Historia (no autorizada) de Cuba

Brindis 1983

Escrito por Jorge Carrigan.Publicado en Historia (no autorizada) de Cuba Imprimir

0
0
0
s2smodern
powered by social2s

PREFACIO
La siguiente podría ser la historia de un pueblo, de un evento artístico o de un funcionario de la Dirección de Cultura del Poder Popular de una de las provincias de Cuba. Sin embargo, no será lo uno, lo otro o lo de más allá, sino que deberá ser, simple y llanamente, la historia de un obstáculo. Sabido es que, para que el arte y la cultura lleguen a los puntos más intrincados de la geografía de un país, deben salvar numerosos escollos, infinidad de fenómenos naturales, atravesar agobiantes llanuras y salvar escabrosas montañas. Pero no sólo de piedra y sol se hacen las dificultades. Hay obstáculos que rebasan la altura del pico más alto y la fuerza de la corriente del más caudaloso río. Barreras que se nos oponen y que van más allá de la naturaleza. Si nuestra formación marxista lo permitiera cabría decir que hay asuntos en los que Dios, o el diablo, son los que deciden y que nosotros, pobres mortales, no tendremos otra alternativa que sufrirlos.

ADVERTENCIA
Antes de comenzar debemos advertir a los lectores que el que presentamos a continuación es un cuento totalmente cubano, históricamente situado en la segunda mitad del siglo XX, por lo cual habrá que ser un cubano de estos tiempos para comprenderlo a cabalidad. Pero si alguna vez la siguiente historia trascendiera las fronteras de Cuba; si llegara más allá de los límites del pequeño pueblo de provincias en el que se produjo, y los lectores extranjeros fueran capaces de comprenderla, se tratará de un milagro o significará que el arte y la cultura de todos los países del mundo están siendo gobernados por las mismas leyes, o por los mismos legisladores, que han regido durante todos estos años la cultura cubana. O sea, que a nivel global estaremos mucho más jodidos de lo que pensamos.

ALGUNOS ELEMENTOS DE INTERÉS PARA COMPRENDER LA SIGUIENTE HISTORIA

Claudio José Domingo Brindis de Sala (1852-1911): Violinista cubano de gran talento, hijo del destacado músico Claudio Brindis de Sala (1800-1872)

Camerata: Denominación italiana para nombrar las orquestas de cámara.

Orquesta de Cámara: Formación musical reducida, destinada a tocar en salas pequeñas.

Caminata: (del italiano camminata) Recorrido largo, que puede ser recreativo, realizado a pie.

Brindis: Acción de beber a la salud de una persona.

Sala: Pieza principal de la casa, también llamada “de estar”, basándose en el anglicismo “living room”.

Gabriel Ucha: Boxeador de gran talento, que representó a Cuba en numerosos eventos internacionales. Fue ganador de medallas en torneos de categoría peleando en tres divisiones diferentes. Luego de su retiro pasó a trabajar en la dirección municipal de deportes de su localidad donde se desempeñó en varios cargos hasta llegar a subdirector de recreación.

ACLARACIÓN NECESARIA
Existe en Cuba una prestigiosa orquesta de cámara que lleva por nombre “Brindis de Salas” en homenaje a los eminentes músicos que llevaron ese nombre (padre e hijo).

La Camerata Brindis de Salas había sido programada para presentarse en un intrincado pueblito, muy lejos de la capital, como parte de una gira nacional que recién iniciaba la orquesta para cumplir su misión cultural salvando, lógicamente, los obstáculos que la geografía impone. Pero todo habría sido muy sencillo si el alejado pueblo en el que deberían presentar su música no hubiera sido el mismo en el que había nacido el estelar boxeador Gabriel Ucha. No es sencillo, además, porque apenas unos días antes de la llegada de la orquesta de cámara, el boxeador retirado había sido trasladado del puesto de subdirector de recreación de la dirección municipal de deportes y nombrado director municipal de cultura.

Cuando el nuevo director llegó a su oficina la primera noticia que recibió fue mala. El presupuesto del año empezaba a quedar corto; por lo que el recién estrenado funcionario debería enfrentar inmediatamente la primera complicación de su cargo. Era uno de esos momentos, en los cuales se ve cualquier funcionario, cuando los fondos empiezan a escasear y hay que reducir los gastos eliminando actividades que pudieran resultar superfluas. Fue entonces que el múltiple campeón de boxeo pronunció la frase que lo haría tristemente célebre, inmortal. Buscó entre sus papeles y dijo: “Vamos a eliminar estas dos; la caminata y el brindis de salas que esto no es la dirección de deportes ni un establecimiento de bebidas alcohólicas”.

Fue así que la música de cámara encontró el obstáculo que hizo que siguiera siendo desconocida, al menos en ese municipio.

0
0
0
s2smodern
powered by social2s