Cuba es un cuento, compay

La ganadería

Cuba, el costo de su revolución.

…Porque nosotros en la ganadería, partiendo del ejemplo de Holanda, yo estoy absolutamente convencido —y me atrevo a decirlo aquí sin miedo a decir ninguna barbaridad, y que me juzgue la historia por lo que voy a decir— de que nosotros podemos llegar a producir tanta leche como Holanda, tanta leche como Holanda…
Fidel Castro 20 de Julio de 1963.

La ganadería es otro de esos temas extensos a los que vale la pena dedicarle unos minutos por la importancia económica adquirida antes de la llegada de Castro al poder. Nace de forma casi paralela a la principal industria del país, el azúcar, estableciéndose una relación casi indispensable entre ellas.

Las necesidades de siembra y transportación de la caña y sus productos finales, impulsaron la cría de animales para desarrollar esas labores en el campo. Otro factor determinante en el desarrollo de la ganadería lo fue la excelente ubicación geográfica de Cuba, convirtiéndose de esa forma en uno de los principales abastecedores de carnes saladas, pieles y ganados a las flotas que se dirigían hacia México y otras regiones del continente suramericano. Sumadas las necesidades internas de consumo, transportación de café, azúcar y tabaco entre otros productos, convirtieron al ganadero en una persona de mucha influencia y poder. Condición que originó el primer gran conflicto entre ganaderos y vegueros que, culminó con la abolición de los grandes latifundios pastoriles. Los años gastados en las guerras de independencia tuvieron una repercusión desastrosa en la ganadería cubana. Antes del Grito de Baire los potreros cubanos contaban con 2 485 766 animales y luego de un censo realizado en 1889, se comprobó la existencia de 376 650 reses. La guerra se había llevado 2 100 000 cabezas de ganado aproximadamente.

Finalizada esta guerra la ganadería se encontraba prácticamente aniquilada, pero las necesidades internas de consumo y transportación aumentaban. Para enfrentarlas, se dieron facilidades arancelarias que facilitaron la importación de animales desde varios países y revitalizaron la ganadería criolla. En el 1910 pastaban en nuestros potreros unos 3 200 000 animales, dicho crecimiento se experimentó en apenas ocho años.

La explosión de la Primera Guerra Mundial trajo consigo una demanda mayor de azúcar y tabaco al tiempo que se reducían las importaciones. Esta situación generó mucha presión sobre la ganadería que, además de cubrir las labores de transportación de esas mercancías, asumió las urgencias nacionales de alimentación en carnes, leches y sus derivados. En esas condiciones tan adversas la ganadería cubana supo crecer, quedando registrada la existencia de 3 955 000 cabezas de ganado en el censo realizado en 1918.

Para 1927 se realiza otra reforma arancelaria que refuerza a la ganadería y da origen a una floreciente industria de productos que evita el escape de divisas hacia el extranjero. Aparecen alimentos totalmente elaborados en la isla y se ofrecen nuevas capacidades de empleo a los nacionales. Entre esos productos mencionados aparece la leche evaporada, condensada, carnes en conserva, etc. Reduciendo los gastos de importaciones anuales en un promedio de $29 081 673 durante el período comprendido entre los años 1926 y 1939.

Para el censo de 1946, la isla contaba con la existencia de 4 115 733 animales. En otro censo realizado siete años después, la Asociación de Ganaderos de Cuba fija la cifra en 5 060 000 animales. La situación de nuestra ganadería con relación a otros países dedicados a esa industria, puede observarse en la siguiente estadística del año 1953.

Lugar

País

Habitantes

Cabezas de ganado

Reses/Hab

1

Uruguay

2 550 000

7 819 000

3.01

2

Argentina

18 919 000

45 263 000

2.39

3

Brasil

57 226 000

57 626 000

1.01

4

Cuba

5 610 000

5 068 000

0.90

5

Dinamarca

4 405 000

3 152 000

.0.71

6

Canadá

15 482 000

9 379 000

0.61

7

U.S.A

162 359 000

94 677 000

0.50

8

Honduras

1 608 000

907 000

0.56

9

Turquía

22 949 000

10 695 000

0.47

10

Finlandia

4 224 000

1 185 000

.0.45

El índice de crecimiento de nuestra ganadería se muestra en la siguiente estadística.

1810

1895

1899

1910

1918

1945

1953

1956

1 000 000

2 485 766

376 650

376 650

3 955 000

4 115 733

5 068 000

5 325 000

Este fue el panorama encontrado por Castro y su régimen cuando llegaron al poder en 1959. ¿Qué sucedió con nuestra ganadería?

Veamos las informaciones del gobierno.

Existencia de ganado vacuno quinquenio 2001-2006 según Anuario Estadístico de Cuba 2006:

AÑO

2001

2002

2003

2004

2005

2006

Total

4 038,4

3 972,3

4 025,4

3 942,6

3 703,7

3 737,2

La población residente según cálculos del 31 de Diciembre del 2006 fue de 11 239 043.

La relación cabeza de ganado por habitante de acuerdo a las estadísticas gubernamentales para ese período fue de 0.33.

Como puede observarse, la ganadería cubana fue diezmada y se retrocedió en cantidad de cabezas de ganado hasta el año 1918, mientras su población era duplicada con relación a la existente en 1956.

Los constantes experimentos de ese señor (Castro), quien confundió a nuestra isla con un laboratorio privado, fue una de las principales razones que atentaron y destruyeron nuestra floreciente y rica industria ganadera. Durante varios años y respondiendo a caprichos personales, se llevaron a cabo infinidad de cruces de razas buscando una que produjera carne y leche a la vez. Ni lo uno, ni lo otro. Los niños cubanos tienen racionada la leche fresca hasta los siete años de edad y se la retiran exactamente el día de su cumpleaños. La actual leche ofrecida en el mercado, es confeccionada con leche en polvo que se importa del extranjero ante la incapacidad del estado para satisfacer la demanda de su población.

Durante finales de los sesenta y principios de los setenta, se produjo un sacrificio  incontrolado de nuestros animales con destino a la exportación. A partir de esas fechas las entregas de las exiguas cuotas de carne al pueblo, se extendieron en el tiempo hasta casi desaparecer de la dieta habitual de los cubanos.

Hay que sumarle a ello la incapacidad de la mayoría de los dirigentes que, durante medio siglo han dirigido ésta y todas las industrias del país. Debe agregarse la indolencia de los trabajadores del ramo ante la carencia de incentivos particulares por las labores que realizaban. El constante éxodo de las personas del campo hacia las ciudades, situación provocada y promovida por el propio Estado. El derroche de los recursos del país en actividades ajenas a su desarrollo, como lo fueron todas sus aventuras e incursiones en guerras desarrolladas en el exterior. Debe señalarse también el deterioro y abandono de toda la infraestructura que garantiza el desarrollo de esa industria, hablemos del transporte, vaquerías, mataderos, pasto, etc. Para finalizar, no podemos pasar por alto la acción depredadora de un pueblo sometido al hambre por medio siglo. El robo y sacrificio ilegal del ganado, es una de las fuentes que nutre al mercado negro, una de las pocas vías existentes para poder sobrevivir en la isla. La destrucción de nuestra ganadería, es otro de los altos precios pagados por el pueblo cubano en esa loca aventura que muchos llaman “revolución”.

… Señores, mucha gente que no sabía absolutamente nada, llenos de buena fe se pusieron a hacer cosas y a experimentar, experimentar no, porque cuando se les ha dicho: Traten de experimentar de otra forma, porque cuando se experimenta es cuando se experimenta en chiquito, en una caballería; aquí hay gente que ha experimentado en 1 000 caballería (RISAS), como aquel que se puso a convertir el ganado Brown Swiss en Cebú, y destruyó prácticamente la mejor lechería…
Fidel Castro 20 de Julio de 1963 

¡Hummm! ¿Dónde estarán aquellos que reían?

0
0
0
s2sdefault

Escribir un comentario

NOTA IMPORTANTE SOBRE EL USO DE LOS COMENTARIOS:
Por favor, recuerde que los comentarios son comentarios no un consultorio, es decir, si usted tiene algún tipo de consulta que realizar, hágalo en nuestros foros, (http://www.conexioncubana.net/foro) allí siempre hay personas dispuestas a ayudar.
Gracias.


Código de seguridad
Refescar