Músicos por la letra K

Los Kent

Los Kent era una banda regularmente seguida por los seguidores del género del Reparto Residencial del Vedado, por lo que obtuvieron una fama meritoria producto de su forma de vivir desahogada y de tener mejores instrumentos que las demás bandas de la calle (de importación), tocando interpretaciones y un buen repertorio de bandas inglesas y norteamericanas de moda en ese momento logrando la aceptación popular dentro del medio roquero, haciendole gran competencia, junto con Los Jets, a todos los demas grupos.

No se sabe si la nostalgia o una vieja deuda consigo mismo les condujo a reorganizarse tras unos treinta años de silencio, en los que cada uno de ellos se dedicó a disímiles asuntos.

Quizás los tiempos contribuyeron, quizás una generación ansiosa de liberarse de frustraciones les impulsó. Pero lo cierto es que con cada vez más seguidores, entre viejos reaparecidos y jovenzuelos descubridores, el grupo habanero de rock Los Kent está de nuevo sobre la palestra, cantando a su estilo de siempre la música de The Beatles y The Rolling Stones.

Los Kent, junto a grupos como Almas Vertiginosas o Sesiones Ocultas, formaron parte de un movimiento underground de música rock que en los años 60 del siglo pasado se constituyó espontáneamente en las escuelas secundarias y preuniversitarias de la capital. Por aquellos tiempos la censura oficial llegó al extremo de prohibir la difusión por emisoras radiales y televisivas de prácticamente cualquier música cantada en inglés, aunque en el caso de Los Kent (siempre cantaron en ese idioma) se dio la curiosidad de haber podido presentarse en nada menos que el Noticiero Nacional de Televisión, en una extraña mezcla de guerra de Vietnam en los primeros minutos y Los Kent imitando a The Rolling Stones en los segundos.

Aquel movimiento, a todas luces respuesta juvenil a la censura que impidió escuchar dentro de Cuba y como debió ser a tantas generaciones musicales de la llamada década prodigiosa, no sólo no contó con el apoyo de las instituciones culturales sino que más bien padeció de un rechazo que a la postre frustró las potenciales carreras de grupos como Los Kent, una banda que hizo furor en los escenarios posibles de entonces, principalmente las tradicionales fiestas de quince años, las cuales en Cuba siempre han marcado el arribo de las féminas a la "edad de merecer".

Con canas de más, algunos ya abuelos pero con Carlos Carnero a la batería y el mítico Andrés Pashalidis a la guitarra, Los Kent decidieron reorganizarse para pagar sus deudas a una generación.

Antiguos partidarios prestaron sus viviendas para los primeros ensayos del reencuentro, hasta que la memoria colectiva les regresó a las escuelas secundarias Guido Fuentes y Carlos J. Finlay, ambas en el barrio del Vedado, las cuales fueron sus bastiones de público en los 60. Como si la serpiente mordiese su cola, se presentaron recientemente en un espacio televisivo de mediodía, en el que un festival de nostálgicos inundó los micrófonos abiertos a llamadas telefónicas.

¿Son algo especial Los Kent? A entender de este periodista, Cuba cuenta hoy con bandas de rock de mucho más peso y sonido más contemporáneo, prueba de lo cual es la excelente fusión lograda por el grupo Síntesis de la música rock y los ritmos afrocubanos, para citar un ejemplo. Pero nadie sabe hasta dónde el peso de tantas frustraciones, presentes en la generación de quienes siguieron a grupos como Los Kent, está invocando a los fantasmas de un tiempo que no por plagado de tristezas estuvo exento de bellezas.

Guste a quien guste, pese a quien pese, la nostalgia sí es un arma caliente. Los Kent están de vuelta para los de su tiempo cual símbolo de vivencias que perdieron y quisieran rescatar, como aviso de una Cuba que se busca a sí misma y, más temprano que tarde, se reencontrará.

Manuel David Orrio (CubaNet) - Julio del 2002

El regreso de los Kent

Luis Cino

Carlos, Regino y Luis acuden al Café Cantante cada domingo con sus respectivas mujeres. En un intento de peregrinaje a la adolescencia, van a disfrutar (cuando el bolsillo lo permite) la actuación de los Kent.

Tras abonar los 40 pesos de entrada por pareja, logran pasar (a través de la aglomeración) dos botellas plásticas con ron casero. No pueden costear el consumo en dólares de bebidas del establecimiento. Allí lo más barato es una lata de cerveza nacional y ésta cuesta un dólar.

Son poco más de las tres de la tarde de un domingo de mayo en el Café Cantante del Teatro Nacional de La Habana. Ante un delirante público de más de 300 personas que abarrota la sala: los reorganizados Kent. Llegaron como siempre liderados por el mítico Andrés Pachalides. El concierto se inició con una versión de los acordes de American Woman, un clásico original de Guess Who de 1970.

Hace 30 años, los Kent provocaron aglomeraciones de adolescentes ávidos de bailar rock en fiestas de casas en toda la ciudad. Estas no pocas veces atraían la celosa intervención de la policía, con sus siempre prestas tijeras anti-melena. Entonces las obras de construcción del Teatro Nacional, invadidas por la maleza, eran aplazadas indefinidamente. Las chicas que hoy contorsionan sus cuerpos con su música no habían nacido.

Por entonces la tenencia de dólares estaba severamente penalizada. La gente vestía como podía. Padres y maestros miraban con aprensión la longitud de faldas y cabellos. El diversionismo ideológico se erigía como un sombrío fantasma. Las UMAP eran un recuerdo ominoso todavía cercano.

El rock estaba proscrito de la radio nacional. Se radiaban ininterrumpidamente insulsas baladas del pop español. También encontraban espacio diluidas versiones al castellano de los éxitos del hit parade anglosajón. Todo en medio de convocatorias a participar en las labores de la zafra o el Cordón de La Habana. Aún el fervor revolucionario no cedía a la desilusión que llegó después.

A inicios de los años 70, los Kent no eran los únicos. Hubo Sesiones Ocultas, Almas Vertiginosas, Gnomos, Pacíficos y Signos, entre otros. Ellos arrastraron multitudes de pepillos a las fiestas donde tocaban. Miramar, El Vedado, La Víbora, Santos Suárez, Altahabana o el Casino Deportivo eran sus escenarios habituales. La juventud habanera sólo tenía acceso al rock a través de las "doublius", de Miami, o de algún que otro disco entrado de forma subrepticia al país.

Estos músicos amateurs, con sus rudimentarios equipos e instrumentos, eran casi la cosa real, en medio de tanta carencia y frustración. Pachalides, Pepino, Edito y Ringo ocuparon estos puestos junto a Jorge Conde, Fragoso, Pedro Cañas, el Johnny, Manolo el Salsa y otros ídolos del underground habanero de los 70. Fueron los sucedáneos nacionales de Mick Jagger, Ian Gillan o Robert Plant.

Los Kent nunca grabaron discos, ni pasaron por la radio. Aparecieron por primera vez en TV unos meses después de reorganizarse. Esto sucedió el 8 de diciembre de 2000, cuando aceptaron tocar en el homenaje oficial a John Lennon en el Protestódromo, cuando su conversión en santo de la devoción del mismo régimen que vetó a The Beatles en el momento de su apogeo internacional.

La mayoría de los miembros originales del grupo reside en los Estados Unidos. Pachalides, con el apoyo de Dagoberto Pedraja, un excelente guitarrista procedente de Gens y el grupo de Carlos Varela, rearmó el conjunto. El repertorio no ha cambiado y la respuesta del público es la mejor prueba de que no hay necesidad alguna de actualizarlo.

Los Kent son el grupo de rock cubano que más dinero recauda. No necesitan discos ni viajes al exterior. Su principal gancho es la nostalgia.

Carlos, Regino y Luis, tres rockeros cuarentones llegando a la cincuentena, de Lawton, volverán tras ellos el próximo domingo. Oscarito y Freddy, otros dos habituales del Café, cuyo testimonio no es de fiar, pues están semi alcoholizados, tienen algo que decir. Afirman que cuando los Kent tocan Smoke on the Water, las canas de los rockeros desaparecen y las melenas vuelven a crecer.

0
0
0
s2sdefault

Escribir un comentario

NOTA IMPORTANTE SOBRE EL USO DE LOS COMENTARIOS:
Por favor, recuerde que los comentarios son comentarios no un consultorio, es decir, si usted tiene algún tipo de consulta que realizar, hágalo en nuestros foros, (http://www.conexioncubana.net/foro) allí siempre hay personas dispuestas a ayudar.
Gracias.


Código de seguridad
Refescar