Santería

Bembé

En la Habana Vieja una noche del mes de Julio de 2005, ¿el 20 o, el 21 no recuerdo con exactitud, serían casi las dos de la madrugada me encontraba en una de las calles más extrañas y oscuras de las que me podía imaginar que en la actualidad existieran en la capital cubana, próxima a la calle Obispo, estaba hospedado en el Hotel Ambos Mundos.

Estaba perdido, me había despistado no se oía ni una Mosca, de pronto empecé a oír como si de un local en la lejanía estuvieran tocando tambores como descompasados sin nitidez en el sonar de los mismos. Aquel sonido cada vez era más cercano y con unos cantos que nada tenían que ver con la música popular cubana aquello sonaba extraño.

Al final de la calle vi a dos policías y respiré, pero de pronto me sorprendió que los polis pusieran pies en polvorosa, se marcharon con unas prisas que me llamaron la atención.

Aquel ruido cada vez estaba más cercano, yo no lo había oído nunca, incluso pensé, algún disco en mal estado, o el aparato de la música que esta mal.

¿ Tendría algo que ver con los cultos al sincretismo Afrocubano?.

Deprisa seguí en mi trayecto hacía las calles que me eran mas "familiares" para alejarme de allí.

¡¡Ehhh!!. De pronto vi al doblar una calle una avalancha de gente dirigiéndose hacia la dirección que yo estaba, creo que todos eran negros, calculo unos 200, cantaban como dando voces cortas y secas con sonidos roncos, era como algo tribal que yo no acertaba a entender nada, iban descalzos, como poseídos, me recordó haber visto algo parecido en películas de plantaciones con negros cantando sones y rituales de la época.

¡Me acojoné !, me escondí detrás de la puerta en el zaguán de una casa. Totalmente cagado de miedo con una oscuridad total.

Cuando aquel "desfile de locura" estaban a mi altura yo oyendo las pisadas en ese tropel de gente y acompasado de los tambores y cánticos aquellos tan raros me dije. ¡ Hasta aquí has llegado, aquí vas a entregar la piel!. Menos mal que no me vieron y pasaron de largo, estoy seguro que yo hubiese sido considerado un entrometido y lo hubiera pagado caro, digo esto por que aquello no era normal, imponía sobremanera ver y oír aquello. Tardé unos minutos en salir de mi escondite, estaba acojonado de miedo, metí la quinta marcha en mis piernas, hasta llegar al hotel.

No pude pegar ojo en toda la noche recordando aquel "espectáculo". Al día siguiente contado así tal como me ocurrió a unos cubanos, estos dijeron al unísono. ¡¡ Un Bembé!!.

Una de las cubanas allí presentes al oír mi historia, contó que le dijeron que ella tenía poderes. Era de una vega donde se había criado (deduzco poca preparación cultural). Ella contó que en una ocasión iba en botella para su casa y el chofer del vehículo tuvo que dar un volantazo porque una Tiñosa se le cruzó en la carretera, no tuvieron un accidente de milagro, al llegar esta a su casa lo contó y un vecino que lo oyó compró en la lotería la Tiñosa y ganó, algo parecido le ocurrió una noche que tuvo un sueño con un Ratón, el vecino volvió a ganar la lotería jugando al Ratón, este le decía.¡¡ Mija dime más sueños que últimamente me acerco a la pared de tu casa y no oigo ná. !! El vecino la espiaba para saber a que jugar en la lotería.

Ella lo contaba como una proeza premonitoria, convencida de que todo lo que a ella le pasaba tenía que ver con lo que saldría en la lotería. Un día durante el almuerzo su tío le dijo. ¡ Mijita, ponte pá tus poderes pá vivir mejor!.con ese "bagaje" ella quería saber más, quería profundizar en el Mundo de lo esotérico y vean lo que le pasó.

Siguió contando que en una ocasión una amiga le dijo quiero que me acompañes a una fiestecita. ( Un Bembé). Ella acepto y allí se dirigieron, cuando llegaban se oían sonidos de tambores y cánticos poco entendibles, entraron por la puerta se estaba celebrando un Bembé y se dieron de bruces con aquel espectáculo.¡ Todo el ritual se paró!.

Al verlos allí, el negro que oficiaba aquel ritual se quedó mirando a la joven que creía tener poderes. Y de estar en un estado de trance de pronto paro en seco la ceremonia. Con cara de pocos amigos y con voz ronca dijo. ¡ No puedo seguir!, ¡aquí ay alguien con poderes!, ¡ay una persona que me esta haciendo daño!.

Los recién llegados no salían de su asombro sobre todo esta chica, estaba asustada la mayoría de los allí reunidos eran negros,¡ el oficiante de la ceremonia la miró fijamente y dirigiéndose a ella le dijo. ¡¡Aquí mismo está!!, ¡ La persona que me esta haciendo daño eres tú!.

La chica que creía tener poderes adivinatorios, al oír aquello echó a correr en dirección a la puerta, gritando. ¡¡ Más nunca!!... Del susto que cogió, ¡aún está corriendo!.

Algo más sobre el Bembé, os lo muestro aquí, desconocía que en la Isla de Cuba se practicase. Aunque una noche en La Habana estando en el cañonazo de las nueve al finalizar el mismo en la propia fortaleza, vi un baile de unos negros con machetes emulando lo que más abajo he recogido en Internet y así lo describe como un benbé

También me dijeron, que antiguamente a los varones esclavos cuando los amos les daban la noche libre, lo celebraban con esa fiesta llamada Bembé.(no se si es con acento o no de las dos formas lo he leído)

Un bembe es una fiesta para los orishas. Durante un bembe los orishas son alabados, saludados e implorados para que se unan a la fiesta montando a uno de sus sacerdotes presentes. Esto se hace a través de una confluencia de la canción, el ritmo y el movimiento, llamando al orisha de forma que se reconozca a si mismo en la lírica, ritmos y danzas que han sido interpretados para ellos quizás por miles de años.

Los ritmos juegan una parte importante en esta ecuación y los tamboréros practican asiduamente por años para poder tocar los intricados ritmos correctamente. Esto es importante porque los tambores realmente le hablan a los orishas debido a que el lenguaje Yoruba es tonal, y los tambores han sido afinados de forma que toquen las diferentes tonalidades de la lengua Yoruba. Por esta razón algunos ritmos nunca se tocan a menos que sea dentro de un contexto religioso u ofendería al orisha. Estos ritmos son en realidad rezos a los orishas, teniendo cada orisha sus propios ritmos asociados con ellos.

El baile o danza también se convierte en oración dentro del contexto religioso de un bembe. Los movimientos de las danzas son los mismos movimientos que han sido asociados con los orishas por miles de años.

Como sucede con los ritmos que se tocan con los tambores, cada orisha tiene su propia danza, la danza de Yemaya emula el movimiento de las olas, la de Ogun el corte con el machete, la de Oshun representa la forma en que ella se acicala frente al espejo de mano, etc. Por tanto, estos movimientos se convierten mas en rezos bailables que lo que los europeos occidentales se referirían como a un baile.

Todo lo que esta presente en un bembe, así sea canciones, bailes, ritmos o colores que se usen, forma parte de un intricado tejido de oraciones, saludos, ruegos y llamados a los orishas, pidiéndoles que estén presentes y llamando a los orishas para que estén con nosotros.

Religión: La religión se basa en el individuo y el culto a los antepasados del linaje. Los Bembe también han absorbido muchas de las ideas religiosas de sus vecinos. Ellos honran espíritus de la naturaleza (bahomba), al espíritu de la tierra (m'ma), y al espíritu del Lago Tanganyika, Mkangualukulu, entre otros.

LOCALIZACIÓN.

En el sudeste del pais, Región de Kivu Sur, Zona de Fizi, oeste del Lago Tanganyika

Pueblos vecinos:

Bemba , Lega , Nyanja

Historia:

Los Bembe son originarios de los bosques del noroeste de la Rep.Dem.del Congo (ex-Zaire). Culturalmente, han ido absorbiendo a lo largo de los siglos muchos aspectos culturales de los pueblos vecinos : Lega, pre-Lega, Boyo-Kunda, y Bemba. Estas influencias fueron más intensas durante el siglo 19 durante el que se vieron obligados a emigrar bajo la presión económica de los invasores europeos y comerciantes de esclavos. Su necesidad de tierras continúa hoy, produciendo conflictos en la zona.

Economía:

Cultivan arroz, maíz, chufas, alubias y plátanos son los productos principales. Secrían cabras, ovejas, cerdos, y gallinas. Todos estos trabajos son realizados por las mujeres. Los hombres son responsables de complementar esta dieta por medio de la caza. De vez en cuando, los Bembe arriendan parte de sus tierras a los vecinos para cultivarlas y recientemente han empezado a explorar en busca de minerales como oro aluvial y estaño.

Sociedad:

Aunque no hay autoridad local centralizada en Bembeland, el gobierno se realiza bastante eficazmente a través de un número grande de clanes patrilineales. La sociedad del bwami que se compone de los hombres influyentes en la comunidad es responsable para tomar las decisiones políticas, económicas, y judiciales que afectan la comunidad.

Viernes, 05 de Agosto del 2005

0
0
0
s2sdefault

Escribir un comentario

NOTA IMPORTANTE SOBRE EL USO DE LOS COMENTARIOS:
Por favor, recuerde que los comentarios son comentarios no un consultorio, es decir, si usted tiene algún tipo de consulta que realizar, hágalo en nuestros foros, (http://www.conexioncubana.net/foro) allí siempre hay personas dispuestas a ayudar.
Gracias.


Código de seguridad
Refescar