Cuentos de error y mis tedios

Ciudad de Los Angeles

Lo que podemos ver de la ciudad de Los Angeles es su envoltura azul e infinita, mas esta es inimaginablemente diferente. Cuando dije ciudad es, por supuesto, para tratar de hacer comprensible el concepto a la criatura primitiva pero este “lugar” -otra denominación para el acercamiento conceptual- no es precisamente una ciudad; diferencia esencial es la inexistencia de espacios limitados como en aquellas urbes en donde vivimos en nuestro estado biogenético; no hacen falta las paredes porque los ángeles no tiene nada que esconder ni de qué avergonzarse; también, como cosa elemental, algun cartel, lumínico o no, tuviera que haber tratándose de una ciudad; pero los ángeles no necesitan carteles que le indiquen o les prohiban; de hecho nada está prohibido allí; los ángeles en su estado de feliz conformidad, no piensan en cosas indebidas, ni siquiera piensan y quizás por ello no hay cosas indebidas alli.

Quiero aclarar que los ángeles no son ni siquiera parecidos a esas representaciones en sustancias generalmente grasosas que se hacen sobre superficies de fibra vegetal procesada o, con mas suerte, llevados a tres dimensiones en minerales naturales o artificiales como fósiles de la limitada concepción humana; no tienen nalguitas rosadas ni alas de plumaje impoluto, mucho menos pelo ensortijado como parentesis de una sonrisa femenina; ellos están manifestados en una dimensión donde sólo las nubes hacen diferencia del resto pues son estas las cápsulas de paso a ese mundo… alrededor de ellas se concentran pues, la unica tarea de los angeles, acometida por todos en su conjunto: iniciar y recibir a los nuevos habitantes de su “ciudad”.

Una vez escogido el ente este pasa a la cápsula procesadora, alli van esterilizándose de sufrimiento, azoro, deseperación, duda y otros lastres que deja el paso a la muerte, me refiero a quienes no van directamente a diluirse con el universo porque en vida encontraron la paz. Cuando las cápsulas estan saturadas -y esto puede ser observado desde nuestro mundo aunque le atribuyamos una razón metereológica-; comienza el procesos de desmemorización… Los futuros ángeles van vaciando su memoria palabra tras palabra, de esas millones de palabras escuchadas desde aun no saber su sentido hasta las generalmente escuchadas a medias de quien nos despide de este mundo y asi saliendo todas estas a la vez y de cada uno de los iniciados, se atropellan desordenadamente o aún en frases, interjeciones, regaños, lecturas inolvidadas, risas de amigos… esto se hace dejando oir sólo unos graves sonidos o ronquidos… es ahi cuando desde la tierra sentimos esos ruidos parecido al correr de muebles del vecino de los altos y que llamamos truenos… sólo almas muy aguzadas pueden discernir en esa barahúnda decibélica algunas palabras o frase; pero si esa alma no está en armonía con el cuerpo habitado sólo le trasmite a este una inexplicable sensación de miedo y en el caso de los perros y caballos sucede que lo entienden todo pero no estan dotados para comunicárselo a sus amos.

En el proceso de iniciación angelical es también cuando más se acercan las dimensiones en donde vivieron y donde vivirán los entes escogidos, por ello a veces se dejan ver interticios de luz del otro lado que se han explicado como descargas eléctricas…También en este momento de conversión todos los ángeles lloran de emoción y fervor, sus lagrimas luminosas atraviezan la cápsula-nube y llega en forma de lluvia a nuestra dimensión

No obstante las fuerzas negativas de la tierra, y en esto de negativo no hay nada malo, pues de no existir lo negativo no percibiriamos lo positivo, tratan de evitar a veces este proceso pues necesita también almas para su vitalidad; por ello comienzan a mover energias que interpretamos como viento y tormenta; en ocaciones estas energias ponen en práctica el extremo recurso de lanzar objetos de la tierra contra las cápsulas para tratar de recordarles a las almas, con estas cosas comunes -techos de casas, árboles, a veces hasta autos y vacas y por supuesto muchos más objetos de menor tamaño- su paso por acá; las fuerzas negativas utilizan para esto un visible cilindro incorpóreo que succiona todo a su paso violando la ley de gravedad. Las fuerzas de la tierra no son nada en comparación con la energia desarrollada por los rezos angelicales; por eso estas pierden la lucha y tiene que tomar almas de otra manera como en terremotos y aludes; en estos casos tratan de esconder el envase del alma con pulpa inorgánica algo dificil de traspasar por un reciensalido ente que se puede desorientar; lo bueno es que, de todos modos, va a cumplir una función en el engranaje del equilibrio universal y la prolongación de su fusion con la tierra no le resta mérito para la eternidad; en el sintiempo de la ciudad de los ángeles puede ser recibido miles de ciclos mas adelante con la misma prestancia que el más fresquito de los escogidos.

0
0
0
s2smodern

Escribir un comentario

NOTA IMPORTANTE SOBRE EL USO DE LOS COMENTARIOS:
Por favor, recuerde que los comentarios son comentarios no un consultorio, es decir, si usted tiene algún tipo de consulta que realizar, hágalo en nuestros foros, (http://www.conexioncubana.net/foro) allí siempre hay personas dispuestas a ayudar.
Gracias.


Código de seguridad
Refescar