Cuentos de error y mis tedios

Roberto Wong

Me considero artista visual pero el escribir tiene un sentido especial para mi… es esas ganas de decir más concretamente, de reciclar vivencias quizás no inmediatamente traducibles al papel o la arcilla- para eso necesito cierto "asiento" de las ideas-; cada género tiene su lenguaje, no pudiera ilustrar mis propios cuentos porque en palabras están dichos como tampoco podria "explicar" una obra visual siendo el color y las formas quienes lo están expresando todo.

Roberto Wong Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 


Fábula

0
0
0
s2smodern

Un arcoiris quiso venir a la tierra, sólo existía después de la lluvia y aunque admirado por todos necesitó saber que tal eran las cosas por acá. Escogió la forma de una flor colorida para hacerse tangible, mas el estar en ese estado le ataba al suelo y era suceptible a los vaivenes del viento sin ni siquiera poder volar con él; también descubrió el sacrificio de la flor para ser admirada, pues si alguien la desea la desarraiga sin importarle verla morir en sus manos.

Continuar leyendo

0
0
0
s2smodern

El Flaco

0
0
0
s2smodern

Su única responsabilidad, al final no asumida, era su vida; su, para muchos, equivocada existencia. En el fondo se sintió una especie de alivio o respiro: aquél impuntual sin remedio, fumador de cigarro ajeno de precaria o nula economía había, alguna bendita vez, decidido algo y era definitivo...

A muchos su presencia les proporcinaba tranquilidad, no porque transpirara paz sino al menos por tenerlo a la vista y saber lo que estaba haciendo -lo que planeaba, suponiendo que alguna vez tuviera planes, era impredecible-, no como en aquella ocasión cuando se pudrió en el cuarto recién alquilado “te lo dije Miguel, ese cuarto que alquiló el flaco sin tener dinero para pagar al otro mes me da mala espina...”

Continuar leyendo

0
0
0
s2smodern

Jardinero de estrellas

0
0
0
s2smodern

Hace millones de años, en esa inenarrable era de la nada, un niño cultivaba estrellas en el infinito circundante, jardinero de luces las colocaba a capricho en anárquicos diseños sugerentes para futuros adivinos del por venir.

Entre las tantas gaseosas formaciones existia una cuyos nueve pétalos esferoides giraban a destiempo en torno al vivificante calor del centro. Una como tantas en el inmenso jardin fue fortuitamente escogida para ser observada detenidamente en uno de esos imaginativos juegos de su cultivador; se fijó especialmente en el tercer pétalo. Aguzó su poderoso sentido de concentración y palpando la superficie de esta especie de piedrecilla imaginó su textura como montañas y valles y hasta puso un poco de agua en el medio de ellas; aun más concentrado pudo ver colores verdes que nacian en la superficie y la hacia mas suave y viva.

Continuar leyendo

0
0
0
s2smodern

Caso

0
0
0
s2smodern

Un pedazo de cielo cayó, bloque perfecto azul cielo matizado de blancos dejando una estela de arcoiris en su vertical descenso; pese al estruendoso impacto con la superficie de la acera no dejó huella alguna; parecía depositado allí para demostrar la existencia de los milagros.

Todos miraron inmediatamente hacia arriba por aquella costumbre de tratar de ver de donde vienen las cosas antes de prestarle, mucho menos regalarle, atención. Una vez procesada la noticia por las agencias de prensa y las publicaciones para ser servida a los millones de dependientes usuarios, consumidores de hechos de segunda mano, se le dieron diferentes interpretaciones al original y hasta gracioso "fenómeno" -esta último denominación circuló, por supuesto, en las publicaciones científicas-: En la India se afirmó que era un dado de Brahma para decidir la suerte del caótico mundo y había que esperar la caída del segundo pues los dados suelen venir en pares... en China se le bautizó como "la silla celestial"

Continuar leyendo

0
0
0
s2smodern

Campanario 108

0
0
0
s2smodern

Campanario 108 fue donde vivi mis primeros años de vida cuando aún no iba a la escuela. Con toda probabilidad a principios de siglo lo más importante de esa calle había sido algún campanario de alguna iglesia ya inexistente; lo mas importante para mi era “el Jardin Cuca” en los bajos el edificio, donde un reloj de utilería abandonaba sus agujas a la gravedad; los muñecos de trapo hechos por mi mamá y los cuentos de Tia Tata por la radio.

Más de treinta años después la imagen de aquel pequeño apartamento llega algo velada por toda una vida en el otro barrio pero no puedo olvidar ese cascarón de huevo de La Habana donde quedara viviendo abuelo con innumerables cucarachas.

Recuerdo haber sido torpe para aprender el reloj y según dicen también caminé algo tarde, como si no quisiera entrar en el juego del tiempo el cual más adelante lo envolveria todo menos a esas cosas que se detienen en la memoria y salen alguna vez.

0
0
0
s2smodern

Accidente

0
0
0
s2smodern

Por estos dias con la llegada de Reynaldo que dice ver espiritus y algunos programas de TV donde se presentan testigos y creyentes en esta hipersensibilidad, facultad o atributo pude evocar una historia olvidada de cuando, como Reynaldo, estaba yo acabado de llegar a este país.

Aún me preocupaba por aquella fecha de leer de vez en cuando las noticias en el diario local y generalmente aprovechada el regreso del trabajo en mi “cacharro” para comprarlo; siempre me tropezaba con algun vendedor callejero, esos que se atraviesan en los cruces de via arriesgando la vida por unos centavos o por un dólar los domingos compitiendo con los vendedores de naranjas y rosas; de manera que puedes, en cualquier esquina, adquirir alimento para el intelecto, el cuerpo y el espiritu.

Continuar leyendo

0
0
0
s2smodern

Un cafecito

0
0
0
s2smodern

¿Se han fijado en la semejanza entre una cafetera y un reloj de arena?; me refiero a la cafetera de hacer café no a la de servirlo… … pues esta semejanza no es casual…;

Aún cuando era un endeble cono de tela sostenido heroicamente en flejes de lata el colador de café, antecesor de la cafetera y la máquina de expresso era una máquina de procesar tiempo a lo cubano;

Dígase la palabra mágica “café” y no importa cuantos minutos queden para su posterior cita o gestión ni la distancia ni el tiempo que se tomará en llegar; se detiene todo y se espera la coladita.

Continuar leyendo

0
0
0
s2smodern

Make a wish

0
0
0
s2smodern

“Cuando me muera pónganme orquideas; son misteriosas”

Cerró los ojos y ¡se sintió tan poderoso! Olvidó su enquistamiento, su inautoridad, su inanición encerrada entre dos ruedas como paréntesis que aclaraba su inutilidad al ser mencionado por familiares y amigos… amigos… ya no quedaban amigos… quienes a su alrededor hoy lo conminaban a pedir un deseo lo habían conocido ya en este estado paupérimo… cuantas veces habría acudido a este rito: frente a un cake prohibido por su diabetes, ostentando entre merengues de tardio rococó un mástil de cera coronado por la llama concesora del deseo… en muchas ocaciones otros lo habían ayudado en esto de apagar la simbólica velita, jalón de su existencia, una vuelta más al sol… Hoy sería diferente… se sentía fuerte, esta vez sería él y por ello sí se le concedería el deseo… era cuestión de producir un poco de viento… ¿no había sido el viento amigo en alguna ocación?… El viento le proporcionó su primera colección y con ella su primer amor…

Continuar leyendo

0
0
0
s2smodern

Les cuento

0
0
0
s2smodern

Nací y crecí bajo las rojizas barbas de un gigante al que siempre vi vestido de verde, según él para confundirse con los árboles; me alimentó y cuidó sólo exigiéndome lealtad, compromiso válido cuando es sincero y así lo defendí bajo cualquier circunstancia y lo hice con alegría hasta conocer que tan grande era su talla como sus contradicciones y lo mismo defendía a pajarillos de más allá del monte de una legendaria águila como aplastaba a los animales de su propio bosque. No había perdido la mítica costumbre de luchar contra los dioses, ciego a la realidad de la milenaria victoria de estos; además de padecer de una incontenible gigantofagia complicada con impiedad, de manera que devoraba a todo quien amenazaba alcanzar su estatura. En mi condición de gnomo transparente este no era mi caso mas decidí esconderme por un tiempo en las montañas. Ciertamente "esconderse" es un término pretensioso cuando se trata de hacerlo con respecto a este gigante cuya sombra aun hoy me alcanza cada vez que evoco aquellos dias, sobretodo en los atardeceres cuando las sombras se alargan y vienen del oeste enredadas en semirojizos tonos antes de despedir al sol; la realidad es que alcancé las montañas aduciendo que iba a llevar conmigo cantos de mi región, cosa que agradaba al tal personaje pues daba muestra de lo bien educados que estábamos sus súbditos.

Continuar leyendo

0
0
0
s2smodern

Leyenda

0
0
0
s2smodern

Un dragón y un búfalo se encontraron en un comedero donde se iba ha ofrecer un espectáculo de otra bestia recienllegada a la villa, el búfalo trabajaba para la tal acarreando los folklóricos instrumentos de la región de donde provenian y de donde, casualmente, también habia nacido aquel dragón hembra de magnificas cabezas y por lo cual ambos establecieron muy pronto especial comunicación; el búfalo no sabia con quien conversaba más a gusto si con la cabeza poetisa o con la marcadamente más sensual o con otra al parecer más familiar que ostentaba el símbolo de casada entre sus ojos; en un final todas coincidian en un cuerpo de deseables escamas que desa-pareció entre estalactitas y estalagmitas una vez comenzado el espectáculo en la cueva designada para esto.

Continuar leyendo

0
0
0
s2smodern
  • 1
  • 2
  • 3