Cuentos de error y mis tedios

Lobos

Los colmillos eran un destello, la pelambre una masa pasando, los ojos un reflejo de nuestro miedo, la sangre una humedad que salpicaba mientras los gritos y ladridos secos nos hacian saber que no era un sueño, cuando pasaban el frio de afuera entraba y uno se envolvía más en las pieles con la esperanza de no ser percibido pero era imposible no oler a humano... no importaba nada, no importaba si amanecias sin padres o faltaba un hermano, lo importante era amanecer...

Sucedia cada mal invierno, los inviernos pasables los lobos preferían otras presas pero acosados por el hambre nos atacaban cuando no encontraban nada más... el fuego los alejaba pero las nevadas lo apagaban en el momento menos propicio y los puntos de luz inquietos en la maleza cercana se acercaban entonces confundiéndose con la nieve y dejando un rastro recorrido de regreso con manchas rojas.

Los lobos eran como los dioses: implacables para hacer su voluntad, sin permiso quitaban la vida, cuentos antiguos narraban cómo los dioses también nos hicieron sangrar en algún tiempo pero éramos entonces un imperio y saciábamos estas ansias divinas con prisioneros de guerra; ahora apenas invocábamos nuestros espíritus con rezos y danzas antes de ir a pescar... no había guerras tampoco, ni siquiera otro manada de humanos en muchas caminatas a la redonda; cuando nos tropezábamos podiamos intercambiar cosas... de esta manera hacía años nos proveíamos de pieles para abrigarnos y algunas otras cosas no posibles de fabricar por nosotros.

Si poco probable era tropezarse con un hombre fuera del grupo, practicamente era imposible ver un lobo a pesar de saberlos tan cerca, muchos creian que los aullidos eran el silbido de sus cuerpos cuando se trasladaban cortando el viento con el aguzado hocico, imposibles de atrapar, imposibles de detener tal y como el mismo espíritu protector.

Por eso cuando vi el primer lobo muerto dejé de tener fe también en aquél protector invisible, impalpable, hablado en tantas historias y respetado por todos en abundancia o desgracia a pesar de ser el responsable de todo... Hasta ese momento también los lobos eran apenas sombras y sensaciones, fantasmas venidos a nuestras tiendas a exigir su ofrenda... pero alguno quedó rezagado, alguien revolviéndose en el dolor de una mordida le clavó un cuchillo de descamar y brotó la vida del lobo hacia afuera y quedó a medio camino entre la ceniza de la hoguera y los árboles

A la mañana lo rodeamos sorprendidos... Mun-jeak se atrevió a voltearlo, la mandíbula contraida estaba rígida, la boca dentada ya no era peligro... algunos casi danzaban dando gracias... ¿qué hacer? ¿colgarlo de un palo para ejemplo...?¿echarlo un poco más adentro en el bosque para que los suyos dispusieran de él?... Annut , el mas viejo propuso comerlo... nunca habíamos sentido la venganza como motivación para hacer algo pero esta vez nuestros estómagos vacios estimularon la idea... Annut era sobreviente de un ataque de lobo y su brazo cercenado lo demostraba, envejeció haciendo labores de mujeres por su inutilidad y su condición lo hizo casi sagrado; la sabia palabra de Annut era respetada.

Con el humo de la hoguera mezclado con olor a carne quemada se iba disipando el miedo.... se comenzaron a hacer planes para ir en busca de los otros lobos... sería bueno tener más de estos hasta que se descongelara el rio y si tomábamos la delantera no nos atacarían... ¿han visto alguna vez un pez atacando a un hombre? al contrario suben a la superficie con sus ojos asustados y mueren de miedo cuando lo hemos dominado con el anzuelo... eso tenemos que hacer con los lobos... Hablando de cosas más prácticas tendríamos que ver cómo haríamos esto... con anzuelos y cuchillos de descamar sería dificil emprenderla contra una manada de lobos sin ser lastimados.... pero tampoco esperariamos dormidos lo inevitable... al menos nos prepararíamos.

El humo se perdia en el cielo, algo, se perdia en mi... los lobos, los dioses... ¿contra quién emprendíamos la batalla?.... ¿Si los exterminábamos todo iba a ser asi de igual por el resto de la vida?¿todos los hijos se convertirían en adultos? ¿alcanzaría entonces la comida en esos inviernos donde ya no vendrían los lobos?

Quizás no sea tan buena idea perder la fe.

0
0
0
s2sdefault

Escribir un comentario

NOTA IMPORTANTE SOBRE EL USO DE LOS COMENTARIOS:
Por favor, recuerde que los comentarios son comentarios no un consultorio, es decir, si usted tiene algún tipo de consulta que realizar, hágalo en nuestros foros, (http://www.conexioncubana.net/foro) allí siempre hay personas dispuestas a ayudar.
Gracias.


Código de seguridad
Refescar