Un guajiro en Buenos Aires

Ser marino cubano: Algo muy especial

Cuando empecé a navegar me convertí en un personaje. En otro lugar seria diferente. En Cuba, "salir al extranjero", "visitar esos mundos" era algo más allá de los horizontes de una familia humilde del centro de Las Villas.

Pensaban que un sin fin de placeres esperaban allende la mar. Cuánta película idealizando esa vida, había visto en los cines del pueblo y en la televisión. Alimentando una fantasía completamente divorciada de la realidad. Esa imagen del marino rodeado de mujeres, bebiendo como un cosaco, enfrentando la furia del mar y conociendo lugares que ninguno de los parientes había visto y posiblemente jamás lo harían, daban un toque muy especial a la figura del primo que muy lejos de casa disfrutaba de una vida desconocida y misteriosa.

Muchas veces al encontrarme con amigos y familiares, esperaban escuchar historias extraodinarias que ellos luego repetirían poniendo algo de su cosecha personal y con picardía cómplice iluminarían las tertulias con amigos y parientes, consumidos por la monotonía, a oscuras por la política de ahorro de energía y sin el movimiento y la vida que años atrás tenía su pueblo.

En otras marinas el salario permitía una situación personal holgada y además dársela de turista en los puertos que su buque visitara. En la marina mercante cubana, la guitarreada era muy diferente. Épocas de recibir un estipendio de 0.75 centavos dólar diario, un dólar o un poco mas, pero nunca lo suficiente para que "los apetitos burgueses" no destruyeran la obra del "hombre nuevo" o "del nuevo trabajador estupidizado" en que desearon convertirnos.

Supongamos un viaje de tres meses, al llegar al primer puerto recibías unos ochenta o noventa dólares en la moneda nacional del lugar. Poco podías hacer si pensabas comprar algún regalo o algo indispensable que tu familia necesitaba y además, dar una vueltecita por tierra después de semanas o meses en condiciones de vida sumamente difíciles.

La vida no es solo mar, trabajo y las tres comidas garantizadas que la magnimidad de la Empresa Cubana-Navegación Mambisa ofrecía a sus tripulantes. Además, daban por sentado y así nos lo restregaban en el rostro que éramos "trabajadores privilegiados y por lo tanto cualquier penuria tenia que ser soportada". A protestar o pedir algo más allá de lo que nuestros jefes consideraban como suficiente, era un pecado imperdonable con el resto del pueblo que se encontraba bloqueado.

Recuerdo los viajes que dimos en condiciones precarias de navegación porque en los puertos cubanos no tenían las piezas necesarias, o no había presupuesto para reparar el equipo o no se había planificado correctamente lo que se necesitaba para mantener un estado técnico de acuerdo a los certificados internacionales y por lo tanto, no había dinero para adquirir lo mínimo necesario, o al jefe supremo se le metía en los tarros que el buque saliera a navegar tal cual estaba y así un problema menos preocuparía a sus atribuladas mentes.

Era una tragedia a la hora de comprar víveres y los materiales para mantener la navegabilidad. Es sorprendente que un accidente como el de la motonave Guantánamo (Ver Blog Faro de Recalada de Esteban Casañas Lostal) no se multiplicara por más unidades de la extinta flota mercante cubana.

Viajes a Montreal con temperaturas de 20 grados bajos cero y luego de finalizada la descarga, la tripulación "tenia" que limpiar las bodegas para el embarque de granos. Hay que hacerlo, el azúcar por las bajas temperaturas se compacta hasta formar una roca, las bodegas de los buques tienen lugares que por su altura se hacen extremadamente difíciles de limpiar. Los marinos, con ropa deficiente y con una alimentación que no garantizaba las calorías necesarias para temperaturas tan bajas eran obligados a preparar los espacios de carga mal vestidos, mal alimentados y con herramientas insuficientes. De mas esta decir que estas faenas no se pagaban, eran incluidas en su salario y ya esta.

Di un viaje en el buque Alamino con el Capitán Vivanco que lo único que faltaba era que nos dieran el beso de despedida y colocar una bomba en la sentina del buque. Dos radares deficientes, la maquina principal en estado precario, ninguno de los motogeneradores funcionaba lo mínimo para garantizar el viaje, no teníamos equipos modernos que garantizaran la posición así que todo era a golpe de sextante y olé, tramos de la línea contra incendio que filtraban en la bodega cinco. Si tuviera el plan de reparación que confeccionamos lo daría a conocer y le haríamos un juicio sumarisimo al Capitán Calero-ex director de la Empresa-, al culon de Romay que era el Jefe técnico y al hijo de puta del Capitán Laguna por haber mandado a ese buque (como a tantos otros) a realizar su reparación en Shangai.

Todos eran técnicos con experiencia y sabían muy bien el peligro que corría la tripulación ¿Podremos pedir y hacer justicia? O tendremos que alimentar la memoria y un día ¿Quien sabe cuando? hacerla por mano propia y que el perfume de la pólvora inunde nuevamente las ciudades y campos de Cuba.

En la reunión de salida nos dieron una arenga como si fuéramos a combatir a los persas en las Termopilas, además se agrego el incentivo de: "el que no este de acuerdo puede quedarse", lindo chiste. Un país en que el Sindicato y los Gremios lo único que hacen es obedecer lo ordenado por las Administraciones en detrimento de los derechos mas elementales de cualquier trabajador, que es poner su vida en peligro por la decisión irrebatible de unos perfectos hijos de puta.

Salimos de la Habana, en el canal de salida el Jefe de Maquina subió al puente con los pelos de punta porque la máquina explotaba. El Capitán lo tranquilizó, todos nos miramos y fondeamos a la salida del puerto para una reparación de emergencia. Esa es otra, cuidado, que averías repetidas pueden ser consideradas sabotaje y eso seria harina de otro costal.

No arrastramos más que navegamos al Puerto de Cienfuegos, cargamos y luego de encomendarnos a Neptuno, salimos en demanda del Canal de Panamá, pidiendo que pudiéramos observar los astros para que las posiciones astronómicas permitieran una arribada feliz a puerto.

Luego de pasado el Canal y a unas 500 millas de la costa los motogeneradores reventaron y la mas completa oscuridad envolvió al buque. El pobre maquinista a cargo por suerte era mas negro que la noche y el aceite no se veía en su piel, el hombre vivía prácticamente en el cuarto de Maquinas. La cosa fue, que luego del susto y varios días al pairo, se tomo la decisión de eliminar todo consumo de energía del que pudiéramos prescindir, no al aire acondicionado, no a las luces de los camarotes… ni Colon en su peor momento tuvo tanta penuria.

Se raciono el agua, se colocaron tanques en la popa y una exigua ración seria suministrada en las semanas que nos separaban del puerto de descarga. Se elimino la energía a la cocina y de ahí hasta la llegada a Japón, los cocineros tuvieron que hacer su trabajo con la madera que por suerte había quedado del viaje anterior

Una alegre nubecilla de humo indicaba el rumbo del buque y cuando el viento venia por la popa, el subproducto de la incineración de la madera encontraba refugio en los locales donde dormían o trabajaban los tripulantes. El cocinero llego con los ojos hechos tierra al puerto y todos con una peste a humo que metía miedo.

Como tampoco se realizó la fumigación en Cuba, los camarotes tenían unas trampas especiales aderezadas con mantequilla, las cucarachas eran atraídas por el mensaje de la golosina grasosa y atrapadas para salvar nuestros oídos de una agresión segura.

No voy a contar todas las vicisitudes, seria para llenar un libro de "quejas y puteadas", lo cierto es que llegamos al astillero y se reparó el buque durante un mes. Si tengo que aclarar, que muchos trabajos de reparación fueron parciales y otros anulados, había que ahorrar plata, el país bloqueado por el enemigo así lo requería (¿?) con este versito cagaban cualquier pedido que hicieras.

Al llegar a Cuba, luego de un viaje infernal, el jefe de grupo nos recibió con toda la comparsa que aguardaba a los buques, esperando ver que podían arañar de lo que la tripulación traía para sus familias o del abastecimiento del buque. La rapiña era infernal y se hacia feroz cuando los inspectores de Aduana embarcaban a inspeccionar y autorizar la "pacotilla".

Tenían un apetito insaciable y guarda con enojarlos. El abuso de autoridad en estos sistemas es algo completamente normal y amariconadamente aceptado por todos. Al final, la tripulación que jugo su vida por nada, no recibió su salario completo por haber incumplido los parámetros de "La Emulación Socialista" y eso era algo que no podía pasarse por alto. En fin, había que vivir y dejar vivir, ¡Qué viva la corrupción!

¿Queríamos igualdad? Ya la tenemos. ¿Queríamos Comunismo? Ya lo tenemos ¿Queríamos que el pueblo fuera dueño de todo? Ya lo tenemos, Repitamos como nuestros hijos en las escuelas: "¡Entúpidos por el comunismo, seamos como el che!"¡¡¡¡¡¡¡ÑÑÑOOOOOOOOOO!!!!!!!

0
0
0
s2sdefault

Escribir un comentario

NOTA IMPORTANTE SOBRE EL USO DE LOS COMENTARIOS:
Por favor, recuerde que los comentarios son comentarios no un consultorio, es decir, si usted tiene algún tipo de consulta que realizar, hágalo en nuestros foros, (http://www.conexioncubana.net/foro) allí siempre hay personas dispuestas a ayudar.
Gracias.


Código de seguridad
Refescar