Conflictos sociales

Lotería a espaldas del "caballo"

Una de las primeras medidas de la Revolución fue la de eliminar el juego. Casinos y máquinas tragaperras pasaron a mejor vida.

La intención era formar un hombre nuevo, por lo que estas lacras y vicios eran incompatibles con las nuevas ideas. Pero la inclinación del cubano por los juegos de azar no ha podido ser eliminada.

De los juegos prohibidos por las leyes revolucionarias, el de más arraigo entre la población es la lotería, conocida popularmente como la bolita. Está compuesta por cien números, cada uno con varios significados. Por ejemplo, el 1 es caballo, mote que la gente adoptó para identificar al Presidente del país: la astucia del cubano ha quedado demostrada en las cosas ilícitas.

Reiteradas veces, la policía detiene a cientos de boliteros sin lograr impedir que continúe siendo la bolita parte del pasatiempo nacional, junto con la pelota y el dominó. Es el caso de Regino, banquero que ha vivido de la lotería toda su vida, aunque ésta lo ha llevado dos veces a prisión. Pero él persiste, porque "el negocio da mucho dinero".

De estatura media, calvo, Regino sobrepasa los 60. Es un tipo muy conocido e influyente en la zona. Al viejo Regi le extraña mi interés, y piensa que tal vez soy informante de la policía o que me quiero introducir en el negocio. Lo tranquilizo diciéndole la verdad. "Así me gusta. A ver, ¿qué tú quieres que te diga?". Le pido entonces que me cuente cómo es el entramado que se ha montado para que la lotería funcione y sobreviva a cuantos operativos policiales se han diseñado.

Sonríe mostrando sus muelas de oro y me explica que la clave de la bolita es el banco.

- "Así que, cuando a uno le cae un buen dinero y no quiere que éste muera, por lo general lo invierte en la lotería", me señala.

- "¿Y cómo se forma un banco?".

- "Para formar un banco de éxito", puntualiza Regino, "hace falta en Cuba no menos de setenta mil pesos. Después te buscas 6 ó 7 listeros que trabajen para ti. La función de ellos es recoger las apuntaciones de los clientes. Un buen listero entrega diariamente más de mil pesos al banco. Ellos ganan el 20% de lo que recojan, es decir, alrededor de doscientos pesos diarios -el equivalente a unos 10 dólares al cambio actual-".

El calor es sofocante, y Regino me invita a un frío y espeso batido de mamey. Prende un cigarro y sigue contando.

- "Esos 200 baros son sin contar lo que puedan ganar si alguno de sus puntos pincha un número. Mira, para que tengas una idea del dinero que en este negocio corre, te diré que, por un parlé, yo pago 900 pesos; por un número fijo, 90; y por el corrido, 30. Todo esto es por cada peso que me jueguen. Entonces el listero paga un 10% menos a la hora de repartir los premios a sus clientes. Yo, además, les doy 40 pesos diarios para gastos personales: cigarros, merienda, transporte, etc."

- "¿Ha tenido problemas con los listeros alguna vez?".

- "No, nunca. No todo el mundo en Cuba puede ganar mil cañas a la semana, por lo que ellos cuidan su trabajo. De vez en cuando la policía hace redadas, pero ya eso no nos asustan. Te lo digo yo, que llevo treinta años en el giro. Al principio uno se la jugaba con candela, pero ahora hay una especie de pacto no firmado con ellos, que, por lo general, hacen la vista gorda". Ante mi cara de asombro e incredulidad, el viejo banquero me dice: "Claro, esto no es así tan fácil; uno tiene que trabajar para ganárselos".

- "Al menos yo no tengo problemas con los policías de mi zona. Inclusive algunos creen que trabajo para ellos, y yo, ¿qué le voy a hacer a eso? Pues seguir alimentando esa bola, para que no me molesten. Lo importante es que tengo algunos buenos amigos que enseguida me avisan cuando la policía o el DTI están preparando alguna operación".

- "¿Tiene su propia red?".

- "Sí. He oído decir que por Miramar y otros barrios por donde se mueven los fulas, la divisa, han hecho bancos que recogen y pagan en dólares. Por aquí eso aún está verde, aunque lo tengo ya en mente. Dinero para ello tengo".

Mientras se encamina a su Chevrolet del año 58, que mantiene en excelente estado, a modo de despedida me dice: "Oye, muchacho, la bolita mueve demasiado dinero y está arraigada en el alma del cubano".

0
0
0
s2sdefault

Escribir un comentario

NOTA IMPORTANTE SOBRE EL USO DE LOS COMENTARIOS:
Por favor, recuerde que los comentarios son comentarios no un consultorio, es decir, si usted tiene algún tipo de consulta que realizar, hágalo en nuestros foros, (http://www.conexioncubana.net/foro) allí siempre hay personas dispuestas a ayudar.
Gracias.


Código de seguridad
Refescar