Santería

De misas y muerteros

… Reflejate en los ojos de todos aquellos con los que tropieces, en cada uno de esos reflejos verás una imagen diferente de ti que te llevará al mismo lugar del que provienes, en el fondo somos lo mismo desde diferentes ángulos… Así terminaba aquella conversación rodeada de personas con las que no había tenido contacto anterior. La sesión a la que había sido invitada finalizaba cuatro horas después. Yo siempre he sido muy incrédula respecto a los "muerteros" y siempre he pensado que la mente humana puede jugar malas pasadas respecto al comportamiento habitual, llegado a un punto de trance cualquiera podría dejarse llevar por su subsconsciente y convertirse en cualquier negro afrícano, una gitana, un brasileño, un religioso, una prostituta o cualquier otra figura. Me invitaron con la intención de romperme los esquemas y ante ese reto no podía decir que no. Todo lo que me rompa el plan divino es digno de ser observado por mis ojos analíticos así que esto merecía mi asistencia. Vestida de blanco, tal y como me impusieron, aparecí en aquella "misa espíritual" que parecía una celebración ante la llegada de un ser querido que no se ve desde hace mucho tiempo. Un babalawo presidía la ceremonía y daba instrucciones respecto al comportamiento que debíamos tener mientras observaba como algunos santeros rezaban en una lengua desconocida para mí y me concentraba en todo lo que pasaba a mi alrededor.

-Rescaten el agua del centro-. Ordenaba aquel babalawo de cien kilos a los allí presentes.

-¿Que agua, yo no veo agua?- le decía al que tenía a mi lado, un muchacho cubano que por su forma de contestar debía de tener una fe ciega ante lo que allí estaba por acontecer.

- Calla y haz lo que te dice - decía aquel joven mulato mientras me enseñaba como tenía que rescatar el agua que imaginariamente se encontraba en el centro del salón. El hacía que se lavaba con ella y se frotaba todo el cuerpo y yo seguía sus movimientos imitándole.

De repente unas gotas de un color verde impregnaron mi camiseta blanca, mire mis manos y allí no había nada pero en mi ropa quedaba la muestra de que ese líquido fluido había caído sobre mí. Asustada mire a mi alrededor , ninguno se presentaba con aquellas manchas, parecía ser la única a la que le había ocurrido.

El babalawo se acerco a mi y soplo sobre mi cabeza, mando asistir a no sé que muerto con unos vasos de agua y comence a quedar en un estado de somnolencia parecido a mi época juvenil detrás de los callejones del instituto fumando marihuana para experimentar.

Todos rezaban. Yo escuchaba desde la más absoluta lejanía. ¿Podría decir que me encontraba presente o que ante la ausencia de mi conciencia había perdido la cabeza en aquella sesión?, incluso pensaba, me han drogado sin duda y ahora me siento inmovilizada dentro de mi propio cuerpo que se mueve y actúa como si no fuera el suyo.

Una anciana comenzo a hablar. Observaba con las manos cruzadas a cada uno de los componentes de aquel evento. Uno por uno iba relatándoles diferentes metáforas que se referían a su propia vida y solicitaba al final del recorrido un vaso de vino dulce que se le servía con una gran majestuosidad, casi con reverencia. Cuál fue mi impresión al ver que ella no me hablaba a mi y que era yo la que bebía aquel vaso, sin embargo, estaba en la esquina de una habitación y podía observarme con la cara desencajada y las facciones de "vieja".

Después el silencio. Todos se asombraban ante mi quietud. No había bailes ni espasmos ni deseos de sangre animal. Nada que no perturbará la paz que allí se respiraba. Alguién me zarandeo. Abrí los ojos y recorde pequeños trozos de la charla que se había iniciado entre todos los presentes y la viejecita. Me dijeron que se había identificado como "La Castellana" y que solicitaba un rezo para Pancrasia por todo lo que le quedaba por vivir. No podía creer lo que me decían, como ella o yo, o mi parte esquizofrenica había hablado sobre la mujer del babalawo y sus anteriores mujeres, sobre el proceso de divorcio de aquel mulato, sobre el desarrollo espíritual fuera de las religiones y en todas ellas y sobre varias intimidades que escondía el muchacho que lloraba en la esquina, descubierto ante el resto como homosexual por primera vez.

De nuevo la quietud. Un peso enorme en el pecho me recuerda que debia relajarme, cuánto más nerviosa me pongo más duele, más presiona, más me ahoga. Ahora lo veo desde el techo. Mis labios se hinchan y una voz ruda asoma por mi garganta. Un hombre pide un puro y un vaso de ron. Escupe sobre los presentes y les ordena que deben limpiarse todos los viernes de la semana, que él no esta para hacer el trabajo que le corresponde a cada uno en su vida y comienza a soplar en el rostro de cada uno de ellos. Le preguntan el nombre, menciona algo en africano y explica que no se debe abandonar el camino de la luz. Se levanta. ¿Qué fuerza ejerce sobre mí para que sienta su olor y su respiración y sus sesenta años encima?. Bebe ron, lo saborea e indica que el incienso sirve de poco cuando se ha pecado todos los días, que para ahuyentar los seres negativos se debe ahuyentar la tentación en cada uno de nuestros actos y que lo malo se arranca de raíz. Regaña al que llora en una esquina y le recuerda que uno debe adaptarse a sus tendencias y vivir con ellas sin recriminarse absolutamente nada porque el Creador no entiende de sexos. El muchacho parece calmarse.

Despierto y todos vuelven a mirarme. Me siento agotada. Y de nuevo el silencio. Un olor a rosas inunda la habitación. No es un perfume, es un aroma, una leve brisa que el resto detecta como yo puedo detectar. Ahora estoy a mi lado. Me veo y me podría tocar si no fuera porque mi mano lo intenta y no alcanzo a quedarme en mi materia. Entonces una suave voz comienza a tararear una oración y todos parecen emocionarse. Pide otro rezo por Pancrasia que el coro comienza a narrar al unÍsono y finaliza diciéndoles… Reflejense en los ojos de todos aquellos con los que tropiecen…

Lunes, 10 de Abril del 2006

0
0
0
s2sdefault

Escribir un comentario

NOTA IMPORTANTE SOBRE EL USO DE LOS COMENTARIOS:
Por favor, recuerde que los comentarios son comentarios no un consultorio, es decir, si usted tiene algún tipo de consulta que realizar, hágalo en nuestros foros, (http://www.conexioncubana.net/foro) allí siempre hay personas dispuestas a ayudar.
Gracias.


Código de seguridad
Refescar