Noticias y entrevistas sobre Cuba

20% más caros los alimentos en el 2011

precios

Los precios de los alimentos en Cuba se dispararon en casi 20 por ciento el año pasado, debido a que el gobierno, escaso de efectivo, cortó subsidios e importaciones y sus reformas agrícolas fueron incapaces de incrementar la producción interna, según un nuevo informe oficial.

El informe de la Oficina Nacional de Estadísticas (ONE) confirma las persistentes quejas de los cubanos de que mientras algunos alimentos han ido apareciendo un poco más frecuentemente en las tiendas, sus precios han sido tan altos que pocas personas podían costearlos.

El gobernante cubano Raúl Castro, tratando de reformar la estancada economía de estilo soviético, ha hecho gran hincapié en la necesidad de aumentar la producción agrícola mediante el arrendamiento de improductivas tierras estatales a agricultores privados, y de permitir que éstos disfruten de una mayor libertad para cultivar y vender sus productos.

Sin embargo, el informe de la ONE, titulado "Ventas en el mercado agrícola", mostró que los precios de los productos agrícolas se dispararon en 24.1 por ciento durante el 2011, y que los precios de la carne subieron 8.7 por ciento para un aumento promedio de 19.8, de acuerdo con un reporte de la agencia de noticias Reuters.

Reuters añadió que la producción agrícola había aumentado sólo 2 por ciento el año pasado, después de caer 2.5 por ciento en el 2010. La producción agrícola total en el 2011 se mantuvo por debajo de los niveles del 2005.

La economista disidente Martha Beatriz Roque, de La Habana, dijo que las cifras de la ONE reflejan un caso severo de la "estanflación" --estancamiento de la productividad junto con inflación-- y los fracasos de los esfuerzos de Castro en la reforma agraria desde que reemplazó a su hermano Fidel Castro en el 2006.

A mediados del año pasado, el periódico Juventud Rebelde informó que los precios de los alimentos, en general, ha aumentado en 7.8 por ciento, en comparación con los seis primeros meses del 2010, mientras que las ventas de alimentos se habían reducido en 6 por ciento en el mismo período.

Castro ha estado presionando para aumentar la producción nacional de alimentos, para poder recortar el gasto público en subsidios a los alimentos y las importaciones en una isla que en el 2010 pagó $1,500 millones para importar, según se calcula, de 60 a 80 por ciento de los productos que consume.

Las compras a agricultores de EE.UU., por ejemplo, se redujeron de $710 millones en el 2008 a $366 millones en el 2010. Y varios artículos fueron retirados de la libreta de racionamiento, que antes proporcionaba algunos productos básicos a precios altamente subsidiados. Ahora están disponibles sólo a precios mucho más altos, establecidos generalmente por las leyes de la oferta y la demanda.

Castro también ha arrendado 3.4 millones de acres de tierras ociosas a 170.000 agricultores privados, que producen mucho más eficientemente que las granjas estatales. Todos los agricultores ahora también pueden obtener mejores precios al poder vender directamente a los consumidores y los centros turísticos.

Sin embargo, casi 2 millones de hectáreas permanecen en barbecho y los agricultores se quejan con regularidad sobre la incapacidad del estado para entregar los suministros prometidos como la gasolina y fertilizantes, para transportar sus productos al mercado y para pagar en forma oportuna.

Castro también arrendó 3.4 millones de acres de tierras ociosas a 170,000 agricultores privados, que producen mucho más eficientemente que las granjas estatales. Todos los agricultores ahora también pueden obtener mejores precios al vender directamente a los consumidores y los centros turísticos.

Sin embargo, casi 2 millones de acres permanecen ociosos y los agricultores se han quejado con regularidad sobre la incapacidad del estado para entregar los suministros prometidos, como gasolina y fertilizantes, para transportar sus productos al mercado y para pagar en forma oportuna.

Roque dijo que no estaba sorprendida por las cifras de la ONE sobre los aumentos de precios, porque los cubanos sintieron el aumento a lo largo del 2011. Una libra de carne de cerdo, que costaba 30 pesos durante el 2011 y tal vez 35 pesos durante las fiestas de fin de año, ahora cuesta unos 45 pesos, dijo.

Oficialmente, el salario promedio en Cuba es de alrededor de 475 pesos por mes --alrededor de $20-- aunque muchos de los 11.2 millones de habitantes de la isla reciben remesas de dinero desde el extranjero, y muchos de ellos tienen negocios por debajo de la mesa que les dan ingresos no registrados.

Roque y el ex preso político Arnaldo Ramos Lauzurique emitieron un informe detallado sobre la libreta de racionamiento el mes pasado, argumentando que la cifra estimada de 7 millones de cubanos que viven estrictamente de su salario, debe pasar hambre durante los últimos siete a 10 días de cada mes.

Los alimentos proporcionados por la libreta de racionamiento duran tal vez de 13 a 14 días para la familia promedio, escribieron. Después de eso, la familia debe gastar hasta lo último de sus ingresos en comprar alimentos en los mercados abiertos, lo que les dará para comer otros siete u ocho días.

"Ya para el 30 o el 31 del mes, esta gente ya han pasado varios días sin nada de comer", dijo Roque a El Nuevo Herald por teléfono desde La Habana.

Eso sin contar los costos adicionales, tales como electricidad, transporte, teléfonos, ropa, agregó, así como la higiene personal y la limpieza del hogar.