• Está aquí:
  • Inicio
  • Inventando

Inventando

“Inventar”, así le llaman los cubanos al sobrevivir el día a día. Inventar es conseguir comida para sus hijos, poder comprar ron, pagar el gas, arreglar las grietas de la casa,… y todo ello a cualquier precio, caiga quien caiga, pase lo que pase, engañe a quien se engañe, muchas veces con una moral dudosa,… Ellos dicen: “Chico, ¿y qué puedo hacer?”. Y así continúan su paseo por esta vida, sintiéndose comprendidos por todos los demás cubanos.


El bistec

0
0
0
s2smodern

Llevábamos casi un mes comiendo arroz y frijoles, todos los días. De vez en cuando conseguía un pedazo de yuca y lo poníamos en el plato, para acompañar el eterno menú.

Era una yuca malísima, había que darle candela, mucha candela, para que se ablandara, sino te quedaba dura como un palo de escoba. Y el problema es que cocinábamos con kerosén y también era tremenda jodienda conseguir el combustible para cocinar, por la libreta sólo daban cinco botellas para todo el mes, por persona.

Continuar leyendo

0
0
0
s2smodern

Vicisitudes del ama de casa en Cuba

0
0
0
s2smodern

- "No tengo jabón de lavar, déjame aprovechar el detergente líquido para ir resolviendo, porque la ropa no se puede quedar sucia. ¡Dios mío!, ya estamos a 15 y se me acabó el azúcar, ojalá que el bodeguero me la venda por fuera, aunque sea una librita para endulzar la leche de los muchachos..."

Es el monólogo cotidiano de Gloria y de la mayoría de las amas de casa cubanas. Víctimas de la escasez saben darle solución a cualquiera de las dificultades que se le presentan cada jornada, desde que se levantan hasta que se acuestan. Gloria, ama de casa residente en la barriada del Cerro las pone sobre el tapete.

Continuar leyendo

0
0
0
s2smodern

Quioscos y bodegas

0
0
0
s2smodern

Nada más semejante y a la vez menos parecido a la tradicional bodega que los actuales quioscos recaudadores de divisas o "quioscos en fulas", como suele nombrarlos la población.

La semejanza reside en el aspecto funcional, lo cual hace que estos quioscos cumplan la encomienda que siempre estuvo reservada a las bodegas. Es decir, aquel comercio donde la familia realiza sus compras rutinarias destinadas al diario consumo, compuestas, en lo esencial, de productos alimenticios.

Continuar leyendo

0
0
0
s2smodern

¿Cuánto cuesta vivir en Cuba?

0
0
0
s2smodern

En Cuba, asegurarse la alimentación, los medios de aseo y limpieza de la casa tiene un costo que no está al alcance de la mayoría de la población. Vestirse es la otra pesadilla.

Para nadie es un secreto que la canasta familiar, integrada por arroz, frijoles y azúcar, de cuya venta a precios módicos tanto se jacta el gobierno, no alcanza para más de una semana o diez días, con mucha austeridad. Esto significa que el estado, el resto del mes, no garantiza la alimentación, sin que ofrezca a cambio la libertad económica que el cubano necesita para proveerse por cuenta propia una subsistencia decorosa. ¿Cuánto cuesta entonces un día en la vida de una familia cubana?

Continuar leyendo

0
0
0
s2smodern

De intérprete a taxista

0
0
0
s2smodern

De intérprete de húngaro de Fidel Castro a taxista desempleado

El banquete de ensalada era el más atractivo en aquella noche de 1986 en La Habana. Los secretarios de los Partidos Comunistas participaban de una cena con Fidel Castro, que se alejó un instante a la mesa de los vegetables.

Tenía ganas de comer algo más sano y se aproximó a la sección de tomates, lechugas y zanahorias, dónde estaba su intérprete de húngaro. Empezaron una conversación de más de treinta minutos, hecho que jamás sería olvidado por ese hombre, de 44 años.

Continuar leyendo

0
0
0
s2smodern

¡Vendo licuados!

0
0
0
s2smodern

Venta de jugos naturales y licuados en Ciudad Victoria, Tamaulipas.

En el mercado central de Ciudad Victoria, enclavado muy cerca del centro de la ciudad, a escasos dos cuadras del Hostal donde me hospedaba estaba esta “Juguería” con una amplia oferta de jugos y sus combinaciones. Estos son establecimientos de ventas de jugos naturales y licuados.

Veamos las ofertas:

Continuar leyendo

0
0
0
s2smodern

La jaba y la libreta

0
0
0
s2smodern

Un cubano sin una libreta de abastecimiento en el bolsillo superior izquierdo de su camisa o en el trasero del pantalón no es un verdadero cubano. Creo que cuando llegue el día en que no tenga que llevar más nunca ninguna de esas dos cosas a ningún lugar se sentirá extraño. Quizá a algún historiador se le ocurra dentro de cien años clavetearlos en el escudo nacional, al pie de la bandera. Formarán parte de nuestra enseña nacional.

Y el ejemplo más claro y cercano acerca de lo que les comentaba soy yo mismo.

Recuerdo que llegué a España hace casi seis años y medio y la primera vez me sentí extraño entrando a un supermercado con las “manos vacías“, sin libreta de abastecimiento en el bolsillo y sin jaba en las manos.

En Cuba teníamos colgadas detrás de la puerta de la cocina varias jabas: de saco, de tela y de nailon. Para ir al Puesto (de viandas), usábamos una de saco de yute, inmensa, porque había que estar preparados por si el puestero nos vendía algo extra, untándole ( dándole una “propina“): plátanos, boniatos, papa, tomates, etc. Porque comprábamos por cantidades industriales. Cuando la indulgencia y el afán de hacerse con un dinerito extra del puestero nos permitía llenar la jaba.

Continuar leyendo

0
0
0
s2smodern
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4