Cuentos de error y mis tedios

Accidente

Por estos dias con la llegada de Reynaldo que dice ver espiritus y algunos programas de TV donde se presentan testigos y creyentes en esta hipersensibilidad, facultad o atributo pude evocar una historia olvidada de cuando, como Reynaldo, estaba yo acabado de llegar a este país.

Aún me preocupaba por aquella fecha de leer de vez en cuando las noticias en el diario local y generalmente aprovechada el regreso del trabajo en mi “cacharro” para comprarlo; siempre me tropezaba con algun vendedor callejero, esos que se atraviesan en los cruces de via arriesgando la vida por unos centavos o por un dólar los domingos compitiendo con los vendedores de naranjas y rosas; de manera que puedes, en cualquier esquina, adquirir alimento para el intelecto, el cuerpo y el espiritu.

Aquel viernes el cuerpo hacía el cansado resumen de la semana traducido en pesadez y somnolencia; como de costumbre, tenia el dinero exacto a mano para no demorar innecesariamente la operación de compraventa del impreso sobretodo si se hacía con luz verde, también mantenia la ventanilla abierta y de paso asi compensaba el inutil aire aconcicionado de mi viejo Pontiac.

Sobre la Flagler y la 87 obtuve al fin lo que queria y mecánicamente puse el paquete de papel a mi lado; ya en casa siempre condimentaba el momento especial de la llegada con la lectura de titulares. Hay cosas que se hacen en un orden no establecido pero inviolado por mucho tiempo y una de esas cosas es la “llegada”; cada cual la desarrolla segun sus costumbres, generalmente humedecida por algun liquido ya sea leche, cafe, agua, jugo, saliva del beso de quien nos espera en casa y salpicada de sonidos familiares mezclados generalmente con los de algún programa de TV o radio como background.

Ese día el rito fue perturbado cuando miré la fecha del “Nuevo Herald” y noté que era la fecha del dia anterior: ”¿Será posible que este cabrón esté vendiendo periodicos atrasados?…”; Si no llega a ser por al cansancio y el tráfico de esa hora hubiera ido a ajustar cuentas… no obstante, como nunca leo el periódico completo y siempre hay algunos reportajes de temas generales seguí recorriendo caracteres de tinta mientras el “cortadito” acariciaba mis papilas gustativas.

El lunes habia olvidado la historia del periódico atrasado pero me la vino a recordar el mismo vendedor plantado en la misma esquina; realmente al comprarlo aun no estaba conciente de que repetia los mismos gestos del viernes y tampoco reconocí al personaje hasta mirar esta vez en la siguiente luz roja, pudiera decirse por instinto, la fecha en el encabezamientro de la primera página y, efectivamente, ¡fecha atrasada!… pero esta vez el periódico no era de ayer sino del jueves, es decir ¡me habia vendido el mismo periodico tres veces!; a pesar del congestionamiento, la perdida de tiempo, el cansancio no pude menos que hacer hacer un U turn en cuanto pude para ir a insultar, más que reclamar, al estafador… pero tanto me demoré que el desgraciao se habia ido… es tan tarado que se para en la misma esquina todos los dias, mañana lo cojo…

El martes estuve desde el mediodia en el trabajo pensando en el vendedor de periodicos que me habia hecho leer el periodico del jueves casi completo y al regreso no sólo llevaba la ventanilla abierta sino la puerta sin seguro para poder salir a enfrentarme con el individuo… alli estaba, el descarado con su gorrita de pelotero barata, sus bermudas de jeans recortados y la piel quemada tapizada por un pull over a listas; le pité desde unos metros antes para obligarlo a venir a mi carro; cuando se asomó sonriente, esperando tomara el periodico y pagara casi reviento de rabia pero a su vez noté en los ojos de aquél estúpido algo anormal, vacio, impersonal; fueron segundos en los que reaccioné como un cobarde, ¿que temia?; no sé; pero tomé un puñado de monedas y ¡compré el periodico!… ¡estupido! ¡estupido! ¡estupido!… lo sabia… el periodico del jueves se reía de mi desde el asiento de al lado; miré por el retrovisor y el tipo ya no estaba ni por todo aquello; era ya como una broma personal… pero aún se puede ser más estúpido y ese fui yo cuando me senté en la sala de casa a terminar de leer las noticas congeladas en la superficie de papel reciclado.

No me quedó más remedio que leer la crónica roja, siempre la evitaba por su tono sensasionalista, incluso cuando comienzan a trasmitir un tipo de noticias de estas por televisión apago el aparato, no soy aprehensivo con la violencia física del hecho sinó con la violenta manipulación del morbo del público…

Y sucedió lo que estaban esperando de este cuento, lo insólito, con fecha de hacia ya casi una semana estaba relatado como un vendedor de periodicos en la calle Flagler habia sido atropellado y llevado de urgencia al hospital; en la foto habilmente captada por un aficionado pude reconocer a “mi” vendedor de periódicos con el mismo jean, torso rayado y hasta ojos vacios… no, no puede ser…di tres vueltas de león enjaulado en la sala…no puede ser lo que veo… si, deja ver si logro ver la placa… como puede ser… si, el carro que lo atropellaba ¡es el mio!…, la placa del auto estaba en primera plana en la foto: RWY 69M… sali corriendo para el portal; revisé el pontiac, ningún escachado ni mancha de sangre… ¿como es esto?…; pasaba por alli en ese momento uno de esos repartidores de periódicos por subscripción que lanzó el bulto al aire desde su motocicleta hacia casa del vecino; ni esperé a que desapareciera en la esquina, me precipité al jardin ajeno, sin reparar si me estaban viendo o no, lo saqué el diario del plástico y lo desplegué, esta vez llendo directamente a las crónica roja…Respiré aliviado mientras leia “Se salva vendedor de periodicos atropellado el jueves en la calle Flagler…” …vaya vaya, por un momento pensé…; revisé con desconfianza la fecha, si este es de hoy, volvi al reportaje que finalizaba “ningún familiar ha reclamado el cuerpo del conductor del Pontiac placas RMY 69M de La Florida que murió de un infarto en la escena del accidente”

0
0
0
s2sdefault

Escribir un comentario

NOTA IMPORTANTE SOBRE EL USO DE LOS COMENTARIOS:
Por favor, recuerde que los comentarios son comentarios no un consultorio, es decir, si usted tiene algún tipo de consulta que realizar, hágalo en nuestros foros, (http://www.conexioncubana.net/foro) allí siempre hay personas dispuestas a ayudar.
Gracias.


Código de seguridad
Refescar