Jinetero,... ¿y qué?

Mi vecino se casa

Estoy en medio de números, cuentas pagadas, impuestos, el carajo y la vela. Nunca he sido muy organizado que digamos. Así que todos mis meses de mayo son igual encerrado sacando cuentas, encontrando comprobantes hasta en el refrigerador. Por supuesto me pongo cómodo, short, chancletas, medias hasta los tobillos, camiseta, las gafas de leer y... nada toda una belleza.

Hablando de bellezas, alguien me tocó a la puerta. Debe ser el cartero, me dije y abrí la puerta automáticamente. !!COÑÑÑO!! Estaba allí rubia que tú conoces, ¡el carro de la carne! Tronco de rubia de las que se fabrican por acá, con un vestido vaporoso a lo Marylin Monroe, perfumada con algo que olía a gloria, y con la cara de la rubia de ABBA (en sus buenos tiempos, no ahora). ¿Y yo?, yo en este talaje.

- ¿En qué puedo ayudarla?

- Queríamos pedirle permiso para celebrar una boda.

- Eh… ¿Aquí en mi casa? (Preguntas bastante comemierda del yoyo, ¿no?)

- No allí - dijo señalando la puerta de enfrente.

- ¿? (otra cara comemierda del yoyo)

- Es que a lo mejor oye risas y conversaciones... !Pero despreocúpese que música no vamos a poner!

- ¿Una boda sin música? ¿Sin risas? ¿Sin gente gritando y felicitando desbordante de alegría?

- Hmmm. (Rubia con cara de súplica. ¿Qué tal si digo que no? ¿Suspenden la fiesta?)

- Bueno mimi, por mí no lo hagan. Tienen mi autorización pa´ llamar a la charanga Habanera y los muñequitos de Matanzas si quieren, tirar fuegos artificiales y lo que deseen, no faltara más. Si necesitan hielo no duden en tocarme la puerta.

(¡¡Hielo!!, pero Yoyo, donde cojones tú te piensas que estás, en la habana vieja haciendo hielo con una tártara desde tres días antes? Vaya otra pregunta comemierda, es que yo quería ayudar en lo posible, caballero. Mejor me muerdo la lengua).

- Es sólo un par de horas y le prometemos que no se va a enterar.

- Disfruten ustedes y déle mis sinceras felicitaciones a sus amigos y que sean muy felices.

Ella dio la espalda y yo me quedé mirando esa espalda pensativo… ¡Quién pudiera! Y con un suspiro cerré la puerta.

Mi vecino se casa pared con pared y yo vuelvo a mi declaración de rentas. ¿Dónde me quedé. Ah mes de diciembre casi termino…

La curiosidad me mata, no puede ser que a menos de 4 metros de mí alguien celebra el día más importante de su vida y yo no oiga nada. Salté de la silla y pegué la oreja a la pared que nos separa. Quizás el sonido de una botella que se descorcha, o el suegro borracho de contento por la boda de su hija me demuestre que hay vida más allá de los 30 cms que me separan de la sala del vecino.

Pero nada…

0
0
0
s2sdefault

Escribir un comentario

NOTA IMPORTANTE SOBRE EL USO DE LOS COMENTARIOS:
Por favor, recuerde que los comentarios son comentarios no un consultorio, es decir, si usted tiene algún tipo de consulta que realizar, hágalo en nuestros foros, (http://www.conexioncubana.net/foro) allí siempre hay personas dispuestas a ayudar.
Gracias.


Código de seguridad
Refescar