Músicos por la letra P

Pancho Amat

Biografía, fotos y vídeos del músico cubano Pancho Amat.

El cantautor cubano Pancho Amat, nació en Güira de Melena, el 22 de abril de 1950, actualmente es considerado el mejor tresero del mundo, ya que ha logrado vincular su instrumento con los conceptos de música clásica, jazz y aires trovadorescos.

Su carrera se ha caracterizado por el virtuosismo en cada una de las presentaciones en vivo. Amat ha colaborado con músicos reconocidos a nivel internacional como Joaquín Sabina, Oscar D'León, Pablo Milanés, Rosana, Ry Cooder, Silvio Rodríguez, entre otros.

Graduado en el Conservatorio Ignacio Cervantes en la especialidad de guitarra clásica, cursa varios estudios postgrados de nivel superior en diferentes especialidades de la música: Armonía, Contrapunto, Orquestación, Morfología... etc.

Más tarde amplía estudios musicales en la República de Chile con los más importantes exponentes de la Nueva Canción Chilena, Inti-Illimani, Quilapayún e Isabel Parra entre otros, realizando múltiples grabaciones con Víctor Jara para el canal 7 de la TV chilena. Todo este trabajo lo compaginaba con estudios de armonía y orquestación para los diferentes formatos de Música popular cubana, asesorado por Rafael Lay (director y violinista de la Orquesta Aragón), Frank Fernández y Juan Elosegui entre otros.

Con Manguaré realizó alrededor de 40 giras internacionales a más de treinta países de todos los continentes, y con el grupo graba una docena de discos con los más prestigiosos artistas de Cuba y América y participa en los más importantes concursos de música organizados por las diferentes entidades culturales, obteniendo en ellos los mayores reconocimientos y premios en orquestación y composición. Pancho eleva a categoría superior el tres como instrumento concertante, desarrollando técnicas y conceptos provenientes de los clásicos, el jazz y la canción trovadoresca.

En 1987 pasó a Adalberto Álvarez y su Son, del que se desliga en 1995 para formar su propio grupo. Posteriormente realizará giras por Estados Unidos, Europa y Japón acompañando con el sonido característico de su tres y dando proyección internacional al sonido de su instrumento con agrupaciones como Cubanismo, Adalberto Álvarez y su Son, Noche Tropical, Barbarito Torres, Buena Vista: The Next Generation o las Hermanas Faez.

Ha trabajado junto a Oscar D’León, Papo Lucca, Joaquín Sabina, Cesaria Évora, Ry Cooder, The Chieftains, Yomo Toro, John Parsons, Mongo Santamaría, Andy Montañez, Giovanni Hidalgo, Dave Valentín, Alfredo de la Fe y Víctor Jara.

En la década del 90 fundó El Cabildo del Son. Pancho ha dirigido prácticamente todos los formatos con que cuenta la música cubana pasando desde agrupaciones soneras, tríos o cuartetos hasta conjuntos típicos, charangas llegando a realizar orquestaciones también para la Orquesta Sinfónica Nacional.

Francisco Amat no es simplemente un ejecutante virtuoso: El rápido de Güira de Melena, sino un estudioso del tres. Crea a partir del instrumento dentro del canon de la tradición, pero experimenta con acierto y originalidad fusionando ritmos, por ejemplo el jazz (Un bongosero en Nueva Orleans) o la bachata (Como un bolero).

Su tres, en típica afinación campesina (mi-si-sol), alcanza extraordinaria versatilidad tanto para las armonías propias del son, la trova o el bolero, como para sonoridades más complejas y actuales, provenientes de la música de concierto, el rock sinfónico o las raíces africanas. Todo ello confiere una expresividad y riqueza melódica apreciables a cada interpretación.

Ha alcanzado premios como el Premio Nacional de la Crítica en Cubadisco a raíz de su producción discográfica Son Por Tres, en el año 1995.En De San Antonio a Maisí, su segunda producción, combina diferentes estilos de la música cubana como el son y el bolero trabajando con su grupo el Cabildo del Son, este álbum fue merecedor en el Cubadisco 2002 del premio al Mejor Album de Música Tradicional. Además de su condición de músico, el instrumentista es compositor y arreglista.

El 25 de enero de 2011 le fue entregado el Premio Nacional de Música 2010 en el teatro Mella de la capital cubana.

Sus discos

En el año 1995 realiza un disco en solitario llamado Son Por Tres el cual obtiene el Premio Nacional de la Crítica especializada en Cubadisco que es la Feria del Disco de Cuba.

En Son por Tres Pancho cuenta con Alejandro Sequeda en las voces, Daniel Amat (Ñañu) en el Piano, Lilien Vergara en las voces y teclados, José Francisco Amat en el bajo, Alberto Rodriguez (Pititi) en las tumbas y José Eladio Amat en los timbales. Como músicos invitados aparecen Igor Rivas y Manuel Mirabal (Guajiro) en las trompetas y Demetrio Muñiz en el Trombón.

Su segundo álbum en solitario titulado De San Antonio a Maisí hace un recorrido por diferentes estilos del isla, desde el bolero y el son montuno hasta la música afrocubana.

Pancho se rodea del Cabildo del Son. formado por Francisco Padrón en la trompeta, Gilberto Noriega Totó, José Francisco Amat en el contrabajo, Dayron Ortega en la guitarra y voces, y William Borrego como primera voz.

La producción cuenta además con invitados como Francisco Alvarez, el Dúo Evocación, Candito Zayas, Willian Baloy, Santiago Auserón y Silvio Rodriguez. Destaca en el disco el tema La cocainómana de Miguel Matamoros, rescatado por Pancho y Silvio del baúl de los años 20.

En 2007 sale al mercado su tercer álbum Llegó el tresero. Pancho hace un recorrido por escenarios de Europa y Japón para su presentación. A la vez desarrolla el Proyecto Café Vista Alegre, junto a Tiburón Morales, Tata Güines y Emilio Morales, que ha tenido gran aceptación en Francia.

En 2008 aparece en Japón su nuevo disco Yo traigo un son y realiza una gira por el archipiélago nipón junto a su Cabildo del Son para presentarlo. A finales de ese mismo año publica el disco Classica Cubana junto a Joaquín Clerch y Anette Maiburg.

En 2010 lanzó su disco Mis raíces del sello disquero Bis Music, que obtuvo un Gran Premio Cuba Disco.

Pancho Amat hace ver que el tres significa más que un símbolo de un género musical y una época. Es un emblema de identidad, un instrumento vivo con infinitas capacidades -muy lejos de agotarse-, y que exige mayores espacios en el universo de la música actual.

Pancho Amat es actualmente el mejor intérprete de tres y es requerido en cualquier producción de música tradicional cubana que se precie en la que además de su interpretación aporta su experiencia y personalidad. Heredero del talento de treseros como Arsenio Rodriguez o el Niño Rivera, aporta además un sonido más actual y una depurada técnica.

En cierta entrevista, el artista declaró, Yo soy el hecho de la fusión de muchas culturas. La música cubana está tan viva precisamente por la cantidad de elementos tan grandes que la componen. Y el hecho de relacionarla todavía más con otras latitudes la enriquecerá más, además que la música cubana enriquecerá también otras.

Mi debut musical fue con un tambor

Por desconcertante que parezca, Pancho Amat, el rápido de Güira de Melena, el Premio Nacional de la Música 2013, no comenzó rasgando un tres, sino en las congas de pueblo natal y las Charangas de Bejucal, donde muchos lo recuerdan tras un quinto.

Los prolegómenos a tales recuerdos, nos llevan a la situación actual de las fiestas tradicionales cubanas:

“Me parece sumamente importante la cruzada que estás llevando a cabo con el tema de las Charangas de Bejucal. De todas maneras no te deprimas, las Charangas, con sus carrozas esplendorosas y su conga fenomenal existen. Tal vez no como debieran, según nos explicas, pero el caso es que los habaneros ya prácticamente no tienen porqué luchar, ni siquiera de qué lamentarse, pues el Carnaval de La Habana ya apenas es historia.

“Incluso habiendo un concepto de conga occidental muy bien definido, con los matices que cada zona o barrio le aporta, es muy usual por estos tiempos, utilizar en eventos de esta zona el sonido de la conga santiaguera… Sin más comentarios al respecto. No estoy para perder tiempo hablando de cadáveres culturales insepultos, pero cadáveres al fin. ¡Ah!, mi ateísmo no me permite dar margen a las resurrecciones.

“Si me dijeran, pide un deseo, como dijo Silvio, desearía fervientemente que todo lo que he dicho sea un disparate y que mañana florezca de nuevo nuestro Carnaval Habanero.

“Bueno, a lo que vamos”.

La memoria de este pueblo aún te ve como quinteador en las congas de Bejucal. ¿Qué significado posee esa relación de Pancho Amat con las congas?

“Entre mis quince y diecisiete años, formé parte de la conga La Invasora, de mi pueblo natal Güira de Melena, acompañando a la comparsa de nuestro municipio que se presentaba siempre en todas las ediciones de las Charangas de Bejucal.

“Debo decirte, y esto es algo que tal vez muchos no conozcan, que mi debut como músico integrante de una agrupación no fue en un conjunto sonero, ni de punto cubano como es de suponer hoy día, lo fue precisamente con un tambor en la mano tocando con la conga de mi pueblo.

“Como ves, yo era casi un niño en aquel entonces y la responsabilidad de quintear se me entregaba solo, en los momentos de menor importancia, o sea cuando “calentábamos” antes de iniciar el paseo o en los momentos que este se detenía por alguna razón. Me imagino que la gente me recuerda no tanto por cómo tocaba, sino por el hecho de que llamaba la atención aquel “gordito blanquito” tocando tambor entre tantos negros… —y ríe de buena gana evocando esos tiempos.

“También recuerdo cómo en muchas ocasiones los trompetistas de la conga de Bejucal iban a reforzar la sección de metales de “La Invasora” durante los carnavales de Güira”.

¿Qué aportó a tu formación y a tu labor musical actual tu contacto con las Charangas?

“El haberme iniciado como músico dentro de un colectivo de percusionistas ha hecho que mi forma de tocar luego el tres esté muy impregnada de todos los juegos rítmicos que se ponen de manifiesto en este tipo de agrupación. Incluso, siempre sugiero a mis alumnos que practiquen instrumentos de percusión como el bongó y la tumbadora por considerar esto muy útil en su desarrollo como treseros.

¿Cuáles son las características que distinguen a las congas de esta región (de la que forman parte Bejucal, Güira, Quivicán, etc.) del resto de las congas cubanas?

“Las congas de carnaval en cualquier lugar de Cuba siempre van a estar marcadas por el matiz que le impone su membresía y sus recursos de instrumentos. En algunas partes pueden abundar más los tocadores de tambores que los de hierro o viceversa y esto da un color peculiar en cada caso, pero no cabe duda que las dos sonoridades que más abundan y trazan pautas en este sentido son las llamadas habanera y santiaguera. Esto tampoco quiere decir que las referidas se encuentren solo en La Habana o Santiago. La llamada habanera se usa en casi todo el occidente y centro del país y la santiaguera en casi todo el oriente.

“La conga habanera que es la que se usa en nuestros municipios de Artemisa y Mayabeque tiene algunos tambores base con un toque común a todas, así como algunos toques de hierro que también son iguales. Luego en cada caso se le agrega algún toque o color complementario de tambor o hierro buscando cierta autenticidad.

“Los más destacados congueros güireños, aquellos que fueron mis profesores, sentían una alta estima por la conga de Las Charangas de Bejucal, por lo bien acoplada desde el punto de vista rítmico, la calidad de sus integrantes, lo numerosa en membresía y la originalidad de sus cantos.

“Aquella conga de los años sesenta fue después el punto de origen de la agrupación Yeyo y sus tambores de Bejucal, conocida tanto nacional como internacionalmente”.

Fuentes: Suena a cubano, Ecured y Mayabeque

0
0
0
s2sdefault

Escribir un comentario

NOTA IMPORTANTE SOBRE EL USO DE LOS COMENTARIOS:
Por favor, recuerde que los comentarios son comentarios no un consultorio, es decir, si usted tiene algún tipo de consulta que realizar, hágalo en nuestros foros, (http://www.conexioncubana.net/foro) allí siempre hay personas dispuestas a ayudar.
Gracias.


Código de seguridad
Refescar