Sanidad

La medicina cubana: un tesoro bien guardado

Escrito por Merhrioui Nadia.Publicado en Sanidad Imprimir

La medicina es un sector muy desarrollado en Cuba. Muchos estudiantes oriundos de diferentes países del mundo acuden para seguir formaciones medicales cada año. Pero ocurre también que los médicos se desplazan voluntariamente en otros países para ayudar a poblaciones en crisis como es el caso en Haití. Su pericia es única, pero a pesar de todo, la medicina cubana tiene su particularidad. Sabe aliar la medicina moderna a la medicina tradicional. "Natural " es una palabra muy empleada en la isla, los cubanos saben cuidarse naturalmente. Desde el período especial, un período de fuertes restricciones económicas, la gente se despabila con lo que tiene a mano.

África, Asia y Europa fijaron su domicilio en tierras aborígenes, este mestizaje es una ventaja para esta población que tiene conciencia de eso, y la medicina tradicional supo sacar provecho de esta oportunidad también. En efecto, gracias a estas diversas influencias, se enriqueció. Hoy en día, la gente se cura con las plantas pero también con el magnetismo, la medicina tradicional china o la acupuntura por ejemplo.

La naturaleza está llena de soluciones para curar las diferentes enfermedades : contra los problemas de piel, las quemaduras o los dolores abdominales, se puede usar la pulpa fresca del aloe vera, otro remedio, el ajo para las personas que sufren de hipertensión o para bajar la tasa de colesterol en la sangre…y podríamos citar un montón de ejemplos así. El profesor Juan Tomas Roig y Mesa, botanista, farmacéutico, agrónomo, es el padre de la medicina natural en Cuba. Fue el primero quien reconoció 599 especies de plantas medicinales. El falleció en 1971 pero hoy tiene muchos discípulos que siguen desarrollando sus investigaciones. Entonces los remedios de abuela como los llamaron en los países occidentales son una manera de curar a los cubanos a menor costo y respetar el organismo de cada uno sin los efectos indeseables de los medicamentos.

Raúl Castro anunció : " La medicina natural y tradicional, no es una opción para los pobres sino una necesidad para los ricos ". El gobierno defiende esta manera de curarse y la recomienda fuertemente.

Ahora, muchos laboratorios fabrican medicamentos naturales a base de plantas. Algunos son muy eficaces. Por ejemplo, en 2010, un nuevo medicamento natural fue elaborado por el laboratorio Oriente e inventado por la científica Zoe Lemus, para acabar con diversas enfermedades. Este medicamento se compone esencialmente de polvo de anamú, una planta endémica que crece al estado silvestre. Esta última tiene muchas propiedades, estaría antiespasmódica, antirreumática, antiviral, antiinflamatoria y antitumoral. Podría acabar con enfermedades como la malaria, la artritis, los reumatismos pero también diabetes y ciertos canceres. Se publicó un estudio en la revista inglesa BMC Complementary and Alternative Medicine en 2008, una revista sobre las medicinas alternativas. Este estudio pondera las propiedades de esta planta e insiste para que se estudie de más cerca, ya que cada año cura una multitud de cubanos.

Cada planta tiene su secreto terapéutico como el anamú en Cuba, las poblaciones autóctonas que no tienen el eligió y sobre todo que no tienen acceso a la medicina moderna lo saben y las utilizan también regularmente. Pero la medicina cubana va más allá, utiliza la naturaleza para fabricar sus propios medicamentos y los resultados son extraordinarios. Por es, podemos fomentar la formación de ese tipo de medicina a través el mundo. Resultaría ser mucho más sencillo, económico y más peligroso.

0
0
0
s2sdefault
powered by social2s