Luis Amador

Competencia

Escrito por Luis Amador.Publicado en Luis Amador Imprimir

0
0
0
s2smodern
powered by social2s

.. estoy dentro de la contienda. Sé en que participo, quienes son mis rivales, los peligros a enfrentar y el premio que espera. Ahora a lo que vine, a ganar, si, voy a ganar porque solo ganando mi existencia tendrá sentido.

Es difícil entender las reglas de esta lid, pero están ahí, debo cumplirlas sin pensar que superan miles de veces cualquier maratón. Su proceso es complejo, sin embargo esta diseñado para la singularidad que confecciona al individuo.

Dos condiciones adversas modelan el carácter particular de esta competencia. # 1. Completa oscuridad, #2. No hay señal que marque el rumbo dentro del viaducto. Características que me obligarán a desplegar toda la fuerza acumulada en mi desarrollo, y también a tener fe, mucha fe en la existencia de meta y premio. Sería trágico competir únicamente por espíritu deportivo. ¡ No tendría otra oportunidad de competir !

El lanzamiento de salida me ha colocado en el centro de la corriente. Buen comienzo. Seguiré mi instinto, probaré que soy el mejor.

En mi entorno tampoco se andan con medias tintas. Vinieron a lo mismo, a triunfar, pero muchos se perderán en el camino, otros no identificaran la meta, o se enredarán buscando atajos donde no los hay.

Un instante cuenta. El aprovechamiento del tiempo y competir, definen los valores sustanciales entre quienes aspiran al progreso y los ineptos o conformistas. La competencia nos sacó de la cueva, y a pesar de los errores ha seguido pariendo tecnología, ciencia, arte y cuanto hace posible la civilización humana.

Aquí es terreno de nadie, no hay ayuda posible. La llave que abre la puerta a la victoria es el individuo en si mismo, ley primaria. ¡ Si no gano, moriré intentandolo !.

Avanzamos, el torrente empuja. Me dejare llevar, es el momento de ahorrar energías, las necesitare. El camino se estrecha, me golpean y golpeo, me apartan y aparto, no hay espacio para contemplaciones, estamos disparados a lucha total. De tanto en tanto el torbellino me envuelve, reboto contra los muros de contención, afortunadamente no son ásperos, sino pereceríamos. Por momentos pierdo la orientación, subo e inmediatamente bajo, no puedo controlar la dirección que debo seguir dentro de la masa liquida, pero mi determinación es inflexible, resistiré, prevaleceré.

Falta poco para llegar, me lo dice el latido del tambor que marca el ritmo de la competencia. Nada es en vano, cada faceta responde a un calculo especifico, milenario.

Siento que el ambiente cambia, la corriente irradia menos calor y pierde potencia, sin embargo las paredes de la cavidad aumentan su temperatura.

Estoy a merced de un maremoto que bate corrientes encontradas, ademas, el liquido se torna ligero, es difícil flotar. Mantener el rumbo adecuado requiere esfuerzo máximo. Ahora es cuando debo lanzarme a fondo, sin tomar en consideración lo arduo que será sostener un lugar dentro de los primeros.

Espasmódicamente arriban contra oleadas de liquido menos denso que se arremolina y funde con el torrente inicial. Quizá sea la prueba final de nuestra capacidad física.

Apruebo que no exista duda, que gane el mejor, el mas hábil, el que disponga de cualidades superiores, para que el premio le corresponda en justicia. Confío en mi, puedo, lo haré..

Un nuevo elemento se integra a la competencia, el olor, pero es un olor químico, siento que penetra mi cuerpo. Su llamado es irresistible.. embriaga.. domina..

Finalmente.. si, es ella.. la siento.. la palpo.. he tropezado con la meta. Es magnifica, suave, redonda.. una caja de seguridad redonda. Parezco un electrón dando vueltas en la periferia del átomo, busco con desesperación la entrada a la circunferencia, o sea, la salida.

Hasta aquí hemos llegado unos cuantos, todos tan buenos como yo, quizá mejores, pero menos afortunados. Me gustaría compartir la victoria, hacerles espacio, sin embargo, ¿ Lo harían ellos por mi?. ¡ Seguro que no !.

Ya estoy, ya soy. De ahora en adelante se funden en mi muchas esperanzas. Aspiro que la suerte, compañera de viaje, no me abandone.

Perdonen... la narración me consumió, es mi primera y mas importante competencia, olvide presentarme. Yo soy lo que cada uno de nosotros hemos sido..... un espermatozoide .

Nota: El espermatozoide es el individuo, y prueba genéticamente que el igualitarismo comunista es fracaso anti natura.

0
0
0
s2smodern
powered by social2s