Cuba es un cuento, compay

Operación tripas

-¡Consorte!, ¿tienes algo nuevo que me alquiles?

-¡Asere! No ha entrado nada desde que apretaron la tuerca en el aeropuerto, la cosa se ha puesto mala.

-¡Bah! Pero eso dura unos dos o tres meses, siempre es lo mismo. El bizne no hay quien lo pare, consorte.

-Sí, pero en lo que el palo va y viene me hacen el hueco. Ya la gente está cansada de meterse las mismas películas, las cintas se han gastado de tanto usarlas.

-Y eso no es ná, te estás quedando atrás en la tecnología. Vas a tener que decirle a Cheo que acabe de mandarte una carga de dividí. El Manco te está robando clientes con ese asunto, ya hay gente en el barrio que tiene los reproductores, ese es el negocio del futuro.

-Yo lo sé Paco, pero tampoco puedo estar presionándolo. Tú sabes que el cuña me está tirando un cabo con el asunto de la jama.

-¡Coño! Pero si te puede facilitar las herramientas se ahorra tener que enviar el varo. Tú sabes que aquí la gente inventa con cualquier cosa y este mercado se vende como pan caliente.

-Sí, pero no olvides los riesgos que se corren, me puedo quedar sin ná de la noche a la mañana, me lo tumban todo, Paco.

-¡Asere! ¿Y de verdura que no te ha caído nada nuevo?

-¡Nada, consorte! ¿Ya viste los programas A Mano limpia?

-¿Cuáles?

-Los del bateo entre ellos y los de la Mesa Redonda.

-Ya me los fumé.

-¿Y los de la intervención del socio que era del aparato y ahora está caminando a esta gente?

-¿Cuál de ellos?

-Se llama Delfín.

-Ya los pasé por la trituradora mental. ¡Coño! Yo no creo que estés tan atrás.

-¡No sé, chico! Lo último, lo último que me cayó y tuve que soltar el varo para adquirirlo, fue la entrevista que le hicieron al galifa que vino a atender al tipango.

-¿Al galifa? Mi ambia, no sé de qué me estás hablando.

-¡Coño, monina! Tás detrás del palo. Te hablo del médico gallego que vino con urgencia a reconocer a la momia.

-¿Al Comandante?

-¿Qué otra momia habita en este país que no sea él y la del museo Bacardí?

-¡Ñooo! Esa es nueva, me desayuno con eso, ¿lo tienes disponible?

-Lo tengo engavetao y solo le paso la bola a los socios. ¡Asere! Cuando vayas a echarte el material, trata de que no hayan extranjeros en el gao.

-Parece mentira que te me bajes con esa bola a esta altura de la película, tú sabes que yo soy el rey de la discreción y las precauciones.

-Como quiera que sea Paco, si no me lo cuido yo, nadie lo hará por mí.

-¡Dame un adelanto, consorte! Tú sabes que a mí me gusta multiplicar y estas cosas intrigantes me arrebatan.

-¡Ná! El asunto es que alquilaron un avión y trajeron a un médico gallego en vivo y en directo desde Madrid para reconocer las tripas del Comandante.

-¡Me paso, consorte! ¡Tengo que pasarme! Primer fao, ¿cómo van a decirme ahora que alquilaron un avión? ¿No decían que el animal se había comprado tríos de ellos en Rusia? Segundo fao, ¡asere, desmaya esa talla! Tú sabes que vivimos en una potencia médica.

-¡Eso es número, mi ambia! ¿No has entrado a los hospitales?

-¡Ta bien, ta bien! ¿Y los aviones?

-¡No sé! Va y quisieron ahorrar gasolina.

-¡Coño, Ñico! Eso es pa'los chamas aserecó.

-¡Caprichos, Paco! Cuando hay varos no se piensan las cosas.

-¿Y dices que trajeron a un médico galifa?

-¡Sí, lo trajeron! Pero el tipo solo estuvo unas horitas en la isla y al regresar cantó, lo hizo como si hubiera permanecido varios meses en la isla.

-¡Fula, fula! ¿Sabes una cosa?, me has puesto a darle güiro al asunto.

-No te tomes estas cosas tan a pecho, mi socio.

-No es que me las tome de esa manera, el asunto es que, tú sabes, yo tengo una cuña que trabaja en un área restringida.

-¡Ya sé, ya sé que ella trabaja pal aparato!

-Pero no está en ná, mi cúmbila. Tú sabes que ella nos alumbra, claro, cuando se puede.

-¡Claro! Es un ángel protector que nos pasa la bola de vez en cuando.

-Bueno, al menos nos baja la luz, peor es andar a ciegas.

-¿Y a qué viene ahora el cuento de tu cuña?

-Resulta que hace dos meses, bueno, más o menos desde que el muñeco cayó en desgracia. Mi cuña me dijo que hubo una movilización con toda la gente de confianza al nivel que tú conoces, el de allá'rriba.

-¿Y, qué tiene que ver con todo esto?

-¡No te mandes, asere! Es más, vamos caminando hasta la costa. Va y tu gavinete está preñado de micrófonos.

-¡Ño! No se puede vivir viendo fantasmas donde quiera.

-¡Fantasmas, nó! Tú sabes que en este país las paredes tienen oído.

-¡Okay, vamos echando!

-¡Ni pienses llevarte un solo centavo en el bolsillo! Gritó Margot desde la cocina.

-¡Tumba katao y arranca! No le hagas caso a esta mujer. Ñico siguió a Paco y mientras cruzaban el jardín del edificio, saludaron a los vecinos que insistían desafiar en sus balcones el sol del mediodía. La perra de Cuqui ladraba desde el cuarto piso a un carretón tirado por el fantasma de un caballo, Ñico le chifló y ella continuó concentrada en ese trabajo realizado diariamente. Aceleraron el paso presionados por la curiosidad de uno y la necesidad del otro. Uno, por alimentarse de ese pan diario tan escaso en la panadería y limitado por la libreta de racionamiento. El otro, motivado por esa insoportable costumbre criolla en soltar algo que se transporta misteriosamente y sirve de alimento al prójimo. Necesidad de sentirse portador de un secreto dominado por un mundo sordo o mudo. Importancia sublime que se siente y nos hace imprescindibles al criterio de algunos por confesarlo. Imposibilidad de encerrarlo, aún cuando se juró secreto y fidelidad a la fuente, burla caprichosa a los riesgos que entrañan su confesión. Necesidad imperiosa de identificación con algo y manifestada en silencio. Aspiración a calar alguna vez la estatura de héroe y considerar una simple bola o chisme como un acto heroico, puede que exista justificación allí, donde prestarse a escuchar haga temblar piernas. -Bueno, estamos solos y el aire no tiene micrófonos.

-Así es mejor, ni pa ti, ni pa mí. El asunto que trataba de explicarte es algo complejo.

-Pero bueno, ¿se encuentra relacionado con el asunto del alquiler de videos?

-¡Absolutamente, nó! El lío radica en la visita de ese médico galifa.

-¡Ño! Yo pensé que habías borrado el casete. Paco, ¿qué tiene que ver el galifa en nuestras vidas?

-Mucho y poco, ¿te acuerdas de aquella película que un día me alquilaste?

-¿Cuál de ellas? Han sido tantas.

-Chico, aquella donde redujeron de tamaño un submarino y a su tripulación para introducirlos dentro de un cuerpo humano por medio de un suero.

-¡Aaaahhhh! ¡Coño, sí, cómo que nó! Me eché esa película quince veces. Verdad que los capitalistas tienen un poder creativo inimaginable. Me acuerdo de aquel submarino viajando entre glóbulos rojos y blancos, ¡claro que sí! ¿Y qué tiene que ver eso con el gallego?

-Asere, ni se te ocurra contarle a nadie…

-¡Coño, Paco! Parece mentira, tú me conoces.

-Bueno, el asunto es que mi cuña trabaja en el equipo de apoyo al Comandante. Quien te dice que el mismísimo treinta y uno de Julio, ya tú sabes, el día del bombazo. Hubo una movilización general allá arriba y se tomó la decisión de llevar a efecto los planes de emergencia contemplados para cada caso.

-¿Entonces?

-¿Entonces? Que la salud del Comandante se encontraba contemplada dentro de aquellos casos de emergencias planificados.

-¿Y? No comprendo nada.

-Pues a un sesudo se le ocurrió incluir dentro de aquellos planes emergentes, la reducción de un submarino ruso de los que tienen en la base de Cabañas.

-¡Ñooooooo! Apretaron, no cabe la menor duda de que vivimos en una potencia médica.

-¡Ni pa'tanto, Ñico! Aunque bueno, no se le puede negar el mérito a esas personas.

-¡Aaahhhh! ¿Pero lograron reducirlo?

-Aunque no lo creas, sí. Redujeron el dichoso submarino ruso, pero no al tamaño expuesto en la película. O sea, estaba imposibilitado de pasar por un suero intravenoso.

-¿Entonces?

-El equipo no se desanimó, tuvieron en cuenta que los problemas del Comandante no eran en las venas.

-¿Y donde eran?

-¡Carajo, Ñico, estas botao! El lío del salvaje es en las tripas.

-¿Entonces?

-¿Entonces? Que fue una tarea mucho más sencilla de lo que se tenía planificado.

-¿Por qué?

-Porque existían dos vías de acceso a la parte dañada del organismo del Comandante.

-¡No jodas!

-Por supuesto, pero siempre han existido obstáculos y más, cuando tratamos con productos que llegaron de la Unión Soviética.

-No te comprendo.

-Porque tienes muy mala memoria, ¿no recuerdas el tamaño que tenían los transistores de los equipos rusos?

-¡Claro! El de cualquier radio tenía el tamaño de una galletica saladita.

-Imagínate entonces los problemas enfrentados con un submarino.

-Pero bueno, ya me dijiste que lo redujeron de tamaño y pueden introducirlo en el organismo del Comandante.

-Sí, y que solo hay dos vías para acceder a la parte dañada, pero te olvidas que el submarino tiene un puente y periscopio.

-¿Y qué tiene que ver, chico?

-¡Coño, tiene que ver mucho! Pensaron meterle el submarino como si fuera un supositorio, pero el dichoso periscopio se mantuvo jodiendo durante tres meses y obligó a mantener acuartelados a todo el equipo que labora en ese experimento.

-¿Y cómo resolvieron la cosa?

-Fue duro, pero indudablemente contamos con cerebros que son frutos de esta revolución. Bueno, si se logró convertir a una lavadora Aurika en un ventilador y a la cáscara de toronja en un delicioso bistec, las esperanzas de éxitos en esta nueva misión se mantuvieron latentes en todo momento. Ya tú sabes, las reuniones duraron más de veinte horas diarias, participó la gente de la ANIR, tropas coheteriles, marina de guerra y balística del MININT. Se realizaron infinidad de proyectos pilotos hasta arribar al modelo definitivo. ¡Claro! Con la colaboración de ETECSA, si no hubiera sido por esos gallegos hubiera resultado imposible resolver el problema de las comunicaciones, estás consciente de que en este frente han existido sus debilidades.

-Entonces, ¿se logró o no cumplir con esta fase de emergencia?

-Bueno, no exenta de todas las dificultades que se podían generar en el camino, ya sabes, no es fácil.

-Me imagino, ¿te contó algo la cuña sobre esas dificultades?

-Más o menos, no contaba con mucho tiempo para hablarme por ser el primer día de pase. Pero me dijo que hubo tremendo bateo con el asunto de garantizar el oxígeno al futuro tripulante. ¡Ahhh! Y con la selección del punto de introducción de la nave. Dice que Dalia dio tremendo bateo cuando se manejó la posibilidad de retirarle la prótesis a la momia.

-¡Ño! Que siempre hay una tiñosa en el camino. Ya lo dijo el difunto Polo, por eso estamos como estamos. ¿Qué coño tenía que ver eso con salvarle la vida al viejo?

-Nada, solo un asunto de imagen que puede utilizarse con fines políticos. Ya sabes que todas esas cosas se filman y aquí no hay nada seguro, ese material puede caer en manos del enemigo. ¿Te imaginas el bonche de la gente de Miami si pasan un video del temba sin dientes?

-No es para menos, va y tiene razón la vieja. ¿Cuál fue el acuerdo final?

-Ni te cuento, lo sometieron a votación ciento treinta veces y se requería que el voto fuera unánime. Ya sabes, es un sistema de gobierno colegiado el que se está imponiendo.

-Pero no me has dicho cuál fue el acuerdo.

-¡Coño, Ñico! Eso se cae de la mata. Si la anciana se opuso a que le retiraran las prótesis, solo quedaba una vía de acceso a las tripas del Comandante.

-Ya caigo, ya caigo. ¡Hummm! Tremendo riesgo.

-¿Por qué? Paco detuvo la marcha y miró a su amigo fijo a los ojos.

-¡Consorte! ¿Y los gases estomacales?

-¡Ñoooo! No había pensado en eso, no cabe la menor duda de que era una misión peligrosísima. Pero esa no fue la peor parte de la misión programada.

-¿Es que existe algo peor?

-Sí, ya se habían realizado varios experimentos de reducción y aumento de tamaño del submarino con bastante éxito, pero faltaba lo más importante.

-¡Acaba de soltar, mi hermano! Mira que te gustan los comerciales.

-No te desesperes y pon las neuronas a trabajar. ¿No se te ocurre pensar en la tripulación?

-¡Verdaaaaa que sí! ¿A quién seleccionaron?

-¡Tremendo bateo, Ñico! Dice mi cuña que hay gente sancionada por negarse a cumplir una misión del Partido.

-¡No jodas!

-¡Claro, compadre! Los militantes no pueden negarse a ninguna tarea que les encomiende el Partido. El lío es que empezaron a proponerse uno a los otros, pero no te imaginas quién fue el primer seleccionado.

-No tengo ideas, son tantos los de allá'rriba que ahora no me llega un nombre.

-Eso se cae de la mata miherma, propusieron a Esteban Lazo.

-¡Ñoooo, Paco, qué malos sentimientos tienen! Eso le pasó por negro, así que el socio es el designado para ese viaje.

-No, escapó porque alguien manifestó que el negro es bruto y porque podían convertir la misión en un evento político y acusar de racista a la revolución.

-Pero eso no tiene nada que ver, Tamayo era negro y no sabía ni timbales del Cosmos y lo sonaron en un cohete.

-Los tiempos han cambiado, ya no estamos en la guerra fría y en parte tienen razón. ¡Mira pa'rriba! ¿Cuántos prietos hay en el Comité Central? Paco se quedó pensativo al escuchar aquellas palabras, trataba de buscar algo en sus recuerdos.

-Ahí tienes la razón, allí hay pocos, donde hay bastantes es en el Combinado del Este.

-No eres tan bruto como yo pensaba.

-¿Quién es por fin el tripanauta? Preguntó Ñico al borde de la desesperación.

-Dice mi cuña que se formó un sal pa'fuera del carajo y la reunión se prolongó por tres semanas en medio de una anarquía terrible. Dice que Alarcón propuso a Pedruquito Pérez Roque, Raúl a Ramiro, Pedruquito a Guillermo García, Escalona a Silvio Rodríguez, Lage a Juan Formell, Almeida a Colomé, Esteban Lazo a Juana Bacallao, Abel Prieto a García Márquez, etc., y etc. Hubo que suspender aquella reunión donde todos planteaban problemas personales para cumplir tan honrosa misión, llegándose a la conclusión de que, la mencionada tarea podía encomendarse a una personalidad extranjera con cierta relevancia internacional.

-Me imagino entonces que el elegido sea Chávez o Evo Morales. Intervino Ñico cuando su amigo se tomaba una breve pausa, como tratando de sacar a la luz toda la información que poseía acumulada en el cerebro.

-Ni el uno, ni el otro. Los desestimaron por brutos, hubo expresiones más fuertes y comparaciones algo desagradables.

-¿Entonces?

-¿Entonces? Raúl se paró junto a un mapa y con una varilla apuntó hacia la Madre Patria. -Aquí, dijo, aquí debe encontrarse el hombre de confianza que debe realizar esa tarea de la revolución. De esa tierra partieron un día nuestros abuelos y es lógico que hoy se apresten a ayudar a un nieto abrumado por las desgracias. Todo el mundo se paró y aplaudió ininterrumpidamente durante varios minutos. No les cabía la menor duda de encontrarse ante la presencia de un líder con suficiente capacidad para enfrentar los destinos del país, pensaron muchos o la totalidad de los asistentes. Bueno, si no se toma un trago, pensaron unánimemente.

-¡Asombroso! Me has dejado perplejo, no conocía esa virtud en la persona de Raúl.

-Es que siempre estuvo opacado por su hermano, pero dice su hija que el viejo es un filtro y muy buen papá.

-¡Asere! Ya la historia se va haciendo demasiada larga y me está entrando hambre. ¿En qué paró la cosa? ¿Le sonaron al gallego o no se lo sonaron? Trata de ahorrar los comerciales y vamos echando pal gao.

-Escapó el galifa, tú sabes cómo es esto. Cuando hay clavos no hay madera, si Cristo hubiera sido cubano todavía estuviera vivo. El día del experimento hubo apagones, se jodió el compresor de oxígeno, los radares no funcionaron, las comunicaciones no ofrecían seguridad, redujeron al cabrón submarino y no pudieron regresarlo a su tamaño natural.

-¿Y qué hicieron con el submarino?

-Lo metieron en una pecera que está al lado de la cama del Comandante.

-¿Y el gallego?

-¡Ná! A las pocas horas estaba de regreso en Madrid con unas cuantas cajas de Cohíbas y ron cubano, claro, con la advertencia de lo que podía decir y lo que no, ¿y qué dijo?, eso no lo sé.

-Precisamente de eso trata el video que hoy te voy a alquilar, dice que el viejo no tiene nada y que pronto va a regresar nuevamente al poder.

-¡Ufff! Esa es mala.

-¡Oye! ¿Con quién tú estás?

-Yo no estoy en ná, consorte.

-Bueno, trata de estar solo en la casa cuando pongas el video.

-¡Vamos echando!

0
0
0
s2sdefault

Escribir un comentario

NOTA IMPORTANTE SOBRE EL USO DE LOS COMENTARIOS:
Por favor, recuerde que los comentarios son comentarios no un consultorio, es decir, si usted tiene algún tipo de consulta que realizar, hágalo en nuestros foros, (http://www.conexioncubana.net/foro) allí siempre hay personas dispuestas a ayudar.
Gracias.


Código de seguridad
Refescar