Jinetero,... ¿y qué?

Calentando viejas

… EMPRESA LÍDER NACIONAL DE OCIO Y TELEMARKETING EN PROCESO DE EXPANSIÓN SELECCIONA TELEOPERADORES ENTRE 15 Y 35 AÑOS. ACTIVIDAD COMPATIBLE CON CUALQUIER HORARIO, TRABAJO O ESTUDIOS. FORMACIÓN A CARGO DE LA EMPRESA. INGRESO SEGÚN DEDICACIÓN...

“6 meses coño y no he conseguido pincha. Me he jama´o la mitad de la tierrita que traje y lo peor es que no veo ninguna luz en el camino.”

“. Es una pincha, buscar pincha…” No hago más que saltar de un periódico pa´ otro. De una entrevista a otra, de una promesa a otra. Pero ya son demasiados meses. En el fondo lo que estoy es caga´o.

Esos y otros pensamientos me embargaban aún, mientras aguardaba en aquel vetusto salón de espera de la supuesta “empresa líder nacional”. Junto a mí hay como 60 personas de todas las edades y nacionalidades: Andinos, negros, algún que otro gallego y quien sabe si otro cubano tapiña´o. El calor y el ansia de encontrar un puesto de trabajo hacen sudar a más de uno. Eso hace la espera más irresistible.

“¿!Qué me hago Dios mío si se me acaba la pasta antes de encontrar algo!?”

No me puedo sentar pa´ no cagarle el traje a Jorgito que es “el único que tenemos”. Acaricio en un bolsillo una piedra del “Cobre” que me dio mi vecina “la negra”; con los últimos centavos que me puedo gastar hoy, juega la otra mano. Sobre mi pecho una medalla de la patrona de Cuba, que me ha acompañado desde que salí de la Isla. Esta es una competencia cruel en la que vale todo. Hago esfuerzos para controlar mi corazón y que sus latidos no delaten que estoy contra la espada y la pared.

¡De aquí no me puedo ir sin una plaza aunque sea de portero, cojones!

- Dice aquí que eres ingeniero.

- Si señor. Puede ver aquí mi currículo, aquí lo tengo.

- ¿Idiomas?

- Castellano como idioma materno e inglés fluido. Francés e italiano medio.

- ¿Cuándo puedes empezar?

- ¡Ahora mismo!

El hombre se reclinó en su puesto, me miró de arriba abajo. Quizás no crea que soy ingeniero o piense que mi currículo es falso. Tras un momento se incorporó nuevamente y dijo:

- Mira te soy sincero. Aquí hay mucha gente y yo no le puedo pagar lo que usted merece por su calificación.

“Pero cabrón yo no tengo ni cojones ahora y el título no me lo puedo comer. Y no voy a dejar pasar una oportunidad por pequeña que esta sea”

- Mire señor, como ve en mi currículo yo tengo más experiencia que todos esos que esperan allá afuera. Póngame usted a prueba por un mes. Prepare usted un contrato y ponga por escrito que si al final del mes hay uno sólo de esa gente que haya vendido más que yo, usted me bota pa´l carajo. Le prometo que yo salgo por esa puerta y aquí no ha pasado nada.

“Total, no tengo nada que perder”

- Los cubanos tenéis fama de ser ligones. Así que te quedas aquí y a ver si haces honor a la fama de tus compatriotas. Te tomo la palabra, si no eres bueno vas a la calle. ¿Vale?

- ¡OK!

El “seminario de formación” fue un par de horas pa´ saber como mantener el mayor tiempo posible a alguien pega'o a la línea telefónica. Son unos hijo e´putas esta gente. Nunca pensé que un día estudiaría como calentar viejas por teléfono. Pero estos maestros dejan mucho que desear. Mis verdaderos maestros son mis vecinos del solar, mis asignaturas los cuentos que me hacía “mamita” la jinetera del solar (socia fuerte). Quiera Dios que la vieja no se entere de lo que hago pa´ poder comer.

- Buenas noches mimi, que bueno que me has llamado…

- Estoy sola y sentí curiosidad por saber como es esto del sexo a distancia.

- Deja que te diga unas cuantas cosas y tú verás como vas a sentir que la distancia desaparece. Si me dejas decirte las cosas que se me ocurren de sólo oír tu voz vas a tirar el teléfono y vas a salir corriendo a comerte estos 100 kilos de negro nacido en la Habana Vieja, amamanta´o con salsa. ¿Cuál es tu nombre mami…

Le puse interés a la pincha. Nadie más llevaba un diario para anotaciones. Había dedicado tiempo y neuronas en hacerme un libreto que enriquecía en cada sección de trabajo.

Pasé el primer mes y sigo pa´l segundo. No puede ser de otra manera si conmigo están la nueva y la vieja Trova y lo que más vale y brilla de la salsa cubana. Cada día me acompañan Silvio, Pablo, Noel Incola, Ñico Saquito, Ignacio Piñeiro, Formell, el médico, la charanga, el Tosco y tantos otros. También toda la fauna de jineteros y pingueros de la Habana que le ponen la cabeza mala a cuanta yuma se aventura sola por nuestras calles. Entre todos los logramos. Gracias a todos.

¡Cómo me reí el día que una vieja se cayó de la cama! Así sería el impulso que cogió. Formó tal estrépito que me hizo soltar los audífonos con dolor. Por suerte la llamada no se cortó y gané como 5 minutos más hasta que se repuso. Alguna que otra me llamó por segunda vez y hasta una tercera.

El gallego estaba contento conmigo. Pero yo no tanto. En el fondo aunque por momentos llegué a disfrutar esta suerte de actuación telefónica mi salario no lograba detener el descenso de mis ahorros. Y eso me tenía preocupado.

“Tengo que hacer algo. ¿Pero qué? Si trabajo dos turnos diarios, físicamente no hay más tiempo, además dependo de que los clientes me llamen.” - ¡Oye cubanito Otra vez te llaman! ”

- ¿Dígame, quién me va a poner a soñar hoy?

- Mi nombre es X y quiero un servicio especial hoy. Un tanto diferente.

- Bueno mis servicios son siempre especiales y diferentes. Señora X usted no será la rubia espectacular de los Expedientes X ¿no?

- No. Óyeme bien que te tengo una propuesta.

- Soy todo oídos si es que eso te hace feliz .-Alerta yoyo

- Somos 4 chicas de buen ver, sin drogas ni malos rollos. Sabemos lo que queremos. Queremos algo de nivel, necesitamos mucha fantasía y por eso buscamos un poeta. Queremos hacer una velada especial de fin de año. Una amiga nos ha hablado muy bien de ti. Dice que tienes pico de oro. Nos ha creado de ti una imagen tal, que queremos compartirte con todas a la vez. Nos interesa que vengas a una reunión íntima. ¿Te interesaría ganarte un dinerito extra animando el próximo sábado en mi piso a estas 4 chicas caprichosas… PAPI?”

Silencio. Mucho silencio. Organizo las ideas. Voy a La Habana a hacer una consulta y regreso.

- ¿Hoy es mi día de suerte? ¡4 pa´ mi solo! Bueno, si todas me llaman PAPI de la manera tan dulce que lo has hecho tú no me dejan más opción que comérmelas vivas.

- ¿Y cuanto cobrarías por comerte 4 “chicas”? Es que somos novatas en esto.

- Quedemos antes tú y yo a tomar café y hablamos del tema con más soltura. Además puedes ver si mi imagen concuerda con lo que tienes en mente.

- Vale

“-Que levante la mano el que no haya soñado perderse en una orgía”

“-Esta por ver si no son cuatro cáncamos”

“-Que alguien me diga que si le pagan, no se “baila” cuatro viejas.”

“-Pero eso de ir a un café a que te miren los dientes y evalúen tus músculos como en el mercado de esclavos es indigno”

“-!Cojones yoyo pero si te pagan la mitad de lo que haces en un mes dando muela, déjate de comer mierda!”

“-Coño si fuera de gratis va y pasa”

“-Pero yoyo cuantas veces has soñado con empatar una vieja maceta pa´ ponerle la cabeza mala en el teléfono y que se case contigo. ¿A qué viene este drama ahora?”

“!-Imagínate hacer un Striptease pa´ cuatro viejas cagalitrosas!”

“-Coño pero que no se entere mi vieja”

Algo en mi no me dejaba tranquilo. Eso de venderse “por libras” no me cuadraba. Yo no soy un santo pero bailar encuero pa´ calentar a cuatro viejas era demasiado. Los preparativos fueron intensos. Jorgito me prestaría de nuevo el saco. La cosa no estaba como pa´ comprarse un traje de látex, pero al menos una tanga sexy encontraría en la Sex-shop. En las tiendas erótica se ven cada cosas del carajo, pero no tienen lo que yo necesito... algo así como una serpiente de 4 cabezas o una ametralladora…

“-Coño esto es indigno”

“-Pero yoyo ¿y si no fueran viejas?”

“-¿Con qué se sienta la cucaracha pa´ darle a cuatro titis”.

“-Tienes que inventar algo y pronto, yoyo”

El sábado, casi saliendo para mi cita mi vista tropezó con un CD y se me encendió el bombillo. Otra vez la música cubana me iba a tirar un cabo.

Las cuatro gallegas estaban en esa indescriptible edad en que la mujer ha perdido el miedo a lo desconocido y acumula la suficiente experiencia como pa' saber pa´ donde coger en el momento exacto. Cuatro tembas, que no sé en España, pero en Cuba volverían loco a más de uno. Cuatro tembonas todavía en talla, que pararían el tránsito de Prado y Neptuno como la engañadora de Jarrín: …muy bien formadita y en resumen colosal…

- Buenas noches niñas. Es una pena que hasta el momento no haya tenido oportunidad de conocer a alguna de ustedes. Hubiera tenido oportunidad de, al menos, entregarles esta flor…

La noche empezó sin mayores contratiempos. En un piso normalito de Madrid intercambiamos chistes. Las miradas hacían todo: Desnudaban a uno y a otras. Tomamos un poco pa´ calentar motores y enseguida eché mano de mis CD´s. Bailamos un poco de salsa. Bueno realmente bailé yo, las gallegas que me perdonen pero eso no es bailar. Ellas sabrán hacer otra cosa, porque lo que es bailar, no tienen ni puta idea. Pero como yo conozco el mal que aqueja este país, las agarraba fuerte de la cintura y las movía de aquí pa´ llá y de allá pa´cá… y de alante pa´ atrás y de atrás pa´lante y de arriba pa´bajo y de abajo pa´rriba. Y les convertía el mareito en una sonrisa maliciosa

- ¿Pero como os movéis en Cuba con esa sabrosura?

- No preguntes, eso es de fábrica “gallega”. A ver ponte delante de mí. Muévete así suave, ahí, ahí. ¡No, no! No corras si tenemos toda la noche por delante. La salsa es en el corazón. A ver, no muevas los pies. Ven acá, permíteme ser por un momento ese hombre con el que siempre soñaste. Cierra los ojos y déjame hacer para ti un movimiento especial. No. (¡que bruta es esta vieja coño!) ! Pégate a mí sin pena que los morenos no nos sonrojamos! Ahí. ¿Ves? Ahora sí. Ese es el secreto, siente el latir de mi corazón. Ahora. Eso es, así suave. ¡Uy! que rico. ¿Todo lo haces así?

Las horas pasaron. Y las gallegas estaban encantadas. No sé si ellas se calentaban con ese aprieta aquí y allá. Pero la pasaron bien. Se reían, disfrutaban sinceramente. Y yo me sentí bien siendo el gallo de aquel gallinero. Nunca pasé de quitarme la chaqueta de Jorgito (pa´ no cagársela, pues es la única que tenemos) y de que me agarraran del hombro al bailar.

Terminamos como a las 6 de la mañana, cuando los cuerpos no aguantan más, pero las mentes siguen disparadas. Me prepararon un desayuno pa´ levantar un muerto y me invitaron a pasar allí también el domingo. Lo que era pa´ una noche, terminó en uno de los Sepetecientos cafés de Madrid, donde se nos unieron otras tembas, solitarias. A todas comentaban que yo les había fabricado una noche especial.

Así convertí un Striptease en una estupenda clase de salsa. ¡Ah! y encontré la idea para un nuevo negocio del que ellas habían sido las primeras clientes. Aun caliento viejas por teléfono de lunes a viernes. Pero el fin de semana me busco unos pesos poniendo música y animando fiestas particulares. Y aquí entre nosotros y sin que se entere la vieja: Va y le pongo la cabeza mala a una temba madrileña y...

“¡Cubanito, te llaman de nuevo!”

- Hola ¿Dígame, quién me va a poner a soñar hoy...

0
0
0
s2sdefault

Escribir un comentario

NOTA IMPORTANTE SOBRE EL USO DE LOS COMENTARIOS:
Por favor, recuerde que los comentarios son comentarios no un consultorio, es decir, si usted tiene algún tipo de consulta que realizar, hágalo en nuestros foros, (http://www.conexioncubana.net/foro) allí siempre hay personas dispuestas a ayudar.
Gracias.


Código de seguridad
Refescar