Muchos cubanos han hecho fortunas grandes, medias o pequeñas, muchos conducen mercedes o visten trajes Boss o Windsor en la oficina. De una manera u otra todos se integran.

¿Entonces de qué se quejan? Dirías tú.

Hoy se pueden dar la vida que ni siquiera soñar en Cuba podían. Técnicamente están más que integrados, hablan fluidamente idioma ajenos, muchos han empezado su propio negocio y crean empleos. Son "hombres de bien".

¿Entonces de qué se quejan? Dirías tú.

Todo eso tiene un precio muy alto, que no se paga con dinero. Nosotros no somos ni canadienses, ni alemanes, ni suecos. Aunque estamos rodeados de gente, llevamos una vida solitaria. Es dificilísimo viajar en un metro donde nadie se habla, vivir en un edificio durante 30 años en el que no conoces a nadie. Es imposible trabajar en un lugar donde los colegas son competidores sin escrúpulos. Donde tus hijos no acumulan más de 2 amigos en la escuela. Es difícil hacerse ver por un médico que te asigna sólo 10 minutos para todas tus dolencias pues no puede parar la máquina de hacer dinero. Es peligroso entrar a una consulta donde la primera pregunta es: ¿Cuál es tu seguro médico, qué cubre? Y ver la sonrisa de satisfacción del hombre de negocio cuando respondes: ¡cubre todo!

En Cuba el calor humano no depende de sistema político o de intereses económicos. Tu vecino es tu familia y tener amigos no es difícil. Amigos de verdad que te presten 20 pesos para terminar el mes o te den una donación de sangre sin preguntarte para qué.

Esas cosas no se conocen en Europa o Norteamérica. Aquí nos aventajan sólo en una cosa: Hay más dinero. Para todos los cubanos del exilio está clarísimo que volver a Cuba no es posible. Todos sabemos lo que significa vivir sin pan y peor aún sin libertad.

Así que como yo ya tengo el dinero, cuando se den las condiciones me voy por donde mismo vine.

Y te regalo la Super-Europa y los Super-Estados Unidos.

Quizás sea un buen final pa´ la telenovela…

0
0
0
s2sdefault

Escribir un comentario

NOTA IMPORTANTE SOBRE EL USO DE LOS COMENTARIOS:
Por favor, recuerde que los comentarios son comentarios no un consultorio, es decir, si usted tiene algún tipo de consulta que realizar, hágalo en nuestros foros, (http://www.conexioncubana.net/foro) allí siempre hay personas dispuestas a ayudar.
Gracias.


Código de seguridad
Refescar