Tradiciones y leyendas

Después de saborear un delicioso café, fumar un cigarrillo de calidad equivale a llegar al cielo, para los aficionados a ambos placeres. En el mundo de hoy, donde por un lado los civiles son eliminados como moscas por considerárseles "bajas colaterales"; y por el otro, embargan su "libertad de expresión" en nombre de cualquier causa, fumar ya no es un placer, sino un crimen monstruoso.

Fumar un habano, un puro, un tabaco o un cigarro, es suficiente para que llueva sobre el auténtico buscador de placer la dura sentencia de la más reciente de las inquisiciones.

Leer más: Fumar ya no es un placer

  • Visto: 7844

Los torcedores de habanos de Pinar del Río y de otras zonas del país reciben hoy tentadoras ofertas de trabajo en las fábricas clandestinas que proliferan en esta región del occidente cubano.

Diversos factores han propiciado este fenómeno. Los principales son que el Estado paga poco a los campesinos que producen la hoja, el costo de producción es alto y los torcedores de puros devengan salarios insuficientes por laborar en pésimas condiciones de trabajo y bajo extremas medidas de vigilancia que humillan al obrero. Además, muy importante, hay demanda del producto en el mercado ilegal.

Leer más: Auge de la producción y venta ilegales de tabacos

  • Visto: 8109

La Habana sabe a ron y huele a Habano. Es la tierra de los puros, la madre de los cigarros y la fábrica de este arte porque los puros son un estilo de vida, una tradición y todo un icono en la isla caribeña. Fumadores y no fumadores llegan a la capital cubana y pocos son los que no caen en la tentación de probar este producto 100% cubano hecho a mano. Una de las fábricas de habanos más famosa es la de Partagás, fundada en 1827 es la más antigua y prestigiosa. Una visita a este lugar es indispensable.

Leer más: El aroma habano

  • Visto: 8276

Norma

La tabaquera de Fidel Castro

La historia de Norma corre con la de la fábrica El Laguito, lujoso caserón de mitad del siglo XX -oeste de La Habana-, abierta por Fidel Castro y su secretaria personal, Celia Sánchez, como escuela de torcedoras.

Con sus manos pequeñas torció miles de los más grandes puros cubanos, los Cohiba Lancero, que con su destreza y ojo sagaz también fueron los más exquisitos: 14 años como torcedora para Fidel Castro, Norma Fernández se ocupa hoy del Behike, el habano más exclusivo de todos los tiempos.

De traje sastre negro de ejecutiva, Fernández, de 57 años, no tiene reparos en volver a la silla de torcedora para revelar secretos centenarios del oficio, capaz de conversar mientras sus manos se mueven ágiles.

Leer más: Norma

  • Visto: 7650

Además del daño a la salud, los cigarrillos cubanos destinados al consumo interno carecen de calidad.

La calidad de los cigarros y tabacos que se les vende a la población cubana, en moneda nacional, es pésima, según declaraciones de varios fumadores. El reciente anuncio de una nueva fábrica en el Mariel, más que alegría, ha generado desencanto y polémica sobre el asunto.

"Ese el colmo del descaro. ¿Quién se va a alegrar conque hagan una fábrica de cigarros para la exportación, cuando nosotros tenemos que seguir fumándonos los desechos de la producción tabacalera y de los mismos cigarros ya usados?", refiere Elduvin Boza corrales, quien luego de 25 años como fumador en ocasiones prefiere un habano, para burlar temporalmente la mala calidad de los cigarrillos a la venta.

Leer más: Fumando basura

  • Visto: 8151

© Copyright Conexión Cubana®  Desde 1998 . Todos los derechos reservados