Cuentos de error y mis tedios

Roberto Wong

Me considero artista visual pero el escribir tiene un sentido especial para mi… es esas ganas de decir más concretamente, de reciclar vivencias quizás no inmediatamente traducibles al papel o la arcilla- para eso necesito cierto "asiento" de las ideas-; cada género tiene su lenguaje, no pudiera ilustrar mis propios cuentos porque en palabras están dichos como tampoco podria "explicar" una obra visual siendo el color y las formas quienes lo están expresando todo.

Roberto Wong Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 


En mis tiempos...

En mi pueblo o en mis tiempos, no sé precisar pues mi vida se dividió en un antes y después lo mismo que en un aquí y allá, todo era mas sencillo; se supone que vine a este gran país a vivir más tranquila y abundantemente y quizás lo último se cumpla en parte pero lo primero está por ver… un ejemplo de ello es cómo las cosas han cambiado definitivamente a mi alrededor y esto en ocaciones me intranquiliza pues una buena costumbre, como fumarse un cigarrillo puede convertirsde en delito, o al menos en motivo de discriminación y un voluptuoso piropo a esas muchachas que se ven mejor cuando se van que cuando vienen puede calificarse de “sexual arrangement”; un merecido cocotazo a un niño malcriado puede interpretarse como abuso infantil…claro que no hay malcriadez sino trauma y se requiere de tratamiento, mucho más costoso que el cocotazo…

0
0
0
s2sdefault

Entrerejas

…en memoria de Alejo Carpentier.

Creo estar, años más para allá o para acá, en la mitad de mi vida, más de la cuarta parte de esta lo he pasado fuera del país donde nací al cual no me atrevo a llamar “mi país” con ese sentido posesivo nacionalista de muchos porque he llegado a la conclusión de que no soy cubano… lo digo sin verguenza como tampoco tuve el orgullo de “ser cubano” en donde quiera que estuviere y esto no tiene nada que ver con posiciones antinacionalistas, sino, por el contrario, con pensamientos más localistas: me siento especificamente HABANERO.

0
0
0
s2sdefault

Ciudad de Los Angeles

Lo que podemos ver de la ciudad de Los Angeles es su envoltura azul e infinita, mas esta es inimaginablemente diferente. Cuando dije ciudad es, por supuesto, para tratar de hacer comprensible el concepto a la criatura primitiva pero este “lugar” -otra denominación para el acercamiento conceptual- no es precisamente una ciudad; diferencia esencial es la inexistencia de espacios limitados como en aquellas urbes en donde vivimos en nuestro estado biogenético; no hacen falta las paredes porque los ángeles no tiene nada que esconder ni de qué avergonzarse; también, como cosa elemental, algun cartel, lumínico o no, tuviera que haber tratándose de una ciudad; pero los ángeles no necesitan carteles que le indiquen o les prohiban; de hecho nada está prohibido allí; los ángeles en su estado de feliz conformidad, no piensan en cosas indebidas, ni siquiera piensan y quizás por ello no hay cosas indebidas alli.

0
0
0
s2sdefault

Ella

Casi traslúcida, intangible, magnética, se corporeizó en su cama; solo desde hacía tanto tiempo aceptó sin miedos tal compañía, es más, disfrutó de la inusual presencia; no tardó incluso en acercarse...atreverse a... hicieron contacto...un roce indescriptible; así convivieron. Necesitó cada vez menos salir de la habitación, en breve todo se hacía allí donde ella apareció entre cuatro esquinas de un mueble, tela y madera; apenas comía, ella nunca lo hizo.

Un día quiso saber ¿de donde viniste?; siempre muda lo tomó de la mano, lo sacó del nido y atravezando el umbral lo condujo al centro; iba desapareciendo entonces a partir de una línea imprecisa o diferencia de planos...se introducía en algo inexistente...; se sintió halado por aquella fuerza y ya era sólo esa delicada mano tirando hacia lo desconocido; entrelazados los dedos entró, experimentó la nada, conoció lo inconcebible...la muñeca...el antebrazo...y se asustó; quedó entonces sin el pedazo de materia cedido.

0
0
0
s2sdefault

Bautizo

Llegó con su alma grande y diáfana iluminando esa hermosisima sonrisa desde detrás de la nuca a la ciudad recienpróspera donde todos derraman sus esperanzas, cartas al buzón, monedas a la alcancía; acarreaba caballete, colores y lienzo.

Reconociendo terreno tropezó con quienes apenas tuvieron tiempo-lugar para la bienvenida: antiguos conocidos y hasta amigos llegados antes; “no importa en tantos años se cambia... cada cual por su lado... yo también cambié...”, pensó… A pesar de eso regaba timbrazos saludando, felicitando por fechas archivadas desde el colegio, invitando a pasar las mismas del barrio...; mas los jay, que tal, ojalá pudiera, bay, cerraban las conversaciones sin compromisos.

0
0
0
s2sdefault

Un hombre de gran imaginación

Una vez más me sumé al fluido metálico de las arterias de la ciudad, esta vez de circulación vertiginosa y espaciada… definitivamente no me gusta manejar de noche, mucho menos para coger carretera; mi visión deficiente es un problema aún con la corrección adicionada y, por otra parte, mi sentido arritmico de la velocidad hace que, si no tengo algun “guia” delante, alcance velocidades poco aconsejables… en las carreteras conocidas esto no es tanto problema pues se conoce cada vericueto y recurva pero en terreno nuevo uno respira esa espectativa tan parecida al miedo o recelo de verse envuelto en un accidente, a ser golpeado, a despertar adolorido en un hospital o, con mas suerte, no despertar. En el día, con tráfico a ambos lados he pensado muchas veces en esto, la gente va a setenta, ochenta millas por hora, un estornudo puede ser fatal; sin embargo es de noche, solo en la carretera, cuando me vienen a la mente los pensamientos más trágicos y hasta hago un recuento de las pertenencias que llevo conmigo como tratando de ver qué concluciones sacaría un policia cuando me viera, ya inservible encerrado en el cascarón torcido del carro igual de inutil… veria la chapa de La Florida, quizas algunas escultura o carpeta de dibujo en el maletero, algun libro contra el parabrisas trasero, mapas de todos los estados de la costa este, la cámara fotográfica en el portaguantes y decenas de recibos de gasolina…

0
0
0
s2sdefault

Tiempo de morir

Apenas me dió tiempo a levantar la mano de donde estaba según le correspondía por el ritmo del andar; la primera palabra de la advertencia se enredó en el cielo de la boca y el claxon sus-tituyó todo ruido pues el quejido se quedó a medio camino entre el cerebro y los inútiles labios... ¿y cuanto quedaría en aquélla masa pensante ya no contenida en tres pares de huesos planos?... Dicen de la memoria regresiva, fugaz; antes de concluir se repasa todo, última gracia concedida... pero ¿le daría tiempo a aquél muchacho pensando en no sé qué cuando la nariz del carro distaba el asombro de sus ojos bajo el corte de cabello contemporáneo... quizás lo ayudara a tan apurada retrospectiva los escasos veranos de existencia o tener ya todo el tiempo a su disposición.

0
0
0
s2sdefault

Lobos

Los colmillos eran un destello, la pelambre una masa pasando, los ojos un reflejo de nuestro miedo, la sangre una humedad que salpicaba mientras los gritos y ladridos secos nos hacian saber que no era un sueño, cuando pasaban el frio de afuera entraba y uno se envolvía más en las pieles con la esperanza de no ser percibido pero era imposible no oler a humano... no importaba nada, no importaba si amanecias sin padres o faltaba un hermano, lo importante era amanecer...

Sucedia cada mal invierno, los inviernos pasables los lobos preferían otras presas pero acosados por el hambre nos atacaban cuando no encontraban nada más... el fuego los alejaba pero las nevadas lo apagaban en el momento menos propicio y los puntos de luz inquietos en la maleza cercana se acercaban entonces confundiéndose con la nieve y dejando un rastro recorrido de regreso con manchas rojas.

0
0
0
s2sdefault

Unaisla

El centro de los triángulos debe tener geométricamente un nombre que desconozco; el centro del Triángulo de Las Bermudas tenía geográficamente el suyo: Unaisla.

Unaisla no era ni tan pequeña como para no tropezarse con las tres calaveras venidas del oriente ni tan grande para ser codiciada por los imperios expansionistas conocedores o no de su existencia; así ni romanos ni bonapartistas, ni fascistas ni aztecas la invadieron siendo estos últimos los de mayor probabilidad en los vírgenes tiempos del principio por coincidir en la misma dimensión; pero no dirección.

0
0
0
s2sdefault

Jineteras

En Cuba es conocido como "tecnológicos" los centros para capacitación técnica donce un estudiante en vez de la universidad se encauza en una carrera que lo incorporaría la vida laboral más rapidamente y con conocimientos elementales al menos de electricidad, electrónica, mecánica automotriz, torno de metales u otras ramas...

Pero sucede que a veces estos tecnológcos se tornan algo ilógicos y como en otras muchas ocasiones se inventa el agua tibia; un ejemplo de ello es el "tecnológico de artesanía"... una actividad que surge en cualquier pais expontáneamente como parte del folklor se desmenuzada academicamente para enseñarse en las aulas y esto no tuviera la menor importancia si de esto no derivara la exigencia posterior del titulo de artesano para poder ejercer el oficio, ya sea en cualquier entidad estatal o en el esfuerzo de la imposible empresa privada vendiendo lo que se pueda hacer en La plaza de La Catedral.

0
0
0
s2sdefault
  • 1
  • 2
  • 3