Cuentos de error y mis tedios

Amor de bolsillo

…y cayó en el fondo del bolsillo el flamante llavero, cada roce con su limpida superficie metálica hacia erizar sus cuatro puntas de cuero; un encuentro casual, pues solia estar en el bolsillo trasero habia provocado que su existencia cobrara otro sentido y decidió atreverse… ¿quien iba a ser testigo de su pueril osadía en la oscuridad del bolsillo sino unas cuantas monedas de paso con sus caritas presidenciales todas iguales?

A pesar de estar acompañado de su harén de llaves y de ser él mucho más joven -la billetera en sus dos años de uso y él reciencomprado- la atracción fue irresistible y afortunadamente correspondida.

Pasaron dias de felicidad con sufridos períodos de separación cuando eran colocados en bolsillos diferentes pero en la noche disfrutaba cada uno de la inanimada compañia del otro; ella fue conociendo por las llaves en su ininterrupido tintiparloteo de los accesos a un auto, a un buzón privado, a la gaveta de algun escritorio, recintos que permitian abrir mientras quedaban fuera en un mecánico coito donde contradictoriamente eras ellas las que penetraban; contaban libidinosamente cada ceder del cerrojo ante sus dientecillos torcidos; ninguna de estas historias distrajeron a los recienenamorados ni hicieron notar las diferencias entre llavero y billetera, aunque esta última hiciera mimosos reproches al galán acerca de sus rivales atadas a él por irrompible aro.

El roce, hace crecer el cariño -y otras cuantas cosas-, y decidieron casarse a pesar de los comentarios de que el joven se aprovechaba de la "billetuda"; aprovecharon la presencia de los espejuelos sobre la mesa de noche para hacerlo testigo de su unión.

Una tarde fueron llevados a un paseo que ensombreció la relación; esto fue corroborado por los mismos espejuelos quien comentó a la pareja que el dueño andaba viendo otras billeteras…

No se podia esperar más, planearon todo para la siguiente noche y con toda una red de cómplices concretaron un minucioso plan..

Todavia Roberto no se explica como es que se le perdió la billetera y el llavero si arriba de la mesita de noche estaban todas las llaves, las tarjetas y el dinero… no sabia que esto era, nada menos y nada más que la prueba de amor de estos dos perdidos que vivieron en cualquier rincón de la ciudad por los dias de los dias, amén.

Publicado originalmente en Conexión Cubana el Sábado, 08 de Enero del 2000

0
0
0
s2sdefault

Escribir un comentario

NOTA IMPORTANTE SOBRE EL USO DE LOS COMENTARIOS:
Por favor, recuerde que los comentarios son comentarios no un consultorio, es decir, si usted tiene algún tipo de consulta que realizar, hágalo en nuestros foros, (http://www.conexioncubana.net/foro) allí siempre hay personas dispuestas a ayudar.
Gracias.


Código de seguridad
Refescar